sábado, 12 de noviembre de 2011

Cinematográfica Daroca (1918-1936).

Me gustan los trastos viejos, sobre todo los de carácter mecánico e industrial, aunque no sepa para que sirven. Me gustan los papeles, papelitos y papelotes. Y si amarillean mejor. Y si lo anterior tiene que ver con el cine aún me gusta más. La exposición que desde el 6 de noviembre al 27 de noviembre acoge el Palacio de Sastago me recuerda a mi padre. Y a él le hubiera encantado pues, aunque eran máquinas viejas, era el medio en el que por “afición” profesional el se desenvolvía.


LA DISTRIBUIDORA ARAGONESA. Cinematográfica Daroca (1918-1936). Orígenes del cine en España nos vuelve a recordar como Zaragoza estuvo en los orígenes de la historia del cine en España con la familia Jimeno, pioneros cinematógrafos. Pero también en los inicios de la exhibición cinematográfica con otro protagonista de excepción hasta ahora desconocido. Jesús Daroca Plou, nacido en pueblo zaragozano de Letux en 1895, fue uno de los precursores y difusores del séptimo arte en Aragón y en España. Formado en Barcelona, capital a principios del siglo XX, de la industria cinematográfica española, regresó a Zaragoza para fundar, en 1918, la empresa Cinematográfica Daroca. El negocio que irá creciendo paulatinamente gracias a la bonanza económica de la paz europea tras el fin de la Primera Guerra Mundial se especializará en tres tareas: la distribución de películas, la exhibición cinematográfica en el medio rural aragonés, y la reparación y venta de todo tipo de aparatos de proyección y del utillaje relativo a la exhibición cinematográfica. Jesús Daroca llegó a tener un fondo en distribución de más de seiscientas películas mudas en los comienzos del cine sonoro siendo además uno de sus pioneros. Distribuyó y tuvo en propiedad filmes españoles tan importantes como las versiones mudas de La Dolores, Nobleza baturra y Gigantes y cabezudos, amén de los éxitos internacionales del cine europeo y estadounidense de directores como Lang, Pastrone, Feyder, etcétera. Milagrosamente la empresa Cinematográfica Daroca ha conservado una buena parte de los proyectores, películas, propaganda y archivos pertenecientes a su actividad a partir de los cuales se ha realizado una selección para mostrar la actividad de la firma entre sus orígenes y el estallido de la Guerra Civil en 1936.

Me tenía que gustar la exposición. “Nací” en la cabina de proyección del Cine Norte y en casa (tres pisos más arriba) jugaba rodeado de aparatos de revelar en el cuarto oscuro, de moviolas, proyectores, máquinas de fotos y tomavistas de super8.