jueves, 21 de julio de 2022

POSTALES DESDE EL VERANO 2022: La cueva Grande del Rio Lobos

 















En ese lugar tan especial que es el entorno de la ermita de San Bartolomé en el Cañón del rio Lobos, entre los nidos de buitres se abre la Cueva Grande. Apenas de 100 metros de profundidad y con algunos grabados en su interior que nunca hemos encontrado. Antes resultaba atractivo de ver como las paredes de la cueva hacían de marco para la imagen de la ermita de San Bartolomé, siendo la imagen más conocida del Cañón del Río Lobos, incluso en postales comerciales, no como estas. La vegetación impide ahora disfrutar de aquello. Tampoco nos vamos a quejar.


domingo, 17 de julio de 2022

POSTALES DESDE EL VERANO 2022: Molinos de Duero

 


































Al colgar estas postales te das cuenta que no son merecedoras de Molinos, primero porque no hay gente, no hay vida, que es algo característico de este bonito pueblo que cruza el Duero cuando este  cursa todavía la dirección este. Y siendo uno de los pueblos más señoriales de la provincia de Soria e inmerso en un paraje incomparable entre la Sierra el embalse de la Cuerda del Pozo.

Su historia gira en torno a la Real Cabaña de Carretería que le ha dejado un buen número de casonas entre los siglos XVI y XVIII, y así recorrer sus calles supone hacerlo entre fachadas de sillería, amplios zaguanes y chimeneas pinariegas.

De su Iglesia dicen que es de las dos  únicas góticas sorianas con planta de cruz griega. Y tiene su encanto el ayuntamiento con esa estatua del patrón San Martín de Tours a caballo, a quien está dedicada la iglesia.

Por la ribera del Duero, un agradable paseo nos lleva hasta Salduero, apenas un kilometro por el llamado “paseo del Santo Cristo”.

 


jueves, 14 de julio de 2022

POSTALES DESDE EL VERANO 2022: Hechizo de luna

 


Le robamos el título de la postal a esa película de Cher y Nicolas Cage. No porque tenga algo que ver, salvo la luna, que es la misma tanto en Soria como Sicilia. Pero algo embrujados si que terminamos en esta noche. 

Las partidas al "rummikub" no daban mas de si, y no apetecía ni irse a dormir ni otro tipo de juego. Alguien dice "pues subimos a Peña Gorda a ver la luna". No hay pereza en verano. Allá nos vamos.

Mereció la pena hacerlo. Tanto que cuando alguien dice, "venga, nos vamos", aún dice Felipe "dos minutos". Y como si entonces la luna nos hubiera hechizado, el tiempo se detiene, el personal se calla y quedamos absorbidos bajo el influjo de esta luz de luna (también sin Bruce Willis ni Cybill Shepherd) que ilumina el bosque. 


martes, 12 de julio de 2022

POSTALES DESDE EL VERANO 2022: La iglesia de Salduero

 



















Siempre llegamos tarde a Salduero. Es lo que tienen las largas tardes de julio, que no apetece coger el coche hasta que la canícula no de un respiro. Algo que en este 2022 no parece querer dar tregua.

Pero en esta ocasión, y a pesar de la hora, la iglesia de Salduero está abierta. Carmen está sentada en el porche. Al principio pensamos que disfrutando de la lectura al fresco de la sombra, pero cuando nos disponemos a entrar nos recibe como “la guardiana de las llaves”. Nos invita a pasar y nos enciende la luz para que disfrutemos del encanto del templo.

¿Podemos hacer fotos?. Nos responde que no le han dicho nada al respecto. Si no le importa hacemos. Muy bien. Tampoco llevamos un duro para echar en el cepillo. No importa. Así da gusto.

Nos cuenta que la iglesia está dedicada a San Juan Bautista, como apreciamos en su altar mayor, que se perdió en su tiempo en un incendio. La bóveda que cubre el presbiterio es gótica, y el resto del siglo XVII. Las paredes de la iglesia se cubren de esos retablos rococós que inundan casi todas las iglesias de la zona, dedicadas a todos los santos habidos y por haber. Bajo el coro, atributos procesionales nos indican estar siempre dispuestos los parroquianos a celebrar una Virgen de agosto, un San Roque, la Virgen de las Nieves o San Juan.

Agradecidos por la atención de Carmen prometemos volver otro día con algo de calderilla en el bolsillo.