lunes, 25 de abril de 2011

CARTAS COFRADES XXIX: Domingo de Resurrección.

Del mismo a los mismos.



Estimada familia. Escribo mi última carta para despedirme, como ayer nos ayudó a despedirnos la procesión del Cristo Resucitado. Hasta la lluvia volvió a hacer acto de presencia pero solamente era por eso, por despedirse.



Día incoherente para muchos cofrades, especialmente para los más jóvenes, y todos hemos pasado por ahí. Es el principal, no ya de la semana, sino del año católico, y sin embargo para muchos ojala no llegara. O la semana corriera más despacio de lo que lo hace (y mira que la alargamos en horas nocturnas). Somos así.



Es día de Fiesta, y por eso la Cofradía de Agustinos lo celebra como lo hacemos los aragoneses, con jotas. Espero que haya disfrutado del CD que le mandé. He de reconocer que hace 25 años cuando aparecieron los bailes regionales en el Encuentro Glorioso a mas de uno nos chocó, pero ahora está integrado plenamente en nuestra celebración. También he de reconocer que me encantaría que el paso del Cristo Resucitado saliera de San Cayetano. Sería cerrar el círculo a toda la escenografía litúrgica de las cofradías en la calle. Lo hemos enterrado, le hemos rendido culto en el Sepulcro durante el Sábado Santo (por fin y una vez más enhorabuena a la sangre de Cristo por la recuperación de este día), y de allí resucita para los zaragozanos. Pero como le digo muchas veces, opinar es fácil y más si opinas de otros y sin mojarte (por cierto, me dijo el amigo Cesar que me mojaba poco en mis cartas. Con lo que me mojé el Miércoles tengo suficiente).



Con estas líneas me despido. Le pido perdón por las faltas y por incongruencias gramaticales pero es lo que tiene escribir a vuela pluma, que usted es muy exigente. Además te puede pasar como al que ha escrito la crónica de hoy en el Periódico de Aragón, que por no poner la como donde debiera ponerla, o hacer una mejor construcción, da la sensación de que la imagen de los Albareda del Cristo Resucitado es de origen finlandés.¿Sabe que le digo?, que o viene el año que viene o yo no se lo vuelvo a contar que sino me repetiría demasiado (y me empieza a dar la sensación de que esto lo ha leído más gente que usted y no era mi intención).



Y ahora a disfrutar de otras cosas de Pascuas a Ramos.



Atentamente........................

domingo, 24 de abril de 2011

CARTAS COFRADES XXVIII: Sábado Santo.




Del mismo a los mismos.



Día de Soledad y Sepulcros. Si hubiera venido este año se habría encontrado con un Sábado Santo muy distinto al que le he podido contar en otras ocasiones. Al cofrade, que es de ideas fijas y muchas veces se queda con lo siempre, también le motivan y mucho las novedades. Y este año, la novedad del Sábado Santo ha sido un acierto necesario. Por liturgia, por sentido religioso y, por qué no decirlo, por interés turístico.



Siempre he pensado, se lo he dicho muchas veces, que el Sábado Santo, en cuestión de cofradías, se quedaba vacío, para el cofrade y para el turista, cuando es un día con mucho contenido religioso y litúrgico y con mucha “gente de paso”. Es más, no solamente se quedaba vacio, con excepción de las dos procesiones de la Soledad y de la participación cofrade en la Vigilia Pascual, sino que parecía que, contrarreloj, los rastros de las procesiones debían desaparecer y no dejar pista alguna en San Cayetano. No tenía sentido. Siempre pensaba, y recuerdo habérselo dicho a Juan de Padura cuando desde su web animaba a proponer, que lo que procedía era mantener al Cristo de la Cama expuesto a la devoción zaragozana en espera de la fiesta de la Resurrección, con el resto de pasos en exposición.

