jueves, 29 de marzo de 2012

CARTAS COFRADES XV: Viernes de Dolores, pórtico de la Semana santa

Fotografía Jorge Sesé
Del mismo a los mismos.

Aunque el Viernes de Dolores ha desaparecido de la liturgia oficial a partir de las reformas del Concilio Vaticano II , la profunda y arraigada devoción de la Hermandad de San Joaquín, que celebra hoy su Fiesta Principal, hace que sigamos usando este nombre en la quinta semana de Cuaresma y sus cofrades lo sintamos como verdadero pórtico de la Semana Santa. Ha pasado desapercibido, pero la celebración del Viernes de Dolores fue el primer acto que realizó la Sección de la Virgen de los Dolores, y hoy se vuelve a repetir por 75 vez. 75 procesiones de Santo Entierro no ha habido, pero 75 misas de Viernes de Dolores si.

Unos dirán que el pórtico es el Concurso, otros que el Dominum, o el Pregón. Pero la sensación que supone celebrar el Viernes de Dolores en San Cayetano, comenzando con el Vía crucis de la Sangre de Cristo, sobre todo si es algo que has hecho desde niño, no tiene parangón alguno(incluso cuando estaba en obras y acompañábamos a Ricardo a buscar la megafonía a Millán). Saludar a cofrades, aquellos que siempre han estado allí, que ya estaban allí mucho antes de que tu llegaras y que no ves desde el pasado Viernes Santo; oler a incienso con olor a incienso; llevar el sobre de las limosnas; ver a la Virgen sobre el altar; las cruces de los muertos a su lado, que aunque las puedes mirar en la sede durante todo el año no las ves como se ven en San Cayetano. Acordarte de los que ya no están, de los que no pueden estar e incluso de los que no quieren estar. Nada es igual a partir del Viernes de Dolores.

Y cuando terminamos de cantar la Salve, los resortes de la memoria te traicionan esperando escuchar aquellos tres bombazos que nos marcaban el inicio del redoble final. Zaragoza hoy se llena de viacrucis. Comienza la Semana Santa.

Imágnes para una Huelga


sábado, 24 de marzo de 2012

CARTAS COFRADES 2012-XIV: El vídeo conmemorativo

La Dolorosa, en su conmemoración del 75 aniversario, está cumpliendo con lo que nos gusta a los cofrades. En espera de que en mayo haga poker con la procesión de acción de gracias, de momento ya tenemos el trio con la presentación en la tarde de este viernes de Cuaresma de un DVD. Primero fue la exposición, luego la publicación y hoy el vídeo conmemorativo. Una caratula más para nuestra filmoteca. Y con una cena conmemorativa, que es lo que suele proceder, ya el repoker.

La presentación, que ha contado con más asistencia que la que tuvo la publicación (una imagen vale más que mil palabras dicen, y también cuenta que para la ocasión no se marcó ensayo en el calendario), ha corrido a cargo Beatriz Rupérez y de su realizadora Laura Josa, la cual de manera sencilla pero con una realización impecable ha sabido recoger a través de los recuerdos y anécdotas de siete cofrades los sentimientos y emociones que podemos sentir el resto de la Hermandad.

Rodado de noche, no entenderíamos a la Dolorosa con otra luz; en siete lugares característicos de la procesión del Miércoles Santo, con siete cofrades, como los Siete Dolores. Sus recuerdos, especialmente para quienes los conocemos, para los que hemos vivido con ellos tal o cual momento, son también los nuestros, por lo que, sea con uno o con otro, los creadores del documental han conseguido que nos sintamos identificados con lo que nos cuentan. Y es que, a pesar de ser un vídeo, más que para verlo es para oirlo.

¡Como no nos vamos a sentir identificados con Eduardo Morata!, santo y seña de la sección de tambores y que configuró el estilo de la misma impregnando con este el del resto de  la Hermandad. O con Alejandro Pardillos, que en su casa de la calle Cervantes nos recibía para tomarnos las medidas y confeccionar la túnica que muchos pensamos llevar más allá de nuestros días de  paso por la tierra (creo que esto se amortiza de sobra las 20.000 pesetas del año 86, cuando deje de aprovecharme de las túnicas de El Faro). Que alegría ver a Julio Lázaro, a Julito. Sin él, además de muchos recuerdos alegres, no tendríamos procesión de la Soledad, o viacrucis en San José. Quien sabe, igual no teníamos ni sede. Y con el seguramente hubieramos tenido otra cosa distintas a las que tenemos (no sigo, tengamos la fiesta en paz).

Luis Ascaso, sin llegar a ser decano, el hombre de la transición hacia una hermandad más participativa y moderna. Memoria viva de su historia desde 1957. Sin él y su trabajo, todos esos que escriben sobre historias de la hermandad lo hubieran tenido más dificil. Sin duda el cofrade que más conoce a la Dolorosa. E Isabelo Forcén, Presidente de la Hermandad y cuya figura y apellidos nos enlaza con la tradición de comerciantes e industriales de la vieja Hermandad. O Carmen Marín, presente siempre en cualquier acto que celebre la Hermandad, y cuya casa siempre ha estado abierta para todo aquello que, especialmente las hermanas de mantilla, se necesite.

