sábado, 29 de marzo de 2014

CARTAS COFRADES 2014-XI: ¡Esto es Semana Santa!


¡Esto es Semana Santa! Es el mantra que nos repiten edición tras edición los chicos del Dominum. Pues este año la "apertura de los sentidos" ha sido más Semana Santa que nunca. Secuencia a secuencia, la escaleta estaba preñada de instantes de Semana Santa, en pequeñas dosis, pero sucediendose momentos unos tras otro vividos y cercanos ya para volver a vivir. Sin evocaciones..... Semana Santa pura, lo dicho, en pequeñas dosis, directamente a los sentido sin tener que traducirlas. Porque ayer el templo no salió a la calle (como hacemos en las procesiones), sino que la calle, nuestra calle semanasantera entro al templo y dejandonos más ganas que nunca, en lo que llevamos de Cuaresma, de Semana Santa.

Y lo han conseguido sin alardes escenográficos ni actuaciones estrellas, sin representaciones teatrales ni evocaciones. Lo han conseguido con lo más primario, con los toques del piquete que oimos en la calle, con los redobles de los tambores, con la maniobras de los pasos, con ese dosificado en escala redoble de la Columna, con el paso racheado de los costaleros y la voz de sus capataces..... con el olor a incienso......

Si otros años eran las imágenes proyectadas lo que te hacían añorar años pasados y desear los días próximos, este año lo mismo, pero además con los protagonistas en directo, con los hábitos, con los instrumentos, con los cofrades en primera persona. No ha hecho falta actuaciones musicales, que a lo largo de los años las ha habido de categoría y de lujo. Pero como los 5 tambores homenaje a los 75 años, o la estupendisima representación de la sección de tambores de la Columna nada igual. Creo que esos dos momentos son un punto y aparte de todo lo que hemos visto estos años en el Dominum. y solo porque toca la fibra sensible y primaria de un cofrade de Zaragoza. Y porque fue espectacular. Los dos momentos. El uno con el otro.

En pocos minutos pudimos escuchar a unos cuantos de los mejores tambores de la historia de esta ciudad que todavía se mantienen en activo, ejecutando parte reconocible del patrimonio sonoro del tambor zaragozano. Y si en la última carta decíamos que en Zaragoza marida bien (casi) todo, ayer lo pudimos volver a comprobar en las casi dos horas que duró la Apertura de los Sentidos. Y en ese container de sensaciones que se ha convertido, pudimos deleitarnos con momentos únicos y dificiles que vuelvan a combinarse juntos. Volver a ver redoblar a Charli (lo siento lo tenía que poner), oir a Antonio Navas ¡¡¡dentro de San Cayetano!!, levantar al cielo el barco de la Humildad, oír mandar a Er Pintu el paso racheado de los costaleros (y otra vez,.... y otra vez), estremecernos con el redoble final de la Columna........ Esto solo lo puede conseguir el Dominum Nostrum, acto sin parangón en nuestra ciudad (si ya se que dije lo mismo de otro acto el otro día, pero es que así es nuestra Semana Santa, una sucesión de actos en las que uno no tienen que ver nada con el otro pero se complementan). De haber estado Montserrat Caballé ya teníamos el pregón hecho.

Cuando va a ver una procesión muchas veces esperas ver lo mismo de siempre. Eso es lo que buscas. Al Dominum vas abierto, no sabes lo que te esperas. Lo que vimos ayer lo hemos visto centenares de veces, pero por eso mismo, y por inesperado de verlo ayer, creo que los 130 congregados ayer en San Cayetano salieron más emocionados que nunca. 

Ah.... ¿que había más de 130?. Eso me estaba pareciendo a mi. Pues chico, que bien que se portaron todos, allí sentadicos... con las puertas cerradas.......