Y por fin la Real Hermandad de la Sangre Cristo recupera el acto del Santo Sepulcro, como se hacía décadas atrás (conservo un pliego de la Dolorosa de control de firma con el encabezado “Sábado Santo de 19...”), para poder venerar al Santísimo Cristo de la Cama y a la Virgen Dolorosa (la de Palao, que a partir de 1987 comenzó a llamarse la Soledad), preciosamente engalanada y rescatada del ostracismo de la sala capitular, que permanecerá a su lado. No solamente está abierto el Sepulcro a la devoción del público en general, que puede también admirar los pasos con sede en San Cayetano (ojala en el futuro permanecieran muchos más), sino que la mayor parte de las cofradías han participado, según un horario establecido, como mejor lo ha estimado. Hay que felicitar a la Sangre de Cristo que este año ha aportado el mayor enriquecimiento a nuestra Semana Santa entre todas las que han podido aportar el resto de cofradías



La cuestión es que, de la misma manera que tenemos dos procesiones de la Soledad, ahora volvemos a tener dos Sepulcros, como sucedía siglos atrás, el de San Cayetano,(antaño en la ermita del Campo Sepulcro) y el del Monasterio de la Resurrección, con olor a tomillo y amparado por la Cofradía del Santo Sepulcro, también con más de 700 años de historia y que también realiza la procesión de la Sábana Santa” con una réplica de este símbolo por las calles de la Magdalena. Pero volvamos a las procesiones de la Soledad. Acompañando a la procesión de las Esclavas tenemos la posibilidad de acudir a los dos Sepulcros, pues en ambos hace parada y visita la procesión. Dos procesiones de la Soledad muy distintas, una de noche, la otra de día. Una con tambores, la otra al son de las campanas. Una mixta, la otra solamente conformada por mujeres. Y no conviene olvidar que la de las Esclavas con diferentes recorridos y horarios se celebra desde 1946, siendo más antigua que la de la Hermandad de San Joaquín, que ayer solo hizo procesión de vuelta, para acortar tiempos y evitar desagradables escenas de la noche zaragozana entre San Felipe y Santa Isabel.

El día termina con la procesión de la Vigilia organizada por la Hermandad del Cristo Resucitado que conduce a las cofrades, que deberíamos ser más, hacia la celebración de la Pascua en la Basílica del Pilar y posteriormente acompañar al Arzobispo hasta el Palacio, que es en lo que ha quedado aquel intento de principios de los ochenta de montar una rompida de la hora y atraer a los cofrades.

sábado, 23 de abril de 2011

CARTAS COFRADES XXVII: Viernes Santo.





Alborotada primavera que nos llena de incertidumbres. Pero las Siete Palabras lo tiene claro y decidido por Capítulo. La predicación pública de las Siete Palabras no puede faltar a la cita con los zaragozanos. No hay nada que discutirles. Más llovió y se sufrió en el Gólgota. La pena es que la intensa lluvia que cayó durante las primeras horas de la mañana nos privó del traslado desde el barrio Oliver de la Cofradía de la Llegada al Calvario y de su presencia en la procesión del Santo Entierro. Tendremos que esperar un año más a ver llegar a San Cayetano a la nueva imagen de la Virgen del Perdón. Una pena. Como también lo fue la no presencia de una cofradía y un paso tan esencial como el de la Eucarística en el Santo Entierro.



Y es que la hora del vermut y de la comida fue un sin vivir esperando la decisión de si se celebraba la Procesión General. Reunión de Hermanos Mayores y fumata blanca. Habemus procesión (no se cómo se declina procesión). Y fue un acierto porque no cayó una sola gota durante todo su discurrir. Curioso lo que nos ha hecho el tiempo. El Martes Santo se daba por hecho de que la procesión se suspendía. Es más, he visto listas preparadas para los turnos de vela que se iban a celebrar durante toda la tarde, como sucediera hace dos años con ese gran acierto improvisado. El Miércoles Santo en todo caso solo iba a chispear y el Jueves Santo también corría peligro. Nada se ha cumplido. Solo la sentencia, como debía ser. Jesús fue juzgado, crucificado y muerto. Y los zaragozanos lo hemos recordado así.