Pero tengo que reconocer que la aparición que me ha causado mejor sensación es la de Natividad Barrera porque...... no la conocía. Desde luego no conozco a toda la Hermandad; lo que se agradece es que en estas cosas aparezca alguien anónimo para la mayoría, lo cual no deja de representar a esa mayoría, la que participa en la procesión bajo el anonimato que confiere el tercerol portando la luz de una vela.

viernes, 23 de marzo de 2012

CARTAS COFRADES 2012-XIII: Semana de conferencias.

Más que semana ha sido todo el mes. Desde que comenzara el ciclo de la Junta Coordinadora de Cofradías el pasado 29 de febrero es como si hubiéramos tenido un congreso sobre la Semana Santa y sus cofradías a lo largo de todo el mes de marzo. Sin pagar cuota ni llevar acreditación. Y para los supuestos organizadores del supuesto “congreso” seguro que sin tanto quebradero de cabeza como supone montar uno. “Congreso” que además puedes complementar con la asistencia a tertulias (de la Rotonda), a montajes escenográficos y audiovisuales (Dominum), presentación de libros, exposiciones varias, conciertos, entrega de galardones……. Igual que hay cofradías que tienen tarjetas de control de ensayos (yo ya llevo 12), se podría sacar una tarjeta de actos cuaresmales que nos sellaran al asistir, simplemente para guardar como recuerdo, y poder fardar en el futuro ¡no me he perdido un Galardón Tererol!, ¡pues yo he ido a todos los Dominum!. La tarjeta podría tener un precio y la recaudación destinarse a alguna obra social (por soñar que no quede. Y en estos sueños estaba cuando Pedro Guillén me dice que eso ya existe en Medina de Rioseco. No hay como viajar para tener cultura).

A lo largo de este mes nos hemos enterado del contexto y los motivos por los que se crea la Sección de la Virgen de los Dolores. También sabemos lo que es un Vía Lucis y hemos adquirido conceptos de un proceso de restauración. Todo esto en en la jornadas de la Junta Coordinadora.

Y en esta semana, en las jornadas “Arte, historia y teología de la Semana Santa. Una perspectiva multidisciplinar”, organizadas por la Comisión mixta del 75 aniversario de la Dolorosa y el Calvario, fue una gozada la conferencia del profesor Fernando Galtier sobre el origen y el desarrollo de la imagen de Jesús camino del Calvario. De todas las imágenes que mostró me quedo con el del sarcófago nº 171 del Museo Pio Cristiano del Vaticano fechado en el año 350, la primera representación del cirineo con la Cruz. Y a su lado una bellísima representación de la Coronación de Espinas, nada que ver con la imagen que todos podeos tener en la retina de este momento de la Pasión. A Galtier siguió García de Paso con la devoción aragonesa del nazareno con la cruz a cuestas. Ponencias brillantes y debate posterior interesante. Resulta que entre nuestras devociones y denominaciones también surgen fricciones. No todas son entre ambar y cruzcampos.



En la segunda jornada nos volvieron a hablar del contexto en el que se crean nuestras cofradía hace 75 años, y también apreciamos una original conferencia titulada “violencia y arte sacro. Estilización de la barbarie y de lo grotesco” a cargo del interesante cofrade y artista Victor Murillo Ligorred. Peo de esa tarde me quedo con la cofradía de Isidoro Miguel sobre Liturgia y religiosidad popular en torno a la Semana Santa. Me dejó grabada una frase que venía a decir que como vamos a defender nuestra religión ante quienes hacen demagogia sobre ella cuando la mayor parte de los católicos solo podemos argumentar con el catecismo de la primera comunión, que además para muchos fue la última también.

El ciclo se cerró, con una tarde llena de otros actos, con la conferencia sobre “las limosnas en la Hermandad de San Joaquín” a cargo de Rosa Enguita” y la intervención del teólogo Bernardino Lumbreras con el título “Al pie de la Cruz.

La semana de conferencias se cerró con la conferencia sobre el “Origen de las Cofradías de Semana Santa “que impartió don José Sánchez Herrero, catedrático emérito de la Universidad de Sevilla, tras recibir el Galardón Tercerol que le concedió la Asociación para el Estudio de la Semana Santa en la tarde de ayer en San Cayetano (conferencia que por otra parte fue la que más gente convocó y de distintas procedencias a lo largo de toda la semana). Como tengo prisa ya que tengo que ir a más actos a esta hora de la tarde corto y pego un e-mail que acabo de recibir de Antonio Olmo donde explica perfectamente los motivos de este galardón y el significado de la conferencia: "¿Es nuestra querida Semana Santa algo importante? ¿Es o no un patrimonio? D. José Sánchez Herrero apostó que sí en un momento en que era ninguneada en el ámbito académico y elevó las cofradías al Olimpo universitario. Por todo ello, mi más sincera enhorabuena para el galardonado y un afectuoso recuerdo para Dª Dolores Serrat y D. Fernando Galtier por unas palabras emotivas, sinceras y personales".



Que pena no tener tarjeta de actos. Así al volver a casa a las tantas de la noche tendría un justificante.

domingo, 18 de marzo de 2012

CARTAS COFRADES XII: Nos invitan a una exposición

Tenemos la suerte de que no hace falta esperar a las exposiciones conmemorativas, de las que hablaba en cartas pasadas, para tener una excusa y quedar con los amigos, o ir solo,  para acudir a respirar ambiente cofrade fuera de los ensayos, capítulos, o actos de asociaciones y de cofradías.