Enhorabuena a Jorge Sesé por su homenaje, sin duda merecido pues se ha convertido en el cofrade del año. Y una vez más enhorabuena y felicidades a la Asociación Cultural Terceroles. Ayer nos hicisteis sentir Semana Santa (de Zaragoza).

jueves, 27 de marzo de 2014

CARTAS COFRADES 2014-X: El Sanedrín

Ya se ha reunido el Sanedrín de la Semana Santa de Zaragoza. Posiblemente, si no has sido nunca convocado, o tus impresiones sobre el mismo estén distorsionas por ciertas lecturas  y comentarios no alcances a percibir la verdadera dimensión que tal acto, que ya va por su sexta edición, está alcanzando en el sentir cofradiero de esta ciudad.

Un acto sencillo; no deja de ser una comida y una tertulia, pero sin parangón entre las amplias convocatorias que nos ocupan estos días. Comidas y cenas las hay, pero no como esta. Premios también, pero este es distinto (ni peor ni mejor, distinto). Lo mismo que tertulias (este año echamos de menos las de la Rotonda, aunque la Entrada está organizando unas mesas redondas muy interesantes). Pero esta se rodea de una unción especial. Es como uno de esos foros en el que políticos, empresarios o nombres influyentes se juntan a desayunar y a dejarse ver (que también, pero eso siempre será merito de los organizadores), pero que además generan opinión, debates y premisas que luego terminan poblando columnas en prensa escrita y tertulias radiofónicas.

El miércoles 26 de marzo mas de 50 cofrades, la mayoría de ellos con nombres y apellidos de peso bajo sus capirotes y terceroles en sus respectivos entornos, se juntaron en el Restaurante Asadora, y dieron forma a este Sanedrín anual en el que se homenajeó a todas las secciones de tambores de nuestras cofradías con el VI Premio Sanedrín, se recordó a significativos cofrades que nos han dejado en la últimas fechas y sobre todo, se habló y se habló mucho de Semana Santa, de cofradías, de pasos, de toques, de instrumentos, de tambores.... vamos de lo que nos gusta. No se paró de hablar de todo esto en las diferentes mesas repartidas por el salón durante la comida, y se siguió hablando en la posterior tertulia del café (que comenzaba a las seis), donde el tema estelar, como no podía ser de otro modo, terminó siendo las condiciones impuestas en San Cayetano.

Cartas atrás hablábamos de un Siglo de Oro de nuestra cultura cofrade. El Sanedrín (Eduardo, Arturo, Vicente, Jesús), no lo dudes, contribuye a que lo sea, aportando una dinámica distendida y sin corsé, sin cuotas y sin colores, sin jerarquías ni directivas, sin protocolos, ni prebendas, ni peajes. Suma. Como suman los tambores y las matracas, las carracas y las bandas, las cornetas y los piquetes, los pasos a ruedas y a varal y costal, las capillas y los coros, las cruces In memoriam y los "bacalaos", las saetas y las jotas, un Palao y un Miñarro...., o Redobles y el Sanedrín. Que bien marida (casi) todo en la Semana Santa de Zaragoza.

Y mañana abriremos los sentidos al Dominum Nostrum. Y el domingo la Jornada de Concurso-Exaltación y la semana que viene el Galardón Tercerol y su estupendo concierto. Llegan las citas deseadas.... y que nos duren muchos años.

sábado, 22 de marzo de 2014

CARTAS COFRADES 2014-IX: Cartas Cofrades

Hoy hemos sido noticia. Sin pretenderlo, sin buscarlo, por que Cartas Cofrades no dejan de ser un apartado personal dentro de un blog-cajón de sastre personal que otros han considerado interesantes de difundir por medio de sus diferentes plataformas (especialmente la Revista Redobles, pero sobre todo www.pasionen zaragoza de Paco Sangorrín). Pero hoy han vuelto su origen, al papel, en forma de libro, sin pretenderlo, pero dando las gracias a quienes lo han hecho posible. 

