lunes, 27 de marzo de 2017

CARTAS COFRADES 2017-VIII: En sintonía con la Semana Santa



Este jueves 30 de marzo tenemos de nuevo cita en San Cayetano con la Asociación para el Estudio de la Semana Santa. Una cita  con la presentación del número 18 de Tercerol, Cuadernos de Investigación y con su anual Galardón, que este año recae en la Cadena COPE.

La cadena episcopal ha sido merecedora de esta distinción por el apoyo a la divulgación y difusión de la Semana Santa, que realiza a través de su cadena de emisoras desde hace años con una programación especial para que los oyentes puedan vivir en directo los momentos más emotivos de la Semana Santa en España Destacan programas decanos en las ondas como "Saeta" de COPE Sevilla, o los emitidos en el resto de Andalucía, en Galicia, León, Valladolid......., además de los frecuentes guiños a la vida cofradiera que, una vez iniciada la Cuaresma, realiza Carlos Herrera, uno de sus actuales locutores estrella.

No es la primera vez que el Galardón Tercerol recae en un medio de comunicación. En 1996 recayó en Heraldo de Aragón, y en 2011 en la Agrupación Aragonesa de Radio y Televisión. Todos premios bien merecidos y reafirmados en los últimos años, dado que los temas relacionados con la Semana Santa han aumentado en sus páginas y programaciones. Heraldo de Aragón, además de recoger toda la información que generan cofradías y asociaciones culturales durante la Cuaresma e incluso antes, desde 2005 publica "los días de Pasión" unos suplementos de gran interés informativo y divulgativo, en los que la Asociación para el Estudio de la Semana Santa ha sido motor de los mismos nutriendo de contenido y líneas temáticas (podemos decir lo mismo en los últimos años con la relación de Ámbito Cofrade y el Periódico de Aragón). Que decir del despliegue que realiza la televisión autonómica en todo Aragón, pero especialmente en Zaragoza, retransmitiendo en directo la procesión del Encuentro, la noche del Jueves Santo y todo lo que acontece el Viernes Santo, acercando a los hogares la emoción de las procesiones, en algunos casos como si las estuvieras viviendo entre filas o sobre los pasos, rodeado de tambores, al lado del capataz, con los costaleros, las bandas de música o las capillas, coros y joteros......

Si esto ocurre será porque tiene interés. Y ese interés lo han sabido crear cofradías e instituciones como la Junta Coordinadora y asociaciones como la que nos convoca el jueves entre otras.

Por eso no nos podemos quejar. Corren buenos tiempos para la divulgación de lo que nos gusta, aunque siempre querríamos desde Zaragoza ser tenidos en cuenta a nivel nacional. Corren buenos tiempos porque, ademas de los medios tradicionales, las posibilidades tecnológicas han ampliado foros y espacios.

Ya hablamos el año pasado de los programas de radio que ofrece "Pasión en Zaragoza" y "El Tercerol", y que esta Cuaresma del 2017 vuelven a emitir con unos contenidos excepcionales en información, debate, tertulia o formación cofrade. Y en streaming, por lo cual no te los puedes perder. Es más, puedes completar esta entrada escuchando el tercer programa de Pasión en Zaragoza cuya tertulia se brindó a la dedicación de los medios que nos ocupan, contando con los periodistas de referencia en este tema actualmente: Christian Peribañez en Heraldo, Fernando Ruiz, responsable de las retransmisiones de las procesiones para Aragón TV y Alba Monaj de COPE e integrante del equipo de comunicación de la Junta Coordinadora de Cofradías en las redes sociales.

Y es que, las redes sociales han supuesto acercar a los cofrades, al público en general, una batería de noticias al momento que tiempo atrás era impensable. Día a día, si somos capaces de filtrar bien las noticias, tenemos la oportunidad de estar al día de todos los acontecimientos que generan nuestras cofradías, asociaciones y agrupaciones de todo tipo. En este terreno de las redes es de justicia nombrar a "PasiónZgz", que desde el 2014, haciendo un buen uso de facebook y twitter, mostrándose de manera original, divertida y sintetizando ideas, nos ponen al día de todos los aconteceres cofrades, ademas de ofrecernos sus aplicaciones móviles.

Ya termino la carta. retractándome de una anterior. La Cuaresma está llegando a su fin, y no ha sido precisamente un tiempo de silencio como aventurábamos. Sin darnos cuenta ha sido un no parar. Es cierto que el Dominum se despedía, pero fue un gran "Dominum" a mayor gloria de la Columna y también de la Asociación Cultural Terceroles.