Tampoco hace falta ser de una asociación cultural para tener inquietudes y quererlas compartir. Basta con ser cofrade, y saber que lo que a ti te gusta, a otros, por lo menos a los de tu cuerda, también les va a gustar.

Normalmente nos encontramos con exposiciones de fotos. También de pinturas, como las que ahora tenemos de Carmen Marcuello en la Sala Decort-Art titulada "Con Pasión", y la que podemos disfrutar en San Cayetano-3. Lejos ya quedan las exposiciones de la Columna en la Sala Barbasán (se que me repito todos los años, pero hay recuerdos que no se olvidan, y a los pioneros de la cultura cofrade zaragozana no hay que olvidarlos), que nos ofrecían una excusa a los crios de la Dolorosa para dejar de estudiar un día más, y quedar  el lunes después del concurso, pues no teníamos ensayo al cerrar por descanso semanal el bar HoMar donde guardabamos los instrumentos.

Pero me siento obligado, y además lo hago con gran satisfacción, a recomendar una original, distinta, la que nos presenta el cofrade Charli Gracia en la Casa de Hermandad de Jesús de la Humildad, "La Semana Santa. Curiosidades y Miniaturas".

Desde el viernes 23 al Viernes de Dolores, todo el que se acerque por la calle doctor Palomar podrá contemplar la recreación en miniatura de Cristos sevillanos como el de Jesús de las Penas (La Estrella),  Nto. Padre Jesus en su soberano Poder ante Caifas (San Gonzalo),  Jesús ante Anás (La Bofetá),  Sentencia de Cristo ( Macarena),  Sagrada Presentación de Jesús al Pueblo (San Benito), Jesus de la Pasión (Pasión),  Gran Poder (realizado en los talleres de artesania de Olot) o El Calvario. Se exponen tambien una Piedad, dos bustos de 24 cms de Gran Poder y Ntro. Padre Jesus Nazareno (Silencio), el paso de Tres Caidas de Triana, un paso de crucificado, una procesión en miniatura, además de la que  deja Jose Mari Murillo de la Dolorosa, (para darle también un aire local), un Cristo Yacente y alguna que otra sorpresa..........
Como digo, una buena excusa para juntarse, y tambien para conocer, quien todavía no la conozca, la casa Hermandad de la Humildad, donde, por un modico precio en el bar habilitado para ello, entre "cruzcampos" o lo que quiera disfrutarás de una agradable compañía en puertas de la Seman Santa.

Inaguración, Viernes 23 de marzo a las 19 horas.

sábado, 17 de marzo de 2012

CARTAS COFRADES 2012-XI: Dominum Nostrum

A Nacho y Miguel.

Solo unas breves líneas que escribo mientras vosotros, y todo vuestro equipo, seguramente todavía estáis recogiendo en San Cayetano. Satisfechos imagino. Porque tenéis que estarlo. Vuestro Dominum ha vuelto a congregar a la familia cofrade zaragozana. Han pasado diez ediciones y lo sigue haciendo, dejando cada año la iglesia más pequeña. Es esa la mejor encuesta de satisfacción. El esfuerzo merece la pena. Ya solo lo merece el poder juntarse con los amigos, y con los que se suman al proyecto sin serlo, para hacer lo que gusta y que sabes que a otros muchos también les va a gustar.

Diez años es un aval importante porque el tiempo no pasa en balde para nada ni para nadie. Anda que no se ha notado en el montaje final que nos habéis puesto evocando el discurrir de este tiempo. El proyecto se ha afianzado, se ha profesionalizado, pero sin perder el cariz de lo artesano y de afición que le da ese tono cercano en el que todo nos sentimos identificados y parte de lo que montáis.

Música en directo, y de la buena. Cantos corales. Redoble de tambores. Toques de cornetas. Participaciones como las de la sibilas, recuperadas el año pasado para ese monumento que yo considero que es el Santo Entierro, que debería ser proclamado patrimonio de la ciudad, como el Dominum va camino de ser patrimonio cofrade. Celebraciones de 75 años y de 25 años. Y muchas, muchas imágenes que dicen más que mil palabras. Y sin embargo, hoy me quedo con las palabras, las que ha pronunciado vuestro nuevo Socio Honorario, el querido y respetado Chavi Luesma, todo un acierto su designación, reconocimiento de cofrades a un cofrade. Igual leo demasiado entre líneas, pero creo que Chavi, con lo que ha leído, y en el tono en que lo ha leído, ha dado un aviso a navegantes (no se si todavía se dice eso de navegar por la red), él, que no entendería la Semana Santa de Zaragoza si no es bajo un capirote rojo, pero que quiere al resto de cofradías con Pasión y desde la Pasión. Por eso, y porque no entiende de fronteras entre hermanos,  terminó recordándonos el mensaje del Evangelio "amaros los unos a los otros....."

Una suerte que la Semana Santa zaragozana cuente con cofrades como Chavi. Una suerte que la Semana Santa zaragozana y vuestra hermandad cuente con cofrades como Miguel, Nacho y todos sus colaboradores (Nano, María, María…… y no sigo porque sino parecería esto un "listín telefónico" ;D, vosotros dos sabéis de donde viene el guiño).