A las 12, 30 horas las AC. Redobles nos convocó en Bodegas Almau para presentar un nuevo libro. En este caso sobre nuestro conjunto epistolar del año 2013. Durante un momento daba miedo que pasáramos de 130, no fuera que alguna autoridad competente viniera a disolvernos por sobredosis cofrade. Y eso que se echaba en falta a gente querida por Calanda en las Jornadas Nacionales, o a los locos del tambor ensayando y a Laurita.... por esos mundos de Dios.

Había que empezar dando los gracias a Cesar y a Sergio por editar libros. Seguramente nunca han sido buenos tiempos para publicar, pero en esta fatal coyuntura en la que nos encontramos y con las plataformas digitales comiendo terreno parece una osadía seguir apostando por la imprenta.

Gracias también por editar libros de Semana Santa, que es lo que nos unía a la mayoría de los que nos encontrábamos allí (bueno también es cierto que había gente que pasaba por ahí, y otros que pasaban de los libros pero nos quieren). Si gente como los chicos de Redobles o asociaciones hermanas no publicaran de estos temas no se quien lo haría.

Pero sobre todo, gracias por editar libros de nuestra Semana Santa, de la de Zaragoza de toda la vida, la cual, hasta hace bien poco no se caracterizaba por se pródiga en volúmenes, y mira, en apenas diez días hemos publicado cuatro. Si casi ya no tengo donde ponerlos, por eso este lo he tendido al sol sujeto con una pinza.

Por eso estábamos allí, porque no sabemos decir no y menos a quienes son tan osados de poner su tiempo y su dinero para que nuestra cultura cofrade mantenga viva la llama. Si el libro hubiera sido de poesía, o de fotos o de viajes, nos hubiéramos negado (uno ya tiene cubiertos sus minutos de gloria y sus deseos van por otros derroteros mas sutiles), pero ante temas de Semana Santa, si parece que gusta además, pues ponemos nuestro granito de arena.

Y como decía antes, las Cartas Cofrades vuelven a sus origenes, pues en otro estilo y sintonía más gamberra, llevamos recogiendo los aconteceres cofrades en diarios y cuadernillos desde 1986 (año por año). Con el blog se actualizó el formato y con aquellos que las difunden o comparten por las redes sociales (que no es mi caso) se han dado a conocer.

Esto solo ha provocado una cosa, que me corte al escribir sabiendo que lo puede leer cualquiera. Los archivos secretos serían impublicables. Digamos que me muestro demasiado asertivo. Y uno no tiene porque dárselas de juez en cuestiones que no le pertenecen y más, si detrás de estas hay mucho trabajo y decisiones apoyadas en sentimientos colectivos.

Nuestra Semana Santa no es perfecta ni es la mejor, pero como dijera hace dos años el Cardenal Amigó en el Pregón, y al que pronto veremos en el Sermón de las Siete Palabras: "la mejor Semana Santa la de mi pueblo, porque es el mio". Y las Cartas Cofrades solo intentan eso, no esconder pero tampoco poner chinas en el camino. Divulgar lo nuestro.

Y descontando ya para las citas deseadas.

Alguno de los viejos diarios

Acompañado del Secretario de Redobles y del Presidente de la Asociación para el Estudio de la Semana Santa

jueves, 20 de marzo de 2014

CARTAS COFRADES 2014-VIII: 130


Foto Kiko Gracia. Miércoles Santo 2013
No se trata de una secuela de los que quedaron de los 300 espartanos. Tampoco el título de una nueva exposición de la "hermandad" de los fotógrafos (a día de hoy y de momento con título numérico solo tienen la de 188 horas y la de 360º. Si no las has visto ya estás tardando). Y ya que nombramos a los fotógrafos tampoco sería la hora del Jueves Santo en que más o menos uno se encuentra por San Pablo acompañando la salida del Silencio.

Pues no. Desgraciadamente es un número que no marca interesantes momentos como podían ser los anteriores. Al contrario. Ese número ya esta siendo la pesadilla de muchos jefes de procesión, cetros de secciónes y un molesto pensamiento para muchos cofrades.