Enhorabuena a la Sangre de Cristo por poder celebrar la procesión. Especial es la sensación de uno cada vez que participa en el Santo Entierro, pues se siente participe de un acto cuyo discurrir ha ido al compás de la historia de Zaragoza. Una Zaragoza no muy dada a la conservación y que sin embargo mantiene activa una Hermandad, que la tradición ha llegado a situar sus orígenes en el siglo XIII, y una procesión que se celebra, por lo menos, desde el siglo XVII. Enhorabuena por recuperar de una tacada a los acólitos (esas zapatilassss……….), por recuperar la enorme Cruz de la Sábana Santa y los hermosos faroles que la acompañaban. Pero sobre todo por recuperar a las Sibilas. El Santo Entierro es más que una sucesión de cofradías. Es más que puro catecismo. Es todo alegoría, simbología y metáfora. Metáfora del originario fin de la Sangre de Cristo de acompañar reos y recoger cadáveres. Catecismo con la presencia de los estandartes de las doce tribus de Israel, y de Abraham, Isaac, Moisés, Aarón, David..... el pueblo hebreo, la samaritana. Y la simbología de los doce hachones que escoltan la Cama, cuyos portadores simbolizan a los Santos Padres del seno de Abraham. Y ahora, de nuevo, carga alegórica con la presencia de las sibilas, que personifican las profecías sobre el nacimiento de Cristo. Un esfuerzo más y a recuperar a los hermanos que representaban a las Virtudes Teologales, y las banderas de las partes del mundo que simbolizaban la redención de toda la humanidad por la Muerte del Hijo de Dios.



Un acierto también el recorrido, el que recordaba a la niñez recorriendo todo el Coso a partir de salir de la desaparecida calle Escuelas Pías. Tal vez se notaba que faltaban cofradía y hasta hermanos en el resto, pero no hubo más parones que otros años y se evitó la frialdad de la Plaza de los Sitios y el Paseo Independencia (del cual imagino habrá que irse olvidando). Y con el paso por la Plaza del Pilar desde mi posición pude ver a la Crucifixión, al Descendimiento, a la Piedad y a las Esclavas. Y luego, al cambiar la dirección, lo que los antiguos llamaban el cortejo del Entierro, con la Sábana, los hachones, el piquete del Ecce Homo, que por cierto no se tomó un respiro en toda la procesión, la Guardia Romana y el Paso de la Cama, acompañado de un grupo de tambores y cornetas de la Resurrección. Así, y la Corporación Municipal.

Llegada a San Cayetano, más pronto que otros años. Honores al Cristo que vamos a sepultar por los tambores de la Dolorosa, las matracas, las voces de mando de la Benemérita, el piquete de la Resurrección y punto y final con el Himno Nacional desde el órgano (esto sí que crea debate, sobre todo en cartas al Director y artículos pro laicos muy bien rebatidos el año anterior por Carlos Herrera).

viernes, 22 de abril de 2011

CARTAS COFRADES XXVI: Jueves Santo




Del mismo a los mismos.

Dicen el dicho popular aquello de “tres jueves hay en el año que relucen más que el sol…..” el de hoy es uno de ellos. Seguramente hay que pensar que reluce en lo que Santa Teresa llamaba “ templo interior”…… porque llevamos una racha………… También dijo una voz popular “al mal tiempo buena cara”, y si ayer miércoles, las consecuencias del mal tiempo, acabando en la Seo lo veía como un regalo, efectivamente este se confirmó. Por lo menos por la mañana. La tarde nos quitó momentos.



Comenzamos el día recogiendo a María, que nos acerca a El Salvador. Nunca mejor dicho, a la Seo, donde tuvo que cobijarse para pasar la noche. Acompañar a la Dolorosa hasta su casa de San Cayetano ha sido una de las procesiones más íntimas y bonitas de mi experiencia cofrade. Una verdadera procesión de silencio, en la que exclusivamente se oía el roce de nuestros pasos y hasta provocaba que un par de operarios de la recogida de basuras de nuestra ciudad pararan su faena y se retiraran con respeto la gorra. El desayuno de los del turno de vela de las 10 en el Picadillo tuvo que esperar pero mereció la pena. Emocionante también la llegada a San Cayetano con hermanos del Camino del Calvario y su estandarte que representaba a todos, esperando a la comitiva a las puertas. Como el año pasado pero a la inversa podemos decir que el Encuentro se realizó. Por lo menos para los cofrades en eso que la santa abulense llamaba “templo interior”.



