miércoles, 14 de marzo de 2012

CARTAS COFRADES 2012-X: El libro conmemorativo

Si en la anterior epístola recordábamos a la exposición conmemorativa como un clásico de nuestra Cuaresma, junto a ella suele aparecer también una publicación conmemorativa, aunque no la podemos elevar a la categoría de “clásico cuaresmal” por que no siempre es así. Las estanterías cofrades albergan ya volúmenes de libro conmemorativo de la Columna, del Prendimiento, de la Dolorosa, de la Eucaristía, de las Siete Palabras, Ecce Homo, Nazarenos y Llegada, amen de los programas de Semana Santa especiales para la ocasión. Ayer volvió a darse esta. Nueva publicación conmemorativa, en este caso de la Dolorosa, que repite.

Con escaso público (debe de ser que la Cuaresma tiene muchos actos y a todos no se puede ir, o sencillamente que no apetecía con la primaveral tarde que hacía, o que alguno ya aburre, o que se la tiene jurada.... que se yo) y en una de las aulas del Centro Joaquín Roncal, donde también se desarrolla la exposición nombrada en la carta anterior, fue presentado por los autores, Bernardino Lumbreras Artigas (médico y teólogo) y Jorge Gracia Pastor (cofrade, solo cofrade), bajo el título: “75 participaciones de la hermandad en los actos de la Semana Santa zaragozana-reflexiones teológicas e históricas. 1938-2012”.

Clase magistral y pedagógica la que ofreció Bernardino, quien en las primeras 64 páginas del volumen nos quiere acercar la Biblia a los cofrades. Para ello nos decía, debemos tener unas actitudes que nos ayuden a entenderla y a entender lo que Dios nos quiere decir, porque se requiere de ciertas condiciones para que su lectura sea Palabra de Dios para nosotros y no mera literatura. Porque la Biblia, nos recordaba Bernardino, es un libro de Fe para hombres de Fe, que nos enseña sobre Dios, sobre el Hombre y sobre el Mundo. Sino es así no deja de ser un compendio literario. Con todo, a la Biblia hay que quitarle su fundamentalismo, su elitismo, el moralismo y el espiritualismo.



Fotografía Oscar Puigdevall
  Después de su intervención, al otro autor le daba cierto apuro presentar su parte, pues dada la carga de profundidad de la primera, la segunda se queda en un mero compendio de anécdotas, al centrarse en el devenir de la Historia de la Sección de la Virgen de los Dolores y como se creó hace 75 años.

Comentó que para él supuso una doble alegría recibir el encargo del Hermano Decano Jose María Murillo hará unos dos años: Por un lado suponía tener una publicación conmemorativa. Nuestra bibliografía, la de la Semana Santa zaragozana iba a seguir aumentando. Por otro le alegraba que depositarán la confianza en su persona (vanidad, pecado capital). No partía de cero pues existía el trabajo publicado por entregas para la revista de la Dolorosa y un importante conjunto de artículos aparecidos en otras revistas

El encargo fue realizar la Historia de la Hermandad, así a secas, casi 500 años de trayectoria. Pero en el proceso de ordenar y documentar las fuentes, recoger la información y elaborar un posible guión a seguir, se hace consciente de que, con el espíritu con el que se produce el encargo, con dos partes muy diferenciadas, y con una coyuntura económica en la que conseguir subvenciones no iba a resultar fácil, abordar los últimos 75 años de la historia de la Hermandad obligarían a un texto demasiado sucinto para lo que la ocasión merece, además de que ya se tenía el libro conmemorativo de las Bodas de Oro y el de la Exposición conmemorativa del Centenario del Restablecimiento. Y si damos por buena la fecha del 1522 como la fundacional de la Hermandad, estamos a 10 años vista de otro motivo de celebración que bien merecerá un Libro de Oro con toda la historia pasada.

Ante esto, el cofrade (cofrade a secas) autor propone al Decano centrarse exclusivamente en los años de vigencia de lo que por entonces se llamó Sección de la Virgen de los Dolores, que dentro de la Hermandad de San Joaquín, dependiendo de ella pero con cierta capacidad de independencia, era la estructura que centraba la actividad como cofradía de Semana Santa entre 1938 y 1949, hasta que la joven pujanza de esta termina absorbiendo la actividad de la antigua Hermandad.

