sábado, 15 de abril de 2017

POSTALES DESDE LA ACERA: Sábado de Gloria
















POSTALES DESDE LA ACERA: Viernes Santo

















CARTAS COFRADES XVII: Viernes Santo



El Viernes Santo no necesita programas ni aplicaciones móviles. Nadie pregunta ¿Que procesiones hay hoy?. La mañana es de las Siete Palabras; la tarde del Santo Entierro, y Zaragoza lo sabe. 

Desde 1940 los tambores nos convocan a la predicación de las últimas palabras de Cristo, y por lo menos, desde hace 400 años la Sangre de Cristo lo mismo hace para el Entierro del Señor. No hay ningún acto organizado en esta ciudad que haya pervivido tanto en el tiempo, coexistiendo con reyes y repúblicas, dictaduras y democracia y sufriendo los avatares de la ciudad.

Cada vez que concurres en él puedes sentirte partícipe de un monumento de nuestra ciudad y de la Semana Santa en general. Y puedes sentirte orgulloso de contribuir con tu presencia. 

El Santo Entierro salió fortalecido de los momentos más difíciles que le tocó vivir, y ahora mismo las cofradías, que aún lo han hecho más grande, no se lo ponemos fácil. Por eso se deben de tomar algunas medidas que no son del gusto de todos, como las de este año en las que las cofradías no han podido despedir con sus toques finales a sus pasos. Pero gracias a ello el cortejo ha discurrido fluido, sin apenas parones ni cambios de ritmo, y seguramente tu "virgen" o tu "misterio", o tu "virgen" y tu "misterio", o tu "virgen", tu "misterio", tu "peana" y tu segundo "misterio" no te lo tendrá en cuenta, se dan por despedidos y agradecidos de que le hayas acompañado un año más.

Ha sido un gran Santo Entierro, con una primera parte del itinerario hermoso y acogedor, con esas murallas romanas que servían de decorado de lo más apropiado para lo que celebramos, que no deja de ser una representación porque la verdadera procesión va por dentro. San Juan de los Panetes, la basílica del Pilar, la Lonja y la Seo acogen la procesión bajo la luz de primavera de mediados de abril en el primer kilómetro de los más de cinco que quedaban por recorrer. Más de diez kilómetros de aceras ocupadas en su totalidad  a lo largo de las cinco horas y media que duró este Santo Entierro.

Santo Entierro a la que se siguen sumando cofradías. Algo tendrá el agua cuando la bendicen y se siguen sumando hermandades. En los últimos 30 años, la sexta que lo hace. Bienvenida la cofradía de Jesús de la Soledad ante las negaciones de San Pedro y San Lamberto. Hermosa vuestra imagen titular  obra del escultor David Valenciano. Ojala veamos pronto la culminación de misterio.

Y si el paso del Triunfo de la Vida sobre la Muerte, recuperado en 2016, no ha participado en éste por petición del Arzobispado, la presencia del antiguo Cenáculo, sin duda uno de los "misterios" claves de este evangelio en imágenes, compensa la ausencia de aquel. Habrá que ver la solución de este "misterio" en años venideros.

Foto V.Laya
Pasado ya un nuevo Santo Entierro, quedémonos con que hemos vuelto a hacerlo, más allá de si hemos ido deprisa o nos han dejado redoblar aquí o allá. Recordemos el poema aquel de León Felpe que siempre menciona Isidoro Miguel: "No sabiendo los oficios los haremos con respeto. Para enterrar a los muertos como debemos cualquiera sirve, cualquiera..." Si no le estaremos dando la razón a esos teólogos que dicen que la belleza el fervor, la devoción de nuestras litúrgias sagradas y de nuestras cofradías nos recuerdan la Pasión del Señor pero nos distraen con estéticas y tradiciones que utilizan la Pasión de Jesús para pasarlo bien con buena conciencia (José María Castillo jhs)