A partir de ahí, vuelve la normalidad y celebramos una mañana de Jueves Santo como Dios manda. Guardias Romanas, turnos de velas, filas para entrar a venerar al Señor y cinco procesiones en la calle que nos anuncian que en Zaragoza es Semana Santa (¿por qué nunca un mención en el telediario de la 1?) Digo vuelta a la normalidad porque casi ya pasa a serlo el ver al Ecce Homo llegar a San Felipe por la mañana, a cuyos hermanos, matracas y artística imagen (la mejor de esta ciudad) le estaba esperando el estandarte de la Dolorosa en la puerta de la iglesia (esto sí que estaba más preparado que el improvisado encuentro que le contaba ayer por carta).

Elegante la Coronación, siempre fotogénica e invitando a la oración en la mañana del Jueves Santo, con uno de los pasos históricos de nuestra ciudad, superviviente al desplome de un garaje y al deseo de que siga siendo titular de esta cofradía aunque sea propiedad de la Sangre de Cristo, como veremos por la tarde con los pasos del Prendimiento y del Descendimiento.

Capuchas franciscanas en la Crucifixión. Me encanta que con su aporte se enriquezca nuestra Semana Santa, y sus palomas lleven al cielo nuestros mejores deseos. Sin olvidar su paso, el Calvario, mucho más histórico y no sólo por años, que el anteriormente nombrado de la Coronación. Y en los parches de sus bombos y tambores toda una exposición grafitera que nos recuerda el saludo franciscano “Paz y Bien”.

La Exaltación nos lleva por la ruta de las Cruces de la ciudad, y nos alecciona con el primer y único, hasta el momento, pero ya van tres años y no tiene réplica, programa de procesión. Todo un detalle poder leerlo y enterarte de cuál es la marcha del cementerio o ponerte de aviso que van a cantar la muerte no es el final, que o será la única ocasión en que la oiremos a lo largo del día. Procesión elegante, la única que no sale de una iglesia, será porque sale de un palacio. Eso si, la Banda de Botorrita iba más elegante años atrás de blanco y con corbata negra.

Y si a la Exaltación le acompaña la Benemérita, la Verónica es escoltada por la Policía Nacional. Camino de sus 20 años de existencia, la cofradía ha crecido en empaque en la calle y llega a una plaza de San Cayetano abarrotada de gentío y expectación esperando que no sea la última procesión del día. Por cierto, ambientazo también a las puertas y en el reducido espacio interior de Cayetano 3. Sus primeros días de vida están siendo un éxito.



Tarde de Jueves Santo. Tarde de Oficios parroquiales, de lavatorio de pies, de cuestaciones para el Refugio (toda ayuda es poca, lamentablemente). Tarde de decisiones. De duras decisiones. Y tal y como terminó transcurriendo la noche, que se terminó salvando, muy durísimas para los cofrades del Cristo Despojado, de la Oración en el Huerto, de la Eucarística y de la Llegada al Calvario.

Nos quedamos sin ver la salida de la joven cofradía de San Juan de los Panetes. Nos imaginamos lloros costaleros en el Perpetuo Socorro. Tampoco vimos el atrezzo de Jueves Santo que cambia a la Oración en el Huerto en relación al Martes Santo. Tampoco nos pudimos emocionar con la llegada de los de la llegada, con el retumbar de sus bombos (nadie suena tanto y tan fuerte como estos), y sobre todo la amenaza de lluvia nos privó de acoger para que se quede entre nosotros a la nueva imagen de la Virgen del Perdón.

Pero la noche no se quedó vacía. Quedaban ocho procesiones más Y muchas cosas que contar. Aunque sólo dos transcurrieron con la normalidad esperada, El Silencio y la Resurrección. También la Coronación, pero en su caso con los pasos cubiertos por plásticos. Además, El Silencio, que nos volvía a convocar en su arriesgada salida que hace contener la respiración si estas dentro de San Pablo, en tarde de restas se atrevió a sumar enriqueciendo la procesión con la inclusión de una joven Capilla Musical. Que se repita por favor.



