jueves, 21 de septiembre de 2017

El otoño se acerca

Que se acerca calentito. Y no solo porque lo haya anunciado así la Agencia Estatal de Meteorología. Inmersos en un juego de tronos que lo enfanga todo, donde los peores van a terminar siendo aquellos que piensan que "a río revuelto......"

domingo, 10 de septiembre de 2017

POSTALES DESDE EL VERANO 2010: EL cocido montañés






Un monumento de la gastronomia de ese gran pais que es España, por cosaas como estas,  del cabo de Gata al de Finisterre, que mejor pais para ir de vacaciones.
El cocido montañes es el plato de cuchara por excelencia de la region cantabra, concretamente de la comarca del Saja. Receta que se conoce desde el siglo XVII, a dia de hoy no es que falte en ninguna fiesta popular, es que la encontramos en cualquier restaurante de la región. 

¿Una sugerencia?. El Mirador de Trasvia. Un cocido montañes campeon disfrutando de unas privilegiadas vistas sobre la ria  de la Rabia y su salida a las dunas de Oyambre. Ya sabes, entre Comilas........ y San Vicente de la Barquera.








viernes, 8 de septiembre de 2017

POSTALES DESDE EL VERANO 2017: En el rompeolas














"Lunes, Martes, Miércoles,
mirando hacia el mar.
Es un buen lugar para irse a olvidar
(...)
Jueves, Viernes, sábado
Sentado junto al mar
(...)
En el rompeolas aún se huele el sol.
(Sabino Méndez)


jueves, 7 de septiembre de 2017

POSTALES DESDE EL VERANO 2017: La Vuelta en la playa










Que razón tenía Fernán Gómez. Y aunque las mejores carreras son en primavera, las bicicletas siempre nos dan excusas para protagonizar una o varias postales desde el verano. Y que gran pelotón el que ha pasado por casa camino de Santo Toribio de Liébana, donde estuvimos hace un par de días, con ciclistas que acumulan 7 Tour, 4 Giros, 4 vueltas, 1 Mundial (el que perdieron entre Valverde y Purito)......

miércoles, 6 de septiembre de 2017

POSTALES DESDE EL VERANO 2017: La Cascada de El Bolao














Ya te habíamos enviado postal desde el Bolao, esa pequeña cascada del Arroyo de la Presa, a escasos metros del mar, antes de desembocar en el Cantábrico entre sinuosos acantilados. Volvemos a franquear la postal al presentársenos sus seis metros de desnivel escalonados con más agua que en otras ocasiones en un atardecer precioso.