Muchas felicidades por estos diez años y que sean muchos más.


viernes, 16 de marzo de 2012

La traición de Roma

Santiago Posteguillo termina con esta novela su trilogía sobre Publio Cornelio Escipión Africanus.

La traición de Roma es el colofón perfecto para una gran trilogía que deja el pabellón de la novela histórica española muy alto.

Me consto empezar a leer la trilogía, Africanus fue el primer libro de la temporada (que siempre comienza el 1 de julio). La segunda me costó un poco menos leerla y esta cierra la obra como un gran colofón de la novela histórica española. en conjunto la trilogía ha ido de menos a más. Y estoy cntento de haberla leido

El cupón de la ONCE

A Dios rogando y con el mazo dando..... al bombo...... del sorteo de la ONCE.

miércoles, 14 de marzo de 2012

CARTAS COFRADES 2012-X: El libro conmemorativo

Si en la anterior epístola recordábamos a la exposición conmemorativa como un clásico de nuestra Cuaresma, junto a ella suele aparecer también una publicación conmemorativa, aunque no la podemos elevar a la categoría de “clásico cuaresmal” por que no siempre es así. Las estanterías cofrades albergan ya volúmenes de libro conmemorativo de la Columna, del Prendimiento, de la Dolorosa, de la Eucaristía, de las Siete Palabras, Ecce Homo, Nazarenos y Llegada, amen de los programas de Semana Santa especiales para la ocasión. Ayer volvió a darse esta. Nueva publicación conmemorativa, en este caso de la Dolorosa, que repite.

Con escaso público (debe de ser que la Cuaresma tiene muchos actos y a todos no se puede ir, o sencillamente que no apetecía con la primaveral tarde que hacía, o que alguno ya aburre, o que se la tiene jurada.... que se yo) y en una de las aulas del Centro Joaquín Roncal, donde también se desarrolla la exposición nombrada en la carta anterior, fue presentado por los autores, Bernardino Lumbreras Artigas (médico y teólogo) y Jorge Gracia Pastor (cofrade, solo cofrade), bajo el título: “75 participaciones de la hermandad en los actos de la Semana Santa zaragozana-reflexiones teológicas e históricas. 1938-2012”.

Clase magistral y pedagógica la que ofreció Bernardino, quien en las primeras 64 páginas del volumen nos quiere acercar la Biblia a los cofrades. Para ello nos decía, debemos tener unas actitudes que nos ayuden a entenderla y a entender lo que Dios nos quiere decir, porque se requiere de ciertas condiciones para que su lectura sea Palabra de Dios para nosotros y no mera literatura. Porque la Biblia, nos recordaba Bernardino, es un libro de Fe para hombres de Fe, que nos enseña sobre Dios, sobre el Hombre y sobre el Mundo. Sino es así no deja de ser un compendio literario. Con todo, a la Biblia hay que quitarle su fundamentalismo, su elitismo, el moralismo y el espiritualismo.



Fotografía Oscar Puigdevall
  Después de su intervención, al otro autor le daba cierto apuro presentar su parte, pues dada la carga de profundidad de la primera, la segunda se queda en un mero compendio de anécdotas, al centrarse en el devenir de la Historia de la Sección de la Virgen de los Dolores y como se creó hace 75 años.

Comentó que para él supuso una doble alegría recibir el encargo del Hermano Decano Jose María Murillo hará unos dos años: Por un lado suponía tener una publicación conmemorativa. Nuestra bibliografía, la de la Semana Santa zaragozana iba a seguir aumentando. Por otro le alegraba que depositarán la confianza en su persona (vanidad, pecado capital). No partía de cero pues existía el trabajo publicado por entregas para la revista de la Dolorosa y un importante conjunto de artículos aparecidos en otras revistas

El encargo fue realizar la Historia de la Hermandad, así a secas, casi 500 años de trayectoria. Pero en el proceso de ordenar y documentar las fuentes, recoger la información y elaborar un posible guión a seguir, se hace consciente de que, con el espíritu con el que se produce el encargo, con dos partes muy diferenciadas, y con una coyuntura económica en la que conseguir subvenciones no iba a resultar fácil, abordar los últimos 75 años de la historia de la Hermandad obligarían a un texto demasiado sucinto para lo que la ocasión merece, además de que ya se tenía el libro conmemorativo de las Bodas de Oro y el de la Exposición conmemorativa del Centenario del Restablecimiento. Y si damos por buena la fecha del 1522 como la fundacional de la Hermandad, estamos a 10 años vista de otro motivo de celebración que bien merecerá un Libro de Oro con toda la historia pasada.

Ante esto, el cofrade (cofrade a secas) autor propone al Decano centrarse exclusivamente en los años de vigencia de lo que por entonces se llamó Sección de la Virgen de los Dolores, que dentro de la Hermandad de San Joaquín, dependiendo de ella pero con cierta capacidad de independencia, era la estructura que centraba la actividad como cofradía de Semana Santa entre 1938 y 1949, hasta que la joven pujanza de esta termina absorbiendo la actividad de la antigua Hermandad.