El Prendimiento esperaba su paso a las puertas de Santo Tomás, dedicándole un toque de honor especial para la ocasión, y a partir de ahí continuar también su procesión con normalidad, pero con la decisión de no procesionar a la Virgen Dolorosa , que bajo su manto, salió al umbral de la iglesia escolapia para despedir a sus centenares y centenares de cofrades.

La ausencia de la Virgen Dolorosa condicionó el acto que hacen en San Cayetano, rindiendo honores al Sepulcro. Más todavía cuando al más puro estilo Hamilton, el Descendimiento realizó un adelantamiento imprevisto. El Descendimiento sale a la calle a la hora prevista y con la procesión al completo, pero decide acortar el recorrido ante la amenaza. Parece ser que ocupa en el orden de paso por San Cayetano el hueco que nos dejó la Oración en el Huerto, pero claro, el volumen no es el mismo. Tiene que parar en boxes en la calle Alfonso largo rato, esperando que terminen los de la Resurrección y provocan un parón imprevisto al Prendimiento.

Tras ellos pasa la Columna, impecable desde Santiago hasta el Pilar, haciendo resonar nuestros estómagos en la calle Dormer con el redoble de sus bombos y tambores , anunciándonos lo que nos ofrecerá en San Cayetano, a donde acudimos a celebrar el cumpleaños de la Piedad.



Debo de reconocer que en los últimos años le había sido infiel, posiblemente desde el cambio de hora que realizase la Columna hace varios lustros. A las 0 horas del Viernes Santo me movía por otras coordenadas. Pero hoy estaba en San Cayetano. Motivos había (siempre los hay de todas maneras.) La misma salida de siempre y la misma emoción de siempre. Me gusto. Siempre igual y siempre diferente. Un recuerdo emocionado a los mas de trescientos que nos dejaron al son del toque de “la Muerte no es el final” ejecutado por el piquete que sonó como nunca. Las imágenes salen bajo plásticos, pero la Piedad se lo quiere quitar, especialmente cuando desde el balcón del colegio Notarial le dedican unos toques de trompetas. Me costó encontrar su procedencia, me costaba creer que fuera el piquete (perdón por mi incredulidad).

Tras la solemnidad de siempre de la salida, el recorrido se ataja por Espoz y Mina y así nos acerca más rápidamente al Boterón, donde el Pipo nos canta sus saetas y en una de ellas pide que le respeta la salud, que quiere volver a estar con su Virgen de la Piedad un año más.



Llega la Columna. Ha cambiado la imagen en la Plaza del Pilar. Aparecen los plásticos que han colocado en el refugio de los soportales de la Plaza al refugiarse de las primeras gotas. Nos vuelve a conmover ver la plaza completamente roja en un redoble de despedida que este año es más despedida que nunca para conocidos cofrades de la Columna.



Y a pesar de todo prácticamente se salvó el Jueves Santo, y anda que no ha dejado cosas para recordar.. Mañana será otro día.


jueves, 21 de abril de 2011

CARTAS COFRADES XXIV: Miércoles Santo.

Del mismo a los mismos.






Se me da mal escribir sobre el Miércoles Santo. Acabo de volver de la procesión y como siempre va a costar dormir. Este año más. Mañana hay que madrugar, y no precisamente para que a las 9 nos juntamos en el Picadillo a desayunar los de la primera guardia de vela. Hay que volver junto a la Virgen Dolorosa que tuvimos que dejar anoche en la Seo. La Soledad de la Madre tras recorrer media vía dolorosa. Nunca había pensado que iba a entrar en la Seo con mi cofradía. Lo que la lluvia impidió hace dos años con la Soledad, nos lo ha devuelto este año por sorpresa.



