sábado, 30 de marzo de 2013

CARTAS COFRADES 2013-XXII: Sábado de Gloria


Ha sido sorprendente entrar en San Cayetano y encontrarte con el Cristo de la Cama con toda su talla al descubierto, algo que hasta este año ha estado oculta bajo sudarios y colchas para generaciones y generaciones de zaragozanos, y si a esto añadimos la puesta en escena del sepulcro de la Hermandad de la Sangre de Cristo, con la imagen bajo el nuevo palio, junto a la Madre Dolorosa, las velas moradas, las borlas rojas, el negro..... espectacular. Tres años ya en que, en el recuperado Sábado Santo para los cofrades, los responsables de la Sangre de Cristo y sus colaboradores no dejan de sorprendernos. Gracias

Gracias por poner en valor un patrimonio, unos momentos y un día tan importante para la Iglesia Católica. Un día de luto en el que se conmemora la Soledad de la Virgen después de llevar a Cristo al sepulcro y cuando lo que procede es la veneración de este, los cofrades zaragozanos lo pasábamos recogiendo nuestros enseres en espera de la Vigília Pascual. Desde 2011 no es así, y las cofradías con sus guiones y  estandartes, hábitos, instrumentos, corales y sus  predicaciones se mueven alrededor de San Cayetano como si fuera un Jueves Santo.

Solo entra un paso a lo largo del día. No podía ser de otra forma, y así, al igual que las mujeres piadosas son las primeras que acuden al sepulcro, las Congregación de Esclavas haces lo mismo con su procesión acompañando el paso de la Virgen de los Dolores, con un silencio solo roto por el tañer de campanas. Isidoro Miguel siempre nos recuerda los versos de León Felipe, aquellos de "no sabiendo los oficios, hagámoslos con respeto". A lo mejor hacemos las cosas mejor de lo que pensamos. O cuando no pensamos demasiado.

Por cierto,Sábado Santo desde la reforma liturgica de la Semana Santa acometida por el Papa Pío XII, a punto ha estado de volver a ser de "Gloria" para otro tipo de pasiones, pero un Cristiano ha decidido que no, y que mañana en la prensa los titulares con la palabra "Resurrección" solo aparecerá en los estupendos especiales que dedica la prensa local a nuestra Semana Santa. Lo hubieran tenido muy fácil los siempre manidos titulares deportivos.