Es cierto que la web Pasión en Zaragoza se cerró, pero su programa de radio ahí está. 

No sabemos nada de ese anunciado número de la revista Redobles, pero su línea editorial nos convoca el próximo 4 de abril a un nuevo número, el novenode la colección Redobles, dedicado al samperino y siempre embajador de la Ruta del Tambor Miguel Franco.

Conciertos musicales los ha habido de todo tipo y variados, incluso con estrenos, como el de la marcha "In manus tuas", dedicado al Cristo de la Expiración, o el que tendremos el jueves con la adaptación para banda de la marcha de Abel Moreno dedicada al Cristo de la Cama. Y es  que las bandas de tambores y cornetas de la ciudad, como el piquete intercofradías y otras agrupaciones musicales (la banda de Villanueva, la nueva banda de Chirimias....) nos han llenado de notas y sonidos todas las semanas. Y aún se anuncian más para la semana que viene con el"Auto Sacramental" organizado por la Hermandad de la Sangre de Cristo con la recreación de los oficios y cánticos durante siglos XVI y XVII en el Convento de San Francisco. 

Ha habido tertulias de las buenas con la Rotonda o con los Ex-alumnos Escolapios; y aún queda la del Sanedrín; exposiciones conmemorativas y fotográficas, y la bendición, no solo del apostolado de la Santa Cena que tanto está dando que hablar, (y seguirá dando que hablar), sino también de la imagen titular de la nueva cofradía que se une a la Junta Coordinadora desde el barrio de Miralbueno.

.... Y muchas más cosas que seguramente me dejo en el tintero, pero que, escuchando "Pasión en Zaragoza" o "El Tercerol", leyendo el Heraldo o el Periódico, y haciéndote seguidor de PasionZgz seguro que no se te escapa ninguna noticia ni evento.

De momento apunta. Jueves 30 de marzo, 20 horas. San Cayetano, el  Galardón Tercerol, los cuadernos de investigación y el concierto de música de Semana Santa tampoco faltan a su cita en este 2017. Allí nos vemos.











miércoles, 15 de marzo de 2017

CARTAS COFRADES 2017-VII: La Columna y su pilar



Ya te dije que este año volveríamos a hablar mucho de tambores. Que remedio, con el cincuentenario de la sección de instrumentos de la Columna no queda otra; todo un referente para muchos. Para todos. Si las Siete Palabras fueron el inicio de la historia en los 40, la Columna, especialmente a partir de los años 80, dieron una vuelta de tuerca (o de palomilla, como las que llevaban los tambores de entonces y a las que atábamos con lazos las galas). Dieron una vuelta de palomilla al concepto de la percusión en la Semana Santa zaragozana, no solo en toques y sonidos, también en formaciones,y especialmente, en la implicación de la sección como motor de la cofradía.

Hace dos años te escribí una carta titulada "Orgullo de Cofradía" a partir de la exposición conmemorativa de los 75 años de la Columna. Hoy han clausurado la exposición  sobre este cincuentenario en el Centro Joaquín Roncal, muestra donde Ángel Nápoles volvía a explicar, como en la anterior, el por qué del contenido expositivo. Tras la exposición con explicación, tras el "Dominum" dedicado a esta sección como ya te escribí en una carta anterior, y con la lectura de la revista que recoge la historia y todo lo que aglutinan los instrumentos a su alrededor, queda claro, mal que pueda pesar a algunos, que esta cofradía pueda estar orgullosa de sus tambores, que a lo largo de estos cincuenta años se han convertido en el pilar que la sustenta.

Por estos tres medios nos han contado como la bicentenaria cofradía apenas dispuso de 25 cofrades para participar en las procesiones de 1966, dejando incluso uno de sus pasos sin salir. Un año después se creó la sección de tambores, que cincuenta años más tarde es la que más instrumentos procesiona en Zaragoza, y como consecuencia la cofradía con mayor número de hermanos en procesión, acompañando a sus cuatro pasos, con un quinto en proyecto, y con todos los atributos que puedas imaginar en una procesión española.