La misma semana que desayunábamos con la noticia de la declaración de Fiesta de carácter Internacional para la Semana Santa de Zaragoza, se va extendiendo la noticia que por razones de seguridad no puede haber en San Cayetano más de 130 personas a la vez durante las preparación e inicio de las procesiones, y que los pasos no pueden recrearse en sus salidas ni quedarse parados entre las jambas de la puerta. Ordenes de la Diputación Provincial de Zaragoza. Y donde hay patrón no manda marinero. Suena contradictorio. Y si fuera un malpensado hasta a invitación a irte. Pero no lo soy. O sí. Yo que se.

Organizar la salida de una procesión debe de ser considerado acto de altísimo riesgo por protección civil. Imagino que a la altura de macrofiestas y eventos similares. Y es que, como para fiarse de unos cofrades con hábito (además de que hay que remangarselo para correr y hacer otras cosas) y en formación. Si no no se  entiende que la restricción solo sea para las procesines. Bodorrios de 500 invitados, sin problema. Conciertos organizados por la DPZ..... tampoco (si es que alguno llega a los 130), otros eventos de similares características..... tampoco (y espero que, por mis amigos del Dominum, los que si que llenan San Cayetano hasta la bandera, así siga siendo). Y lo que es más curioso, y menos mal. Culto al Cristo de la Cama durante Jueves Santo y Viernes Santo... tampoco. Dicen que porque las puertas están abiertas. Abiertisimas... y con una mesa petitoria en medio.

Las procesiones saldrán igual a la calle. Las gallinas que salen por las que entran poer la calle del Olmo. Y desde la calle no se notará si dentro había o no 130 cofrades de vez (y conociendo como es esa iglesia, cofrades, lo que se dice cofrades de la procesión a la vez serán muchos menos. Para empezar el que tenga que contar que hay 130 ya te quita un puesto, y como se traerá ayudante dos, y además vendrá acompañado de un amigo para ver la procesión desde dentro ya son tres, sino cuatro o cinco. Mariano y sus acólitos 7 u 8, los de la Sangre de Cristo que tengan que estar..... y alguno más...... vamos, que menos mal que uno no es de la Columna y sus 600 que si no. O las mismas hachas de la Piedad........ 

Lo que ya no será igual serán esos momentos previos a una procesión. Esos momentos de reencuentro, de vernos todos juntos, de vernos las caras antes de cubrirlas con el tercerol, o con tu capirote. Nervios organizando una formación. Silencio previo antes de salir. Oración ante el paso. Abajo terceroles. Buscas a los tuyos con la mirada. Últimos apretones de manos enguantadas. Se abren las puertas. Sale el guión. Comienza la procesión.

¿Y si llueve? ¿No hay solución?




lunes, 10 de marzo de 2014

CARTAS COFRADES 2014-VII: El Libro de los Tambores


Pues ya lo tenemos aquí. El libro de los tambores ha sido presentado hoy en la Casa de la Iglesia por sus promotores, su editor, sus autores y, como decimos para el Pregón, por delegación de la Junta Coordinadora. Doble motivo de alegría: Tenemos  un nuevo libro de de nuestra Semana Santa y por otro lado este supone poder divulgar y reafirmar lo que muchos consideramos y creemos: Que el tambor, el bombo, el timbal se han convertido en símbolos reconocibles e imprescindibles en la celebración de nuestra Semana Santa.

Nos han contado como desde el principio se sumó a la empresa a Jorge Sesé, ilustrador del trabajo con sus fotografías, y como no podía ser de otra forma el resultado es magistral. Y lo mismo pasó con Alfonso García de Paso al que se le pidió un primer capítulo que nos introdujera en los sonidos y acompañamientos musicales anteriores a la difusión de las bandas de percusión en las procesiones zaragozanas. Este capítulo era necesario para distinguir y diferencias etapas de nuestra Semana Santa, y como esta cambia a partir de la llegada de los tambores en 1940 con la Fundación de las Siete Palabras, pero especialmente a partir de la década de los 50 y 60 con la implantación de estos instrumentos en la mayoría de las cofradías existentes en nuestra ciudad. Alfonso, cuya firma y presencia dota de prestigio y rigor a esta publicación, ya tenía desarrollado este tema en otros escritos y era lógica su presencia, antes de terminar llenando este nuevo libro de citas y referencias con su nombre como ocurre en multitud de trabajos desde que en 1981 publicara su primera obra.

