sábado, 12 de abril de 2014

CARTAS COFRADES 2014-XIV: Viernes de Dolores.



¡Como nos gusta que llegue este día! Hace años día de ensayos y misa de comunión a primera hora de la mañana. Ahora, como hoy, verdadero pórtico de la Semana Santa, también preñado de ensayos pero cargado de actos y hasta de procesiones y estrenos. Los chicos de Redobles te lo cuentan muy bien con esa prosa poética que les caracteriza. Y no veas Pasión en Zaragoza que no para de colgar entradas y con la agenda bien repleta. Lo mismo Capirotes y Terceroles, la Junta Coordinadora y tantas y tantas plataformas con deseos de divulgar nuestra Semana Santa. Incluso para los cofrades, aquellos que se irán a sus pueblos, o al Bajo Aragón, o a conocer otras Semana Santas españolas, que las hay de todos los colores. Así los tenemos bien informados de lo que pasa por aquí. Incluso a aquellos que la familia le dice: este año toca playa, que también los hay.

El caso es que siendo el día idóneo para celebrar los siete dolores de la Virgen, desde el Concilio Vaticano estos dejaron de recordarse manteniendo solo su culto aquellas localidades o instituciones con fuerte arraigo. En Zaragoza es el caso de la Dolorosa, también en el Prendimiento o en la Congregación de Esclavas. Paraa la Dolorosa es su fiesta principal, con ofrenda a la Virgen del Pilar, eucaristía, bendición de hábitos y colocación de nombres en las cruces in memoriam, ese atributo genuinamente zaragozano (recuerdo especial para dos históricos de la Hermandad, don Antonio Lázaro y don Alejandro Pardillos. Uno nos daba los hábitos a los críos cuando su Confecciones el Faro, en la calle San Pablo, era la autentica oficina de la Dolorosa, y el otro te hacía el hábito a medida en su casa de la calle Cervantes cuando pasabas de paje a Hermano).

Pero es tarde de viacrucis, como no podía ser e otro modo en el último viernes de Cuaresma. El secular de la Sangre de Cristo por el interior de San Cayetano, pero también los encontramos con las cofradías del Ecce Homo, la Llegada al Calvario, Cristo Resucitado o Jesús Camino del Calvario.

Un sabor especial presenta el del Descendimiento, dentro del colegio de los Jesuitas en procesión con el Cristo de la Buena Muerte sobre una peana. Y que decir del de la Oración en el Huerto por las calles del Portillo  donde se ha podido contemplar de manera excepcional (posiblemente por única vez, aunque nunca digas nunjca jamás) el magnífico Ecce homo del XVII que se venera en la parroquia y que tiene una curiosa historia. También ha salido en procesiónel Cristo del Refugio con los chicos de la Piedad, marcando el viacrucis con elegantes farolillos por la plaza del Pilar, colaborando con el Cabildo Metropolitano y poniendo la música los infanticos. 

Nuestras iglesias y algunas calles ya olían esta tarde a incienso, rezando con nuestro tambores y con el color de nuestros hábitos. 

Esto ya no para. Mañana más.