Nos han dado marchas que son patrimonio sonoro de nuestra Semana Santa (Imágenes, la Higuera, la Americana....), nos regalan cada Jueves Santo una entrada en la plaza del Justicia,tiñendola del rojo de sus  terceroles y capirotes, al son de sus toques, unificando sus tres secciones a la espera de un redoble inolvidable de honor y despedida al Señor atado a la Columna. Los hemos visto innovar concurso tras concurso con toque de voces superpuestas, saliendo de diferentes sitios, redoblando con timbales, con parches de madera, con baquetas rajadas......, concurso al cual hubo que poner normas para limitar (les) tanta novedad. Los que me conocen, los que tocaban el tambor conmigo de críos, lo puedan decir. Yo quería tocar con ellos, pero como eso no podía ser, decidí-mos tocar como ellos. Y cuando pudimos lo conseguimos. Lo reconozco, pecaba en el sexto de los "capitales".

Pero no solo nos ha dado esto la Columna. De todas las cofradías se aprende, y la columna ha sabido coger lo mejor de todas. Su estructura organizativa como cofradía es envidiable (vuelve a a aparecer el sexto pecado), y en esto si que son un modelo a seguir en todo su conjunto. Su obra social, sus publicaciones, su hemeroteca y archivo, el celo por el patrimonio (volviendo a las marchas, Nápoles revindicaba en la revista de diciembre que está muy bien crear nuevos toques, pero sin olvidar los antiguos), por la difusión del mensaje, del evangelio, por su participación en congresos, por la riqueza de su vida de hermandad a lo largo de todo el año........ Sin duda la manera de organizar esa gran sección ha servido de escuela para organizar al resto de la cofradía. Los tambores han servido de vivero, como tantas veces decimos, para crear cofrades y estos cofrades han creado una gran cofradía. Sorprende que en cuarenta años solo hayan tenido cuatro delegados, cuando hay otras cofradías que parecen el Real Zaragoza cambiando de entrenador. Se podría pensar que su fortaleza está en los personalismos (con los que lógicamente no todo el mundo estará de acuerdo).... tal vez, con su filias y sus fobias, pero esto hay que ganárselo, y sin una estructura organizativa y el apoyo del personal esto no se consigue.

Cincuenta años, que sean muchos más y que nosotros lo veamos


viernes, 3 de marzo de 2017

CARTAS COFRADES 2017-VI: Primer viernes de marzo



Tantos años escribiéndote cartas y nunca te he mencionado que Zaragoza también tiene su primer viernes de marzo dedicado al culto de Cristo Cautivo.

Viernes 3 de marzo. Tenemos una cita en la iglesia de San Miguel de los Navarros, donde si todos los días, nada más entrar en ella, nos espera Jesús Nazareno, hoy más que nunca. Sin duda una de las imágenes más veneradas de nuestra Semana Santa y de la ciudad, gracias al cuidado y dedicación devota y la historia que ha mantenido a lo largo de los siglos la cofradía de la Esclavitud de Jesús Nazareno. Solo hay que ver como está hoy la parroquia desde primeras horas de la mañana.

Como en otros lugares de España y también de Hispanoamérica, el culto a Cristo Cautivo se inició a finales del siglo XVII tras el rescate de la imágen que actualmente se venera en Madrid y es conocida como el Cristo de Medinaceli. La historia es de lo más interesante. En 1681 la colonia española de Mámora, en el norte de África, llamada por los españoles San Miguel de Ultramar, cayó en manos del sultán Musley Ismael y la imagen del Nazareno que en esa colonia se adoraba fue llevada a Mequínez, siendo arrastrada por las calles en señal de odio contra la religión cristiana.

El Padre de la Orden de la Santísima Trinidad, Fray Pedro de los Ángeles se presentó ante el sultán, solicitando el rescate de la imagen, por el cual pidió el rey su peso en oro. El relato asegura que la balanza se equilibró solo con treinta monedas. Llegó a Madrid en el verano de 1682 con fama de milagrosa y ese mismo año se organiza la primera procesión a la que asiste "todo Madrid", pueblo fiel, nobleza y hasta la Casa Real. Como consecuencia de la liberación de la imagen se produce la fundación de numerosas esclavitudes cuyo fin más importante era rendir culto a Jesús Nazareno y poder reparar las afrentas recibidas por los turcos. Y Zaragoza cuenta con su cofradía desde marzo de 1759. Muy unida a la Semana Santa zaragozana, no deja de ser un EcceHomo ante Pilatos, ya en sus primeros años celebraba una procesión el Domingo de Ramos, incorporándose a la general del Santo Entierro en 1858, por lo que, tras la Sangre de Cristo, es la que más tiempo lleva participando, conformándose como filial de esta en 1940.

