sábado, 3 de octubre de 2015

El Castillo del Papa Luna en Peñiscola


























Los templarios construyeron esta fortaleza sobre una alcazaba musulmana entre 1294 y 1307 que posteriormente sirvió de refugio para el aragonés Benedicto XIII, el Papa Luna, de 1411 hasta su muerte en 1423. Hoy sigue allí, ocupando la zona más alta del peñón sobre el que se asienta Peñíscola, uno de los pueblos más bonitos de España, y que comparte con el Vaticano y con Avignon el privilegio de haber sido Sede Pontificia.