La lectura de aquellos años resulta apasionante y con mucho más juego e interés que los 64 posteriores. A lo largo de doce “entre Pascuas a Ramos”, y en unos años tan difíciles, de reconstrucción del país, de una Europa en guerra y también de posguerra, se produjeron los esfuerzos y las inversiones necesarias en tiempo y dinero para dar forma a una cofradía de Semana Santa, adquiriendo entonces unas señas de identidad, imagen, marca y patrimonio que son por las que prácticamente se le conoce 75 años después. Y de hecho, como resquicios de aquellos años, todavía en el reverso de gran parte de las medallas que portan los hermanos en los actos de la Hermandad se sigue leyendo “Hermandad de San Joaquín -Sección de la Virgen de los Dolores”

Esta publicación, tras unos breves apuntes sobre el devenir histórico de la Hermandad de Comerciantes, nos adentra en la apasionante historia de cómo se dio forma a una cofradía, que al ser de las primeras que aparecieron en nuestra ciudad entre las que hoy en día conforman la Semana Santa zaragozana tal y como la conocemos, sirve como ejemplo e ilustración de cómo se vivieron aquellas empresas, de cómo se plasmaron los sueños y maneras de vivir y sentir la religiosidad en un grupo de hombres emprendedores en una coyuntura sociopolítica muy marcada, significativa e irrepetible.

El contenido se estructura en un prólogo, 8 capítulos y un epílogo. Desarrolla la historia de la Sección de la Virgen de los Dolores (1938-1949) pero proyectando con pequeñas notas y apartados aquellos aspectos relevantes para la historia de la Hermandad que tendrán una aparición posterior. De este modo, cada capítulo presenta una columna titulada “LA IMAGEN” y otra “PROTAGONISTA” donde se amplía la información que incluida en el texto podría romper el hilo de la narración, además de hacer la lectura más atractiva (o cómoda). Lo mismo ocurre con las notas a pie de página.

Es más. Si por asuntos económicos se hubiera tenido que reducir el tamaño de la publicación, siempre se podría prescindir de los apartados y de las notas a pie de página (dejando exclusivamente las que hacen referencia a fuentes de otros autores), sin que la recreación de la historia no fuera fidedigna, aunque si empobrecida.

La elección de los “Protagonistas” dijo que seguramente deja sin nombrar a personas imprescindibles y muy trabajadoras para el esplendor de la Sección, como ha ocurrido en todas las épocas. Siendo imposible descender al cofrade de calle, la elección se centra en los cargos de representación como fueron los Presidentes y los Decanos de la Hermandad y de la Sección respectivamente durante aquellos años Dronda Azcárraga, Gómez Arroyo y Ducay), además de los artistas que plasmaron las señas de identidad de la “Dolorosa” (Borobio, Quintana y Calero). Junto a ellos creyó que merecían ser nombrados la Hermandad de la Sangre de Cristo y la Cofradía de Jesús Camino del Calvario por motivos por todos conocidos

Por último apuntar que el texto se cierra con un epílogo que se centra en el único ámbito que no quedó iniciado o anunciado durante la existencia de la Sección, y que hoy en día tiene una existencia normalizada. La presencia de la mujer en la actividad cotidiana de la Hermandad. La Sección nace en un contexto determinado en el que la Iglesia jugaba un peso determinante, más si hablamos, como es el caso, de una asociación religiosa. Hasta Pío XII (Papa entre 1939 y 1958), la Iglesia restringía el espacio natural de la mujer al hogar y a la familia, y cualquier participación en otro ámbito era considerado una perversión de las costumbres. Fue Pío XII el primer Papa en proclamar la igualdad entre el hombre y la mujer, y el derecho y el deber de participar en la vida pública y en la mejor organización de la sociedad.

No es el único libro de la temporada.y mañana día 30, tendremos ocasión nuevamente de reunirnos en recuerdo de los 25 años que cumple la Cofradía de la Exaltación de la Santa Cruz. Será el Viernes de Dolores en la Sala San Cayetano 3, donde se presentará la publicación escrita por Vicente Gracia Forcén bajo el título "La forja de un ideal" La Cofradía de la Exaltación de la Santa Cruz en la Semana Santa de Zaragoza.Un libro que hace un repaso de estos últimos veinticinco años y más en concreto en el caminar que durante los mismos ha tenido la Cofradía de la Exaltación de la Santa Cruz, de la que Vicente Gracia fue fundador y Hermano Mayor. Allí estaremos.