La historia de la ciudad también ha influido y la ha acercado a la Semana Santa. El 15 de Junio de 1808 el convento de los PP. Trinitarios, que estaba en lo que hoy es paseo de María Agustín, fue bombardeado por las tropas francesas que sitiaban la ciudad y, como cuentan las crónicas de Casamayor, la imagen de Jesús Nazareno fue trasladada hasta la Iglesia de San Lorenzo. En 1821 se estableció que la imagen fuera venerada en la Iglesia de San Cayetano compartiendo sede con otras cofradías en esta iglesia, y en esos años, Tomás Llovet que trabajaba en diversos pasos del Santo Entierro, realiza una réplica de la imagen titular. Será en 1944 cuando se erija en su actual ubicación, a la que los cofrades unimos inmediatamente. Es ver u oír San Miguel y pensar en los Nazarenos.

Y esta unión tiene cada primer viernes de marzo su día principal. El trajín de fieles al Nazareno por la iglesia es constante a lo largo de todo el día. La cofradía pone todo su empeño en el besapies y este además facilita una cercanía a la imagen como ningún otro día.

No son las filas interminables que veremos en los telediarios desde la iglesia de Jesús de Medinaceli en Madrid, No habrá fieles haciéndolas durante horas para ser los primeros en pedirle tres deseos. Tampoco acudirá ningún miembro de la Casa Real. Pero Zaragoza puede presumir de devoción, de Esclavitud y de una presencia de siglos que engrandece su Semana Santa.





sábado, 25 de febrero de 2017

CARTAS COFRADES 2017-V: Un nuevo sitio disponed



Seguramente hemos vivido esta noche en la parroquia del Perpetuo Socorro el acontecimiento de la temporada cofrade. La Cofradía de la Institución de la Sagrada Eucaristía bendecía, en un acto solemne, el nuevo apostolado para su paso de la Santa Cena. Esto ya es motivo suficiente para considerarlo así; trece nuevas figuras excepcionales (si contamos el perro), salidas de la gubia de Arteaga Navarro, imaginero de renombre, no en vano es el artista vivo con más imágenes, 17, en la Semana Santa de Sevilla y uno de los imagineros más cotizados del panorama cofrade, con obras repartidas por toda España. Y si en Sevilla tienen 17, aquí ya tenemos 14 (y suyas son también las cartelas del paso del Cristo del Amor Fraterno). De hecho, la presentación ha sido noticia en el ABC de Sevilla al considerar este conjunto de imágenes como el que puede ser mejor paso de misterio del imaginero andaluz, por su original concepción, tanto en el conjunto como en las individualidades.
Pero es que además, la ceremonia fue especial, algo más que una presentación, algo más que una bendición. Una exquisita puesta en escena, un llamamiento a los sentidos y a la espiritualidad. Coros, capillas, tambores, guitarras, incienso, luz, la palabra........, ese pregón de Domingo Buesa recreando con la palabra los instantes previos a la última cena del Señor, presentándonos uno a uno a sus discípulos, mientras eran iluminados con un haz de luz, destacando sus personalidades, sus debilidades, sus miedos, su fe. Y cuando todos fueron presentados, entró el Señor, sobre sus costaleros, junto a su amado Pedro. Y la escena se completó. Impresionante. Y aún lo será más verla recorrer las calles zaragozanas al paso racheado de sus costaleros.

He de reconocer que además me alegra porque el paso viene a sustituir a otro al que nunca le tuve mucha estima. Espero que mis amigos de la Eucaristía me perdonen. En su momento no entendí cambiar un paso del siglo XIX, del patrimonio de la Sangre de Cristo, por otro tallado en 1986 y que provenía de una cofradía almeriense. También he de reconocer que cambios ha habido siempre, y que seguramente todo es cuestión de modas o del momento que toca vivir a cada institución, y que los gustos de cada uno ahí quedan. Recuerdo el Sábado Santo de 1999, cuando en San Cayetano estaban desmontando los pasos, y se iban bajando al suelo los nuevos apóstoles. Yo me acerqué cámara en ristre y un señor me echó con cajas destempladas mientras cubrían las figuras con bolsas de basura. Pensé por un lado, mal por mi parte por no pedir permiso. Por otro también pensé ¿tan feas son que las guardan con celo?. Mil perdones por esta confesión.

