martes, 1 de septiembre de 2015

POSTALES DESDE EL VERANO 2015: Un puerto viejo


























Como a Pérez Reverte me gustan los puertos viejos y sabios, "me gustan los fantasmas que descansan entre sus grúas, a la sombra de los tinglados, las cicatrices del roce de las estachas en el hierro negro de los bolardos. Me gusta observar a esos hombres que siempre están allí quietos, inmóviles durante horas, para quienes el sedal o la caña son sólo un pretexto, y no parece importarles otra cosa en el mundo que mirar el mar". Patente de Corso 4 de agosto de 1996.