domingo, 17 de marzo de 2013

CARTAS COFRADES 2013-XI: A menudo los hijos se nos parecen

"A menudo los hijos se nos parece.....". Esto han podido pensar muchos de los asistentes a la Exaltación Infantil del sábado. Sueles oír "ahí está el futuro" o "el futuro está asegurado". También hay quien dice "que esto no da más de sí". No se si será así. Tampoco se donde está el futuro, pero el presente, año tras año, si que lo aseguramos pues todas las cofradías son capaces de organizar (unas unos años más, otras unos años menos), grupos de niños dándole a los instrumentos de nuestras cofradías. 

Los llamamos instrumentos tradicionales, término este a veces manido otras usado con abuso. No es el caso, es más, un acto así ya es tradicional. Muchos de los niños participantes son hijos de los que en su día también lo fueron.

Me fijo en uno de los grupos en el que salían unos veintiocho. De trece de ellos sus padres tocan o han tocado el tambor. Equilibrio entre tradición familiar y de nuevo cuño, lo cual no está mal. Vuelvo a una carta anterior. ¿De verdad que los tambores ya no dan más de sí?. El tambor, al que atrapa, lo atrapa de la misma forma, ahora y en décadas pasadas. Por eso, en los que vienen detrás, pero que se unen al mismo paso, vislumbras las mismas emociones, deseos, inquietudes... Te reconoces en ellos y te afloran vivencias pasadas, que son las mismas aunque en tiempos distintos. 

¿Y el concurso? Han pasado tantos años (40) de concurso que muchos ven a sus hijos concursando como en su día lo hicieron ellos. Conozco familias que lo han ganado padre, hijo y nieto. Esto dice mucho de un acto a veces denostado ¿no crees?. Es falso que se creen rivalidades (aunque hay de todo, como en la viña del Señor), al revés, terminas admirando lo que aportan las otras cofradías, conociendo sus formas de tocar, el estilo de sus marchas, las características de su procesión….. compartiendo momentos fuera de concursos, ensayos y procesión…….haciendo amigos. 

Pero además supone juntar cuadrillas de chavales y no tan chavales (en muchos casos grupos de distintas generaciones) que dedican su tiempo libre de manera barata (excepto lo que cuesta el tambor y los parches y baquetas que rompas) a darle vueltas a la cabeza, a ser creativos, a esforzarse, a aceptar normas, disciplina, la autoridad de alguien que es como tú y en algunos casos más joven..... y que encima se lo pasan bien echando horas, horas y horas.

"A menudo los hijos se nos parecen...." Hoy una de mis hijas ha debutado en el concurso, treinta y un años después de que lo hiciera yo......., con mi tambor, mi gala y compartiendo cuadrilla con gente que ha tocado conmigo.

 ".... cargan con nuestros dioses y nuestro idioma....." y esto me encanta.
Foto Arancha G.P.