miércoles, 16 de junio de 2010

Mis historias de los Mundiales: Mexico 1986, no me dejaron ver el gol del siglo


Ni el gol del siglo ni la mano de Dios, obra las dos cosas de Diego Armando Maradona. La culpa, mi madre. Como ya comenté, al tragarme todos los partidos del Mundial 82, mi madre cogió alergia a vernos pegados a la tele, y a partir de entonces tenía una extraña habilidad para detectar que partido iba a ser histórico y decidir que en casa se veía otra cosa. Sucedió con la final de la Copa de Europa de 1985. De la tragedia del estadio Heyssel antes del Liverpool-Juventus me enteré una vez que ya hubo pasado. Y sucedió con los dos goles que Maradona metió a Inglaterra en ese Mundial de Mexico 1986, uno con la mano y el otro considerado el mejor gol de la historia. De donde viniste "Barrilete Cosmico"

El caso es que si que vi parte del partido, pues decidí irme a verlo a un bar que teniamos cerca de casa, el Bar Aparicio (no se si existe todavía, en la calle Lapuente esquina con Valimaña), pero cuando llegué ya había metido el primer gol, y como tenía que volver a casa a cenar, de vuelta metió el segundo. Nunca había entrado en ese bar y nunca volví a hacerlo, pero mi madre pudo provocarl que me encontrara mejor de bares que en casa.

Pero esa es mi condena. cuando era hijo no me dejaban ver lo que quería. Ahora que soy padre, y desde que funciona la TDT, no se que le pasa a mi televisión que sólo echan Bob Esponja y Phineas y Ferd