Lo dicho, no entendía el cambio, máxime cuando el propio Carlos Martinez, entrevistado por Carlos Cebrian para el libro La Semana Santa zaragozana  de 1994, decía que era muy importante señalar que el entonces paso del cenáculo, el de la Sangre de Cristo, era "uno de los de mayores dimensiones de la Semana Santa zaragozana, amen de los más llamativos, en los que destaca por su composición y número de figuras". Bueno, tampoco se si Cebrian entrevistó a Carlos Martínez. A mi también me nombra varias veces como entrevistado y no es que no me entrevistara, es que nunca he hablado con él.

Tras este transito de 18 años, me reconcilio con el paso (con el misterio y la institución de la Eucaristía  nunca deje de estarlo), y podré olvidarme ya del Cenáculo de Luis Muñoz y su hijo Vicente, de 1829, que actualmente procesiona por las calles de Épila. Para quien no se acuerde de él o no lo llegó a conocer (no era fácil de fotografiar) dejo esta dirección  https://www.flickr.com/photos/72874494@N08/16393979553, del flickr Unos y Ceros .

Las visicitudes del paso de la Cena en nuestra Semana Santa son dilatadas, y este es el el cuarto grupo escultórico que a lo largo de la historia ha representado la Eucaristía en las procesiones zaragozanas, para un total de seis imágenes del Señor como protagonista del misterio. El Santo Entierro ya contó con uno realizado entre 1795 y 1797 por el escultor Manuel Guiral (suyas son las tres esculturas de la fachada de la Seo). Este paso fue destruido en los Sitios y por eso se le encarga en 1829 a Luis Muñoz, el tantos años recordado. Luis Muñoz que ya había realizado también dos años antes la Coronación de Espinas.

El caso es que, la reforma del Santo Entierro propuesta por Nasarre y Oliver de 1909 sugería la construcción de un nuevo paso, pues consideraba el Cenáculo "como inadmisible para la reforma de la procesión que se proyectaba, por su tosca construcción y contener un anacronismo de gran bulto", el que Jesús estuviera en actitud de bendecir el pan, mientras sobre la mesa era visible el cordero pascual asado. Según la ley de Moisés, el lavatorio de los pies es posterior a la cena del cordero, y la bendición de Jesús vendría a posteriori.

Si no se hizo este cambio es por que la Sangre de Cristo no tenía dinero para realizar la reforma, aunque si que encargó a Borja una nueva "Oración en el Huerto", sustituyendo a la realizada en 1819 por Pedro León, y también encargó a Borja el paso del Pecado y la Redención para sustituir el Triunfo de la Muerte.

Vemos pues como la propia Sangre de Cristo ha sido la primera en ir sustituyendo pasos en busca de una mejor composición o calidad artística, dejando de lado antigüedades, el poso de los años, fidelidades a escultores o nostalgias (vuelvo a pedir disculpas a la Eucaristía),

El misterio ha seguido cambiando. En 1947, cuando es cedido a la recién creada Cofradía de la Eucaristía, se sustituyó la imagen de Jesús sentado por otra, obra del madrileño Antonio Bueno, en la que figuraba de pie a fin de hacerla destacar más, además de dotarle de nueva greca. Se eliminó el cordero pascual y la figura de un criado con la palangana del lavatorio (era de José Alegre) y se colocó un candelabro y el Santo Grial.

Con el derrumbe en 1981 de la techumbre del tejado del garaje donde la Sangre de Cristo guardaba los pasos, este fue uno de los más dañados, no pudiendo participar en las procesiones de ese año, pero adquiriendo el símbolo del pan el protagonismo que desde entonces siempre figura en esta cofradía.

Y así llegamos a 1999. La cofradía sustituye el cenáculo, que termina en Épila, por la Santa Cena que hemos conocido estos años, cedida por la cofradía de esta advocación de Almería. Las imágenes fueron talladas en 1986 por el imaginero Elías García Rodriguez. En 2000 se sustituye el Cristo por una talla de Miguel Ángel Dominguez,  hasta que en 2014 llega  la imagen del Señor de la Santa Cena, obra de José Antonio Arteaga Navarro, y que, emplazada a partir de este año entre el nuevo apostolado, adquiere el mensaje para el que fuera concebido entregando el cáliz a San Pedro.