Con su aportación nos encontramos con un estupendo trabajo de un aspecto importante de la Historia de nuestra Semana Santa.   En este caso, la música.

Y aquí se acabaría el componente histórico de la publicación, porque el resto de los capítulos no pretenden contar la historia del tambor en nuestra Semana Santa. No se ha pretendido hacer un libro de historia nos han contado los autores, sino hablar de la esencia de este instrumento en nuestras procesiones y de cómo se ha convertido en santo y seña e identidad de  estas y de nuestras cofradías. No es un libro de historia, no tiene un carácter academicista, ni es un tratado sobre música o sobre el instrumento. Es más, está escrito desde la calle, desde nuestros lugares de ensayo, con nuestro lenguaje, con nuestra manera de entender el instrumento, sus marchas y sus toques.

Contar la historia hubiera supuesto intentar encajar la trayectoria de 20 cofradías, más las relaciones que mantienen con estos instrumentos las cuatro que no los presentan entre sus filas, más aquellas instituciones ahora desaparecidas y que también suman.
Desde el principio teníamos claro que no querían desarrollar cofradía por cofradía. Estas ya han elaborado o están por elaborar sus publicaciones propias sobre este tema, especialmente desde que se comenzaron a celebrar bodas de plata, de oro y  demás aniversarios.  La historia de cada cofradía tiene su encanto a nivel individual, pero en una obra colectiva terminaríamos aportando cifras, datos y nombres multiplicados por 24, quitando frescura y cuerpo común a lo que se deseaba madurar.

Es más, intentando escapar de un libro de historia, la primera propuesta de título parece ser que no hacía referencia a los 75 años. Era algo así como “Sonidos de procesión I: Tambores de Zaragoza”. De esta manera no solo daban protagonismo este instrumento frente a otras manifestaciones musicales sin sentirse culpables por no desarrollarlos, sino que se invitaba a iniciar una colección con “Sonidos de Procesión II, III, IV, V…….. hablando sucesivamente de carracas, matracas, heráldicas, cornetas, trompetas, piquetes, bandas…..  Seguro que Coordinadora estará encantada de lanzar una colección así. Y muchos de poderla escribir.

Para hacer un libro de historia se encontraban con otro problema. Lo que verdaderamente nos gusta, el origen y nombre de las marchas, el discurrir de los ensayos, la organización de las procesiones, las manera de colgarse un tambor, el gusto por determinadas baquetas, el descifrar una participación en una exaltación….. las vivencias personales……   todo esto no aparece recogido en ningún acta ni archivo, que en todo caso presentan facturas sobre adquisiciones o los nombres de los responsables de cada momento.
Para intentar subsanarlo se elaboró una ficha con un cuestionario que re remitió a todas las cofradías para que , una vez cumplimentada, fueran devuelta y poder así disponer de un cuerpo común de datos, referencias y explicaciones que sirvieran en la intención de poder descifrar la hipótesis de que nuestro tambor tiene una identidad diferencial respecto a otros lugares, que a su vez está definida por el carácter diferencial que cada una de las secciones de instrumentos siempre ha pensado que presenta en relación a las demás. De esta manera el cuestionario pedía a cada cofradía aspectos como: Antecedentes musicales a la llegada de los tambores, Personas significativas a lo largo de la historia de cada una de ellas o preguntas como si se considera que tu sección tiene características singulares que las diferencian del resto y cuáles. También con que adjetivos calificarías a vuestra sección, dentro de que estilo definirías vuestras marchas o el nombre de las marchas que consideras como más representativas de la cofradía y por qué. Hitos que conviene recordar, postura en relación a Concursos y Exaltaciones o el inventario  de marchas de cada cofradía con datos sobre quien la compuso, por qué se llama así desde que años a que años se toca, estilo de la misma……

