martes, 20 de abril de 2010

Con los pies en el suelo




Pidiendo disculpas por no ponerme en lugar de aquellos que se han quedado en tierra (por ejemplo mis suegro en Bruselas), lo del volcán Eyjafjallajokull es una noticia que me entusiasma (igual soy un antisistema sin saberlo).

Un fenómeno natural que nos pone los pies en el suelo, capaz de parar el sistema, desmontar la organización de cabezas cuadradas y el mundo globalizado, y ante el que no podemos hacer nada, ni siquiera buscar responsables (no se…. a lo mejor Ánsar lo es) ni poder llevar por la vía judicial a nadie.

Creemos dominar la naturaleza y hacerlo trae el efecto contrario. Esperemos que a nadie se le ocurra empezar a poner tapones (eso si, ecológicos, reciclables y sostenibles) a los cráteres del planeta, que son algo más que un motivo de excursión exótica por Lanzarote para freírte un huevo frito después de un paseo en camello. Sólo cabe esperar y aguantarse y de esto cada vez la raza humana sabe menos, por esto alguien estos días ha citado a un tal Epicteto (que no tengo ni idea quien es) que dijo algo así como “aquel que se acomoda a lo que fatalmente sucede, se está acercando a lo divino”. Pero no, no sabemos, además sería una falta de respeto y poco laico.

Y volviendo a los clásicos, todos (por lo menos los que estudiamos antes de la ESO, y también los que ven las Tres Mellizas) sabemos algo de Icaro, el que se fabricó unas alas para volar y acabó estrellándose. Creemos tener todo dominado y no es así. A la mínima el mundo globalizado se pega el batacazo, aunque en esta ocasión, lo mejor es que nadie se lo ha dado, no hay victimas. ¿Qué hay perdidas económicas?, la vida no es sólo economía por mucho que se empeñen en convencernos desde Bruselas de que sí, además de que las crisis económicas solo preocupan cuando pierden dinero los que más tienen. Y lo que han perdido las compañías aéreas parece que lo han ganado otros (en este caso taxista, autobuseros…… vamos, gente sin glamour, a los que no se si los controladores aéreos les pedirán comisión).

Del mismo modo, alucino que el viaje del Barça a Milán haya sido narrado como si fuera una epopeya. Tal vez el drama humano sea no ir más rápido sino no saber a donde vamos.

Menos aviones y mas apertura del Canfranc, como se ha demostrado estos días. Más trenes y más baratos, porque lo del AVE a Madrid, además de excluyente es un robo. Y si quieres conocer mundo comienza por Cáceres, Badajoz, Zamora, Ávila, Palencia, Segovia, Soria, Teruel……. Eso si que es exótico….. ni te lo imaginas ( y no la moda de este año que es ir de viaje de estudios a Punta Cana, que de exótico no tiene nada). Viajar es carretera y manta. O lo que cantaba Lluis Llach en el “Viaje a Itaca” basado en el poema de Cavafis.

Cuando salgas para hacer el viaje hacia Itaca
has de rogar que sea largo el camino,
lleno de aventuras, lleno de conocimiento.
Has de rogar que sea largo el camino,
que sean muchas las madrugadas
que entrarás en un puerto que tus ojos ignoraban
que vayas a ciudades a aprender de los que saben.
Ten siempre en el corazón la idea de Itaca.
Has de llegar a ella, es tu destino
pero no fuerces nada la travesía.
Es preferible que dure muchos años
que seas viejo cuando fondees en la isla
rico de todo lo que habrás ganado haciendo el camino
sin esperar a que dé más riquezas
Itaca te ha dado el bello viaje
sin ella no habrías salido.
Y si la encuentras pobre, no es que Itaca
te haya engañado.
Sabio como muy bien te has hecho
sabrás lo que significan las Itacas.
II
Más lejos, tenéis que ir más lejos
de los árboles caídos que os aprisionan.
Y cuando los hayáis ganado
tened bien presente no deteneros.
Más lejos, siempre id más lejos,
más lejos del presente que ahora os encadena.
Y cuando estaréis liberados
volved a empezar nuevos pasos.
Más lejos, siempre mucho más lejos,
más lejos, del mañana que ya se acerca.
Y cuando creáis que habéis llegado,
sabed encontrar nuevas sendas.
III
Buen viaje para los guerreros
que a su pueblo son fieles
favorezca el Dios de los vientos
el velamen de su barco
y a pesar de su viejo combate
tengan placer de los cuerpos más amantes.
Llenad redes de queridos luceros
llenos de aventuras, llenos de conocimiento.
Buen viaje para los guerreros
si a su pueblo son fieles
y a pesar de su viejo combate
el amor llena su cuerpo generoso
encuentren los caminos de viejos anhelos
llenos de aventuras, llenos de conocimiento.