La lectura de aquellos años resulta apasionante y con mucho más juego e interés que los 64 posteriores. A lo largo de doce “entre Pascuas a Ramos”, y en unos años tan difíciles, de reconstrucción del país, de una Europa en guerra y también de posguerra, se produjeron los esfuerzos y las inversiones necesarias en tiempo y dinero para dar forma a una cofradía de Semana Santa, adquiriendo entonces unas señas de identidad, imagen, marca y patrimonio que son por las que prácticamente se le conoce 75 años después. Y de hecho, como resquicios de aquellos años, todavía en el reverso de gran parte de las medallas que portan los hermanos en los actos de la Hermandad se sigue leyendo “Hermandad de San Joaquín -Sección de la Virgen de los Dolores”

Esta publicación, tras unos breves apuntes sobre el devenir histórico de la Hermandad de Comerciantes, nos adentra en la apasionante historia de cómo se dio forma a una cofradía, que al ser de las primeras que aparecieron en nuestra ciudad entre las que hoy en día conforman la Semana Santa zaragozana tal y como la conocemos, sirve como ejemplo e ilustración de cómo se vivieron aquellas empresas, de cómo se plasmaron los sueños y maneras de vivir y sentir la religiosidad en un grupo de hombres emprendedores en una coyuntura sociopolítica muy marcada, significativa e irrepetible.

El contenido se estructura en un prólogo, 8 capítulos y un epílogo. Desarrolla la historia de la Sección de la Virgen de los Dolores (1938-1949) pero proyectando con pequeñas notas y apartados aquellos aspectos relevantes para la historia de la Hermandad que tendrán una aparición posterior. De este modo, cada capítulo presenta una columna titulada “LA IMAGEN” y otra “PROTAGONISTA” donde se amplía la información que incluida en el texto podría romper el hilo de la narración, además de hacer la lectura más atractiva (o cómoda). Lo mismo ocurre con las notas a pie de página.

Es más. Si por asuntos económicos se hubiera tenido que reducir el tamaño de la publicación, siempre se podría prescindir de los apartados y de las notas a pie de página (dejando exclusivamente las que hacen referencia a fuentes de otros autores), sin que la recreación de la historia no fuera fidedigna, aunque si empobrecida.

La elección de los “Protagonistas” dijo que seguramente deja sin nombrar a personas imprescindibles y muy trabajadoras para el esplendor de la Sección, como ha ocurrido en todas las épocas. Siendo imposible descender al cofrade de calle, la elección se centra en los cargos de representación como fueron los Presidentes y los Decanos de la Hermandad y de la Sección respectivamente durante aquellos años Dronda Azcárraga, Gómez Arroyo y Ducay), además de los artistas que plasmaron las señas de identidad de la “Dolorosa” (Borobio, Quintana y Calero). Junto a ellos creyó que merecían ser nombrados la Hermandad de la Sangre de Cristo y la Cofradía de Jesús Camino del Calvario por motivos por todos conocidos

Por último apuntar que el texto se cierra con un epílogo que se centra en el único ámbito que no quedó iniciado o anunciado durante la existencia de la Sección, y que hoy en día tiene una existencia normalizada. La presencia de la mujer en la actividad cotidiana de la Hermandad. La Sección nace en un contexto determinado en el que la Iglesia jugaba un peso determinante, más si hablamos, como es el caso, de una asociación religiosa. Hasta Pío XII (Papa entre 1939 y 1958), la Iglesia restringía el espacio natural de la mujer al hogar y a la familia, y cualquier participación en otro ámbito era considerado una perversión de las costumbres. Fue Pío XII el primer Papa en proclamar la igualdad entre el hombre y la mujer, y el derecho y el deber de participar en la vida pública y en la mejor organización de la sociedad.

No es el único libro de la temporada.y mañana día 30, tendremos ocasión nuevamente de reunirnos en recuerdo de los 25 años que cumple la Cofradía de la Exaltación de la Santa Cruz. Será el Viernes de Dolores en la Sala San Cayetano 3, donde se presentará la publicación escrita por Vicente Gracia Forcén bajo el título "La forja de un ideal" La Cofradía de la Exaltación de la Santa Cruz en la Semana Santa de Zaragoza.Un libro que hace un repaso de estos últimos veinticinco años y más en concreto en el caminar que durante los mismos ha tenido la Cofradía de la Exaltación de la Santa Cruz, de la que Vicente Gracia fue fundador y Hermano Mayor. Allí estaremos.

domingo, 11 de marzo de 2012

CARTAS COFRADES 2012-IX: La exposición conmemorativa.

La “exposición conmemorativa” es un clásico de Cuaresma. Y en mi tiene a uno de sus más fieles fans. Pertenezco a una generación que ha vivido las de los cincuentenarios, desde que en 1986 la Piedad abriera la veda en el Patio de la Infanta, y ahora, desde el año pasado, el número 75 es una excusa para que las cofradías nos vuelvan a mostrar su patrimonio, sus fotos en blanco y negro y sus pasos casi a ras de suelo.