Toda la información recogida, ahora en manos de la Junta Coordinadora, ya de por si atesora un gran interés per se.  Solo el hecho de disponer del nombre de todo el patrimonio sonoro de nuestras marchas, de la época de cuando se crearon y de quien la compuso tiene su valor y ahí queda.

Esta información recogida, junto a publicaciones ya editadas por las cofradías u otras instituciones (Asociación Redobles, Estudio de la Semana Santa, encuentros regionales….) supusieron las principales fuentes para dotar de contenido el trabajo. Pero también crearon el problema de cierto desequilibrio en la información. Hubo cofradías que dotaron a la ficha de un exquisito y amplísimo desarrollo en información, detalles y referencias y a otras en cambio tal vez le pilló en mal momento (era principios del verano de 2011). Y a alguna hubo que perseguir y reclamar repetidas veces.

Para terminar de encajar la información recibida o corroborar dudas o confrontar contradicciones leídas o vividas se centraron en el estudio de fotos y en preguntas a pie de calle a cofrades de calle (pero como si fueran dentro de una conversación, sin que estos supieran que estábamos indagando para un libro). También llamadas o correos electrónicos en periodos fuera de Semana Santa. Debemos recordad que 2011, 2012 y 2013 no es que hayan sido precisamente años muy completos, y la climatología también ha jugado en contra de este trabajo.

Con todo esto, nos contaron como el libro lo hemos hecho entre todos, sin que suene a parabién la metáfora. El libro se ha hecho con mucha información y vivencias facilitadas por más cofrades de los que imaginamos o podríamos nombrar.

Es un libro de participación. Y del mismo modo que el capítulo 6 hace referencia al tambor como vehículo de participación en la vida cofrade y procesional como ningún otro ámbito cofrade ofrece, el libro también ha estado abierto a todo aquellos que quisieron dar testimonio de sus experiencias, y desde la Coordinadora se invitó a las cofradías para que trasladaran esta posibilidad.

Por último, y de manera trasversal, con idea, guión e ilustraciones de Jorge Sese, aparece de manera intercalada entre los capítulos una alegoría a la vida cíclica de un tambor, desde su nacimiento, pasando por la infancia, adolescencia, madurez, enfermedad, despedida…… una invitación a sentirnos reflejados todos en algún momento y para seguir dando vida a esta pasión que nos une a muchos.

La primera impresión al ojearlo es magnífica, por la calidad de la impresión, la maquetación y la fotografía.
Pero no se nombra a nadie, y es una pena porque tal vez esto quita calidez al texto, y los autores se han quedado con las ganas de hacerlo, de introducir muchos nombres. Pero el protagonista debía ser el instrumento, además de que se corre siempre el peligro de ser injusto con tantos y tantos cofrades anónimos que bajo terceroles, capirotes, bonetes o capuchas han conseguido llenar de oración y tradición 75 años con tambores en nuestra Semana Santa.

Esperamos   guste.




miércoles, 5 de marzo de 2014

CARTAS COFRADES 2014-VI: Cinco de Marzo



No. No seguimos callejeando. La calle zaragozana que rememora el acontecimiento bélico de aquel día de 1838 es intrascendente en el discurrir de nuestras procesiones, y desde que las Siete Palabras pasara por ahí en 2011, las únicas filas que se organizan por esa calle son las del Calamar Bravo, un clásico en todas las épocas del año. Es lo que tiene Estación Independencia.

