jueves, 10 de septiembre de 2015

POSTALES DESDE EL VERANO 2015: El Sardinero


















A mediados de siglo XIX la playa del Sardinero de Santander atrajo a la alta burguesía convirtiéndose en lugar de recreo saludable, como acontecía en otros ciudades costeras de España y Europa. Esta actividad balnearia trae consigo un gran cambio en las costumbres sociales y culturales de los veraneos de la época que motiva la aparición de nuevas edificaciones e infraestructuras, así como la puesta en marcha de distintas vías de comunicación que unen El Sardinero, hasta entonces prácticamente aislado, con el centro de Santander.
Con los Baños de Ola Santander se compara con otras modernas ciudades balneario costeras europeas, como Biarritz, Cannes o Niza, algo que aumentará cuando, a comienzos siglo XX, Alfonso XIII durante 17 años consecutivos veranea junto a toda su familia en el Palacio de la Magdalena. Aumentó así la edificación en la zona para alojar a la aristocracia y la burguesía que imitaba las costumbres reales, precisando también lugares para el ocio y la diversión. El Hotel Real y el Gran Hotel de El Sardinero acogerán a los más distinguidos veraneantes. También se encontraban en la avenida de los Hoteles otros establecimientos hoteleros como el París y el Roma. El Real Club de Tenis, el Gran Casino de el Sardinero o el Hipódromo de Bellavista eran lugares de encuentro, frecuentados tanto por las clases más altas como por la recién acaudalada burguesía deseosa de relacionarse con la aristocracia.