En los últimos tiempos hay que darle la enhorabuena y las gracias a la Cofradía de la Institución de la Sagrada Eucaristía por muchos motivos. Este paso es un regalo a la Iglesia zaragozana y a la ciudad. Sepamos corresponderles recogiendo la preocupación del escultor porque cada una de las imágenes fuera reconocida por si misma, pero también aceptando el deseo de la cofradía por mantener una devoción y sostener unos cultos a los Apóstoles.









domingo, 19 de febrero de 2017

CARTAS COFRADES 2017-IV: Volverás, seguro que volveras


Ha sido una tarde de domingo emocionante. De sentimientos encontrados. Una tarde de pasión y pasiones, y ni siquiera estamos en Cuaresma, pero como siempre que vivimos un Dominun Nostrum terminamos sumergidos en sentimientos de procesión.  

La carta podría ser muy larga. Apetece hablar del Dominum y de la Asociación Terceroles. Pero también hay anhelo por escribir de la Columna, y de tambores, especialmente de sus tambores (una vez más te pido permiso para hablar de tambores. Mira, esta geminación casi suena a redoble). Dejaremos ideas y sensaciones vividas para otras cartas, a las que no se todavía si les pondré sello y echaré al buzón. Porque lo que procede es despedirse del Dominum. Agradecerle tanto como nos ha dado, tanto como nos ha descubierto, tanto como nos ha abierto, hecho sentir y emocionado. Pero Nacho, fijo que no lo habéis matado, que volverá, seguro que volverá.

Se nos convocaba a la Sala Multiusos de Zaragoza para celebrar 50 años de tambores de la Cofradía de Jesús atado a la Columna, pero también para poner colofón a una trayectoria brillante tras quince años de Dominum Nostrum. Nacho Parral, uno de sus mentores, hacía suyas unas palabras de  Ibañez Serrador a propósito del "Un, dos, tres.....", cuando dijo aquello de que prefería matarlo antes que dejar que envejezca y lo maten los espectadores. El conoce como nadie el Dominum por lo cual no vamos a discutir lo que habrá sido una reflexionada y seguramente sabia decisión, y que una provocadora frase al final del del año 2016 ya auguraba. Pero desde luego no dejan un muerto (ni un muermo). El epílogo del Dominum llega en plena juventud y con una salud de hierro. ¿Cuanta gente habría en la Multiusos?, ya lo preguntaré pero hubieran llenado tres veces o más San Cayetano, su espacio natural, salvo en 2007 donde también la sala de hoy acogió la denominada "Noche de los Tambores" por el cincuentenario de la sección de tambores de la Dolorosa.

Nadie podíamos imaginar para que fuimos convocados en 2003 por una joven Asociación Cultural, ni el recorrido que iba a desarrollar durante quince ediciones. Si una sola ya era capaz de citar todos los sentidos y las emociones que provocan en cofrades y espectadores de las procesiones, "188 horas" en apenas hora y media, imagínate la de momentos y recuerdos que nos dejan quince. Muchas veces se ha dicho que era el verdadero pregón de nuestra Semana Santa zaragozana, que solo le faltaba la lectura del mismo para serlo, porque por lo demás, pocos momentos reflejan toda la riqueza religiosa, cultural sonora y artística de la Semana de Pasión en Zaragoza como lo era el Dominum Nostrum.

Para muestra el último minuto. Un instante, un minuto rezaba el anuncio de este año. En torno a una cruz, bajo la tenue luz de unos farolillos y tras una jota de despedida, el redoble final de la Columna tocado por representantes de todas las hermandades, junto a las campanas de las "esclavas", matracas del "Ecce Homo", carracas de "la Entrada" y las trompetas del "Silencio" pone el broche de oro al acto, que si bien fue a mayor gloria de la Columna, quien mas quien menos se vio en algún momento reflejado como cofrade.

Y así salimos a la calle con el eco de ese redoble, pero llevándonos tantos recuerdos que de irrepetibles serán difícil de olvidar. Composiciones del órgano de San Cayetano con cornetas y dulzainas, coros y capillas musicales, representaciones de la Pasión, dramatizaciones de otras épocas, el rescate del Cristo de la Cama, las sombras de "los hombres del tambor", la entrada del "barco" de la Humildad en San Cayetano, la petalada desde la cúpula, Pipo trasladado del balcón de la calle Sepulcro para cantar una saeta a la Piedad en su propio altar, y tantos y tantos montajes audiovisuales que han creado estilo......... Un contenedor de momentos cofrades, una autentica perfomance cofrade, nada improvisada pero si provocadora.

Nacho, no lo habéis matado, porque algo vive mientras se le recuerda. y volverá, seguro que volverá.