Es una buena oportunidad para contemplar de cerca aquellos objetos, atributos e imágenes, especialmente estas, que si bien, son por todos visiblemente conocidos en la calle, en una exposición “quietos paraos” puedes recrear la mirada a tu antojo, acompañados del cartelillo correspondiente que les pone nombre, fecha de nacimiento y filiación. Y si te dejan hacer fotos, que normalmente dejan, te llevas un bonito recuerdo a casa para seguir acumulando jpg,s en el ordenador. Como cuando de chaval ibas a la Feria de Muestras, puedes tener ocasión de volver a casa cargado de folletos, cartel de la exposición, pin y/o llavero conmemorativo y a veces hasta de libros. Con estas exposiciones, además terminas conociendo el tejido de locales expositores de la ciudad, generalmente de entidades bancarias, pero también hemos visitado unas cuantas veces el Palacio de Montemuzo (gran recuerdo el que nos dejó el Prendimiento con todos los personajes de su paso en el suelo del patio renacentista. Para los que somos bajos, apareció ante nuestros ojos Marco, el sirviente al que Pedro le corta la oreja, siempre oculto entre el exorno floral ) y hasta la Diputación Provincial con los Cincuenta años de tambor en Zaragoza de las Siete Palabras.

Este año toca ir al Centro Joaquín Roncal de la CAI, donde la Dolorosa y el Calvario nos llevan de la mano, como nos dicen ellos que han ido durante 75 años, para que podamos contemplar una vez más sus enseres patrimoniales y los entresijos de sus historias. Es una exposición de corte clásico, si bien nos presenta la novedad de que la desarrollan dos cofradías, mostrándonos un eje cronológico que nos enseña las similitudes entre ambas, y como muchas decisiones las toman prácticamente a la vez o con escaso margen de diferencia y ese espíritu de emulación que siempre digo yo rodea a las hermandades zaragozanas. Enhorabuena a las dos porque a lo largo de 75 años nos han demostrado que el encuentro entre cofradías va más allá de la noche del Miércoles Santo. Los comisión mixta organizadora del evento todo un ejemplo, enhorabuena.

Eso si, lamento la ausencia de la imagen fundacional de la Sección de la Virgen de los Dolores, la Dolorosa propiedad de la Sangre de Cristo obra de Palao. Su presencia se limita a una pequeña estampa en uno de los paneles informativos (muy bonito el diseño). Algún motivo habrá.

Una pena porque las conmemoraciones suelen servir de excusa para conocer el pasado y reconocer una trayectoria, y los jóvenes y niños que vivimos el cincuentenario en 1987 supimos que esa imagen fue el origen y el motivo por el cual se fundó la Dolorosa. El reconocimiento que se le hizo fue espectacular ya que se construyó una peana para sacar la imagen de Palao en el Santo Entierro. La Dolorosa con dos imágenes en la calle, lo nunca visto. Por cierto, la peana es la misma que se utiliza actualmente en la procesión de la Soledad, y en parte se financió con las 20.000 pesetas del primer premio del I Concurso de la Unión que se celebró en Zuera y que la Dolorosa ganó.

Esto lo recordábamos el sábado en la inauguración de la exposición algunos de los que vivimos esos momentos. Y recordábamos la exposición de aquel cincuentenario, mucho más modesta, pues no llevaron la imagen, pero con la mayoría de los elementos que componen la actual. Recordábamos los maniquís, las fotografías de Jesús Pardillos (que alguna desapareció al recoger), la maqueta de José Mari Murillo que actualmente se contempla en la sede, y como, ante la ausencia de chinchetas, terminamos clavando los carteles informativos con los pins dispuestos para la venta (y que también muchos desaparecieron al recoger). Menudo caché daban esos pins a los carteles. Tuvo lugar en lo que entonces era la Sala Aragón del Banco de Vizcaya en el Paseo de Fernando el Católico nº 45, y sirvió para sacar del archivo muchos de los enseres y documentos de la antigua Hermandad de San Joaquín, desconocidos para la mayoría de cofrades de la propia hermandad.

La del Calvario de 1987 era más vistosa. Si no me falla la memoria la montaron en una Caja Rural que había en el Paseo de la Constitución y recrearon el paso colocando parte de la greca, algo que en 1998, y en este caso si que con la imagen de la Virgen se hizo en la exposición conmemorativa del Centenario del restablecimiento de la Hermandad de San Joaquín en el edificio Pignatelli. En 25 años tres exposiciones. ¿Dentro de 10 años la del V Centenario? Seguro que si. Espero. Quiero seguir guardando papeles, posters, llaveros, pins y quién sabe si algún libro, si es que todavía existen. Yo ya pediría vez en la Lonja.

jueves, 8 de marzo de 2012

CARTAS COFRADES 2012-VIII: Zaragoza (también) inspira.

Me alegro de haber acudido a la segunda jornada del ciclo de actividades culturales de la Junta Coordinadora. Intervenían Jesús Parra y Gabriel Jiménez, compañeros de generación cofrade, de procesiones y también de compartir el Parque de la Granja y el antiguo ferial como lugar de ensayos. Presentaban las nuevas grecas de los pasos de su Hermandad, la de Cristo Resucitado. Nunca te acostarás sin saber una cosa más y ese día tocaba conocer la existencia del Vía Lucis, una devoción reciente,(Gabi decía de unos 20 años), que recorre catorce estaciones con Cristo triunfante desde la Resurrección a Pentecostés, siguiendo los relatos evangélicos. Un “camino de luz” que, de igual forma que las etapas de Jesús camino del Calvario se han convertido en oración, hace que la Hermandad de Cristo Resucitado nos invite también a seguir a Jesús en su camino de gloria. Y por eso, la representación de los catorce momentos del “via lucis” aparecerá a lo largo de la nueva greca del paso del Cristo Resucitado, catequizándonos a todos los que lo seguiremos en la mañana del Domingo de Resurrección.

