jueves, 4 de diciembre de 2014

Redobles. El que se mueve sale en la foto

 
"El que se mueva no sale en la foto" dijo el Guerra, pero no el famoso torero de las celebres citas sino el político que no se ha movido del Congreso desde las primeras elecciones constituyentes (y esto lo digo sin acritud, que diría su compañero Isidoro y sin embargo Presidente González, porque no se si es malo o bueno visto el percal político actual y especialmente en los últimos números dos de ese partido del que no se podían mover para salir en la foto).
 
Ayer se presentó Redobles. Y se repartieron fotos.... muchas fotos como recuerdo personalizado. Pero para salir en ella había que haberse movido, movido por y para la Semana Santa que la mayor parte, por no decir todo los allí (Bodegas Almau) congregados sienten como suya. Y por eso se mueven y la mueven. Y esas fotos no eran sino una pequeña parte de las muchas que recogen los números 16 (nunca es tarde si la dicha es buena) y 17 de la Revista Redobles. En ella no salen todos los que están. Ni los que están son todos los que son. Es el riesgo que se corre cuando se edita una revista con tanta osadía, pero bendito riesgo, porque siempre nos queda el consuelo de esperar seguir viviendo más Semanas Santas y que sigan siendo recogidas por futuros números de Redobles donde salgas tú o tú, aunque sabemos que muchos, los imprescindibles en muchos casos (y Sergio y Cesar han rescatado a muchos imprescindibles de su anonimato) van a seguir queriendo ser anónimos debajo de su tercerol o capirote.
 
Hace tiempo alguien escribió "ese milagro llamado Redobles". Sigue siendo un milagro. Desconozco, porque yo solo conozco lo que se mueve a orillas del Ebro, si hay revistas similares en otros lugares. Revistas donde los protagonistas son los actos montados por cofrades y los cofrades que van a esos actos. Pero hacerlo en Zaragoza, con una trayectoria cercana ya a los 20 años, tiene el merito de milagroso y más cuando se sustenta con la inversión de tiempo, dinero, ganas y prestigio personal de solamente dos personas. Y creo que me repito como tantas otras veces (esto ya está escrito), pero esta es la explicación de que el nº 16 haya llegado con año y medio de retraso, aunque como la revista va a ganar con los años, convirtiéndose en el verdadero anuario cofrade se les perdona. Solo hay que darle un vistazo a los números de años atrás. ¡Cuanta gente ha pasado ya por esas páginas!...aunque parezca que siempre sean los mismos........vamos camino ya del cambio generacional en nombres, estética, modas y temas.... por mucho que el tango diga que veinte años son nada....... Pues eso..... que se siga moviendo el personal para tener argumentos y continuar llenando revistas.......lo de salir en la foto es lo de menos.
 
Un conocido me ha dicho esta mañana.... "que ambientazo había ayer en el Tubo, ¿había algo de Semana Santa?... porque conocía a varios...." En una fría noche de diciembre (como muchas de las que viviremos en breve en ensayos o incluso, según como le de a la luna de Paracelso de procesiones por las calles de Zaragoza), el Tubo se caldeó de Pasión, con el acompañamiento de las estupendas estufas de la Terraza Almau (el corazón del autentico Tubo, con permiso del Texas, el Pascualillo, el Plata y lo que queda del cartel de la Ortopedia La Francesa) todo regado por vinos y cervezas de la tierra con los y las que brindamos por el número 18.