(Y el encabezamiento de la carta me hubiera quedado divertido si no fuera porque la Columna en 2013 atravesó la calle Cinco de Marzo, como también ocurrirá en este 2014. Es lo que tiene la nueva configuración del Paseo Independencia que cambia recorridos tradicionales. Pasan más de 600 cofrades con una peana, tres pasos, un piquete, dos secciones de tambores con más de 200 instrumentos cada una y tocando alguna de las mejores marchas de esta ciudad y uno sin enterarse, seguramente apalancado en la calle Alfonso a verlas venir. ¿Ves, siempre hay algo nuevo por descubrir en nuestras procesiones, además de la necesidad de empollarse los libros de recorridos pues no siempre ocurre lo mismo. En fin, esta carta será mi penitencia cuaresmal. Gracias Lois).

El caso es que hoy comienza la Cuaresma, día de ayuno y abstinencia, celebrando "la Cincomarzada". También en muchas localidades españolas e hispanoamericanas el Miércoles de Ceniza siguen de Carnaval con el entierro de la sardina, por lo cual............ don Carnal vencerá a doña Cuaresma, pero con el beneplácito de nuestro Vicario General que nos concede dispensa.

Comenzamos la Cuaresma, tiempo litúrgico que marca la Iglesia para prepararnos para la gran fiesta de la Pascua. ¡Anda que los cofrades no llevamos tiempo preparándonos!. Ya te avisaba en la primera carta de este año, "a casi una cuaresma de la Cuaresma", la de cosas que hemos hecho y las que nos esperan todavía. Las mejores.

Las cofradías han tenido y seguirán teniendo sus capítulos y reuniones, jornadas de convivencias y retiros espirituales. Y sus ensayos, algunos tan especiales como el de la Humildad con sus costaleros ajustando tiempos, esfuerzos y medidas a un nuevo y acertado recorrido buscando Dormer y "viejas calles de ciudad". Hemos tenido una gala y la presentación de una película dedicadas ambas al tambor; y eucaristías tanto de la Piedad como de las Siete Palabras conmemorando aniversarios. Conferencias sobre la Columna, sobre procesos de restauración o del gran Palao. Y ya  un par de exposiciones. ¡Hasta la imposición del fajín de un General a María Santísima del Dulce Nombre!.

A partir de ahora más conferencias y exposiciones con los ciclos de actividades de la Junta Coordinadora (que estrena logo) y las de la "hermandad" de fotógrafos de las 188 horas.2. También las de San Cayetano 1 y Cayetano 3 (a falta de una, dos). Amenazan con presentarse dos libros y esperamos la publicación de dos revistas (esperamos que efectivamente sean dos) Y llegará el Dominum, y los galardones de Capirotes y Terceroles, del Sanedrín y "el Tercerol". Y conciertos y exhibición de toques de todos los palos. Y dos pregones (el de la Juventud y el de Cruz Arborea con su mercadillo solidario). Y exaltaciones, de instrumentos tradicionales y hasta del costal, porque como tal podemos catalogar los ensayos nocturnos que programados están. Y hasta un Centro de Interpretación de nuestra Semana Santa en el Cuarto Espacio de la DPZ. Y, y,y, y......

Triduos y quinarios. Viacrucis en la Catedral y en las parroquias. Y ya en puertas de la Semana Santa la bendición de dos nuevas imágenes para nuestras procesiones, la del Señor de la Cena y el Cristo de la Séptima Palabra, el cual podrá ser venerado de Pascuas a Ramos, y esto si que es todo un acontecimiento, en la mismísima Basílica del Pilar.

Seguro que en otros lugares tienen más y mejor. Si nuestra Semana Santa no es la mejor tampoco vamos a vender que nuestra Cuaresma lo sea. Pero es la nuestra. ¿Podría inventar alguien una app de alarma para avisarnos que nos toca cada día?  

Las autoridades eclesiales (y motivos les damos a veces) cuestionarán el carácter de "preparación" de muchas de las actividades, pero también Jesús enseñó como con una red (no social, red de las de verdad) se podían atrapar todos los peces que se pudiera.