Pero mi alegría venía sobre todo por los motivos ornamentales que enriquecen esta greca, también la de la Virgen de la Esperanza y la de la peana, que no son otros que detalles de la fachada del zaragozano colegio de los agustinos (construcción de estilo neomudejar aragonés que se inicia el año 1931), de las ventanas de su claustro interior y de la capilla de San Agustín de la Parroquia de Santa Rita. La Hermandad del Cristo Resucitado no solo va a tener unas grecas propias, originales e irrepetibles, sino que les unirá por siempre a sus orígenes colegiales y a sus raíces agustinas. Gabi se encargó de recordar varias veces que el diseño correspondió al profesor del colegio Edmundo Baeyens. Y eso también me alegra pues tengo gran estima por varios miembros de su familia, cofrades de otro color.

No hace falta poner la brújula para buscar otros puntos cardinales que nos orienten o nos inspiren. A veces, como cantara Serrat, basta con mirar al cielo buscando inspiración (eso si, sin quedarse colgado en las alturas). La greca del Resucitado no es la única novedad de inspiración local en para esta Semana Santa. Lo de la Eucaristía es una pasada.

El pasado 21 de febrero se presentaron los nuevos ciriales del Cuerpo de acólitos que acompañará al Paso de la Santa Cena en la noche del Jueves Santo. Lo bueno es que los ciriales están inspirados en el farolillo que aparece en el cuadro “Los defensores de Zaragoza” de Maurice Orange (1893) que nos muestra la salida de la ciudad de los últimos valientes que la defendieron en el segundo sitio. Y como remate se han tomado elementos del monumento de la Plaza de España de Zaragoza dedicado a los mártires de la fe y a los héroes de la patria.. Eso sí, deja desfasado al que se atrevió a escribir un libro titulado “De procesiones por los Sitios de Zaragoza”.

Estos ciriales se unen a la novedad del año pasado, los faroles de guía de la Cofradía de la Sagrada Eucaristía inspirados en el baldaquino del Cristo de la Seo, coronados ambos por la imagen de Cristo Resucitado, la advocación a la que está dedicada esta iglesia Catedral. El resultado que nos va a mostrar la Eucaristía es espectacular, y más zaragozano no puede ser.

lunes, 5 de marzo de 2012

CARTAS COFRADES 2012-VII: Hambre de tambor

Apenas llevo 5 sellos en la tarjeta de ensayos y ya he tenido que ir a comprar dos parches a BIU. No es que me guste gastar, pero me gusta entrar en BIU a comprar parches, o baquetas. Soy un clásico y esa tienda, aunque ha cambiado de ubicación, huele a historia del tambor en Zaragoza. Fue Mariano Biu, uno de los hermanos fundadores de las Siete Palabras el encargado de proveer a su cofradía de los primeros 12 tambores que desfilaron en nuestra Semana Santa en 1940. También eran de BIU los primeros 25 tambores y 4 timbales que comprara la Dolorosa en 1957. La tienda ya no es la del sabor añejo y olor a tarima de la calle Espoz y Mina, pero conserva el mismo estilo en su actual ubicación de la calle Mayor.

Coincidí con Dani Blesa en el ensayo del viernes cambiándonos los dos el parche. Los dos tenemos viejos tambores de Gascón cargados de muescas, marcas y achaques con más de 20 “semana santas” colgados de la bandolera; tambores a los que cuesta ponerles el parche, pero que cuando lo consigues suenan como pocos. Como solo suenan los tambores de Gascón cuando te salían buenos. Y cuando se saben tensar. Y cuando caen en buenas muñecas.

Me gusta hablar con Dani. Como me gusta hablar con Miguel Estrada. O con los Luesma, con Almau, con el Farias o con Acón. Cuando me cruzo con ellos hablamos de lo que nos une, de lo que nos ha unido. Nos gusta hablar de tambores, de baquetas, de parches, de marchas, de sonidos, de concursos, de formaciones, de si los timbales deberían ir delante o detrás, de procesiones…….Recuerdo que el año pasado le escribía una carta titulada Cultura de tambor. Y de esa cultura se impregna nuestras procesiones en los últimos 70 años. Sin embargo si tomas el pulso a las redes sociales uno podría llevarse la impresión de que en Zaragoza solo hay bandas de música, costaleros y fotógrafos (que hacen bien de hablando de lo suyo).

Me decía Dani, entre vuelta y vuelta de tuerca, que no entiende como hay gente que vive los ensayos como obligación. Que algunos no tienen hambre de tambor. Si esto es así, y se une a lo que le ponía en la anterior carta que decía Almuzara sobre el descenso de instrumentos en nuestra Semana Santa, tendremos que hacérnoslo mirar.

A lo mejor “los viejos del lugar” no facilitamos que haya hambre. Y ese hambre se puede provocar de muchas maneras. Muchas veces la solución no está en que la gente se sienta acogida (que si, que es fundamental), o que aquel que crea que puede hacerlo mejor lo haga (tener “padrinos” y ser un poco echado p’adelante una combinación ideal para conseguir hacerlo mejor o distinto que los que estaban antes que tú), o que las nuevas generaciones sientan que se cuenta con ellas y que se les va abriendo sitio. No. A veces la solución también está en no ponerlo demasiado fácil. Me explico.

Uno de los parches que me ha tocado comprar era para una de mis hijas. Lo fui a comprar yo y lo cambié yo. Padre protector. Así no aprenderá, no solo a cambiar el parche, sino a querer su tambor. Lo que le voy a contar ahora suena a historia del abuelo cebolleta, pero es que es muy distinto a lo vivido con el parche de mi hija.

Mi hermano Charli y yo entramos en la Sección en 1980 en contra de la opinión de mis padres. Llevábamos años intentándolo pero entonces a los pajes de la Virgen no nos dejaban tocar (y tampoco quedaba claro cuál era la edad del paje). Como no nos compraron tambor nos presentamos al primer ensayo y no había más que un caja para los dos. Un tambor del modelo Hispania, sin bordonera superior, con tres hilos en el inferior y al que le faltaban 4 ó 5 palomillas. Nos lo dio Morata y nos mandó con él a Guallart , de su parte, donde la cofradía tenía cuenta, para que le pusieran palomillas y lo acicalaran un poco. Guallart estaba en la calle Cereros, esquina con Conde de Aranda (hoy en día es una peluquería marroquí), en aquellos años era la casa proveedora de los tambores de la Dolorosa, de hecho ( no se que fue antes la gallina o el huevo) le había regalado a Eduardo Morata el primer tambor con una ancha bordonera superior y doble bordonera interior (un Ferrari en las mejores manos). Camino de Guallart mi hermano se queda con una de las tres palomillas en la mano y el tambor a piezas sobre el asfalto. Lo recogimos y lo entregamos en la tienda como si fuera un puzzle y con cara de vergüenza.

Vergüenza era lo que sentíamos en los ensayos, una vez con el instrumento acicalado, por como sonaba ese tambor. Pura lata para nosotros que ya distinguíamos lo que era el “sonido cristalino de la columna”. Lo alternábamos una marcha uno, otra el otro. Que gran escuela para nosotros. El hambre nos provocaba que cada vez que nos tocaba el turno, demostrar que lo hacíamos como el mejor, y que nos merecíamos un tambor. El tambor no llegó hasta el último ensayo, Viernes de Dolores (la misa se hacía por la mañana y por la tarde teníamos el último ensayo). Llegué a casa con el nº 23, como todavía pone en mi bandolera y con unas ganas locas de que llegara el Miércoles Santo. Luego lo pasé fatal en la procesión, el tambor sonaba de pena y yo ya tenía esa consciencia de que todo debía salir perfecto. Mi padre me dijo que si para eso había ido tanto a ensayar, que no se me oía nada, y es que yo prefería eso, que no se me oyera nada. También lo pasé fatal al año siguiente. Tuve que cambiar el parche y me pusieron uno azul transparente.

Aquellos fueron años de mucha escuela cofrade en general y del tambor en particular. En la Dolorosa había mucho hambre. Morata se jubilaba ese año y eran muchos los candidatos a sucederle (Abadía, Bailo, Saldaña, Julio Lázaro) y a redoblar (Abadía y Jorge Navarro. Sin rebajar el nivel). Y luego estábamos los que queríamos ser como ellos (nosotros, Joaquín Alonso, Kiko Morata…….. y a los cuales Ricardo Navarro, también con maestría, sabía llevarnos de las riendas). Además, había que tener mucho hambre para recorrer en aquellos años, a las tantas de la noche, San Juan de la Peña y las calles del Picarral para llegar a CAYTASA a ensayar, aguantar las broncas de los mayores (luego te das cuenta de que no lo eran tanto) y las tocaduras de pelotas del Armando (el Chichi) Ortíz. Pero todo eso te gustaba porque te hacían sentir que contaban contigo. Y que mejor recompensa luego, al final del ensayo, si te acercaban a casa en el Land Rover de Julito o en el Ford Fiesta amarillo de Jorge Navarro.
La próxima vez que mis hijas necesiten algo del tambor lo harán ellas. De todas formas, tampoco seamos injustos. La cuadrilla de concurso ha hecho doble jornada de ensayos a lo largo del fin de semana (tienen hambre. A un par de ellos creo que yo les provoque demasiada hambre hace 20 años haciéndoles hacer de palmeros durante tres concursos, ganadores eso si). Hay cuadrilla juvenil también con gente que también toca con los mayores. Y que decir de la cuadrilla infantil donde Marta, Pablo, Paula, Bea, Leyre, Laura, Lucía, María…… en edad ya adolescente son conscientes y responsables y, en actitud de servicio a la cofradía y a los más pequeños (más pequeños imposible) se mantienen un año más para salir en la exaltación del día 25.

Dani… que si…. que aún hay hambre.

Pdta.: Me gusta este artículo, porque si hubiera que poner palabras clave, como en un artículo científico, estas serían tambor, parche, baquetas, bandoleras. Pero también Morata, Bailo, Saldaña, Abadía, Chichi, Jorge Navarro, Ricardo Navarro….. y a estos les debo lo que soy como cofrade.