Se me da mal escribir sobre el Miércoles Santo porque está condicionado por mis ojos tras los agujeros de un tercerol negro. No solo limita mi campo visual sino la acción de mis movimientos. Y hablar de mis sentimientos queda muy ñoño. Me los reservo para mí. En principio iba a ser una Procesión especial, entre otras cosas porque (hay otras) nunca había estado tanto tiempo ausente de un Encuentro (faltar solo un año por la lluvia se convierten en dos años de ausencia. Ahora se van a convertir en tres). Por cierto, espero que le haya gustado los nuevos cortes que le he mandado del documental de Coyne. ¿Qué diferente la salida de la Dolorosa a como acontece ahora verdad? Lo que iba a ser una procesión especial , porque pensábamos haber estado en la intimidad de la noche con los “raros” que anteponen la procesión al único tema de los telediarios (cosas del futbol, lo más importante de lo menos importante), luego se quedó en un segundo plano, o en un tercero, o en cuarto.



Pero aún sin moverme de mi posición,pensaba que iba a ser noche de encuentros, pudiendo presenciar a Jesús Camino del Calvario bien escoltado por la Guardia Romana, además de por sus tambores cincuentenarios. Y también al EcceHomo. Lo del Encuentro con la cofradía del Arrabal y el intercambio de toques de respeto y salutación proviene de una improvisación de los años 90, surgió sin tenerlo tan preparado como ahora y la verdad es que resulta uno de los momentos más bonitos de nuestros desfiles. Yo lo agradezco porque una de las penas que tengo es no poder recorrer las viejas calles del Arrabal, que por cierto alguno de sus vecinos no es que estuviera ayer de lo más respetuoso. Fijese, unos se van a Sevilla a ver procesiones y yo” no puedo cruzar el Ebro porque me lo impide la arboleda”. Luesma ¿Sigues sin ir a Sevilla?, mira a mi me pasa lo mismo (de momento, porque nunca se puede decir que de este agua no beberé). Nada de esto fue posible. Una vez más la lluvia se convierte en el peor enemigo de la religiosidad popular.









Una cortina de agua imprevista (no está mal que la madre naturaleza no se sujete a predicciones, pero a veces podía ser más formal) hizo que el Calvario encontrara escapatoria en la calle Manifestación, que el Ecce Homo no “pudiera pasar el Ebro” y a la altura de la arboleda se volviera para Altabás, y que la Dolorosa, al compás de la lenta cortada y la sevillana de la calle Dormer, comenzara a cubrir a su Virgen con unos impermeables mientras gestionaba su entrada en la Seo. No hay mal que por bien no venga. Fue el marco incomparable para la predicación del V, VI y VII Dolor y terminar con el canto de la Salve en el Altar Mayor, con el retablo gótico más impresionante de España como fondo y con la convocatoria de procesión para las 8,30 de la mañana del Jueves Santo. Los más jóvenes lloraban. Otro año más. A los que llevamos más procesiones por detrás de las que nos quedan por delante, nos pareció un regalo.



Y Del mismo modo que no cruzo el Ebro, entenderán mis amigos de la Crucifixión, de la Llegada, de la Humildad o de la Humillación (aunque a estos, por cercanía, oigo sus tambores en la lejanía) que no pueda contar nada de ellos, ni siquiera recomendárselos. Otros se lo contarán, hoy en día más con esto de las nuevas tecnologías.



¿Qué pasará el Jueves Santo? ¿Y el Viernes? Uffffffff. Pinta mal.

miércoles, 20 de abril de 2011

Miércoles Santo en el recuerdo: Semana Santa de 1957.




Preparación del Cristo de la Cama .




Escasos segundos los que nos muestran la colocación del Cristo de la Hermandad de la Sangre de Cristo en el Monumento de Santa Isabel y su preparación sobre la artística Cama realizada a mediados del Siglo XIX por el escultor Antonio José Palao , con la colaboración de Manuel Albareda Cantavilla. Es competencia del hermano Limosnero de la Hermandad ocultar el cuerpo del Cristo bajo las sábanas y la colcha obra bordada por Vicente Cormano. Cualquier hermano que lo desee puede asistir a este acto, que posiblemente se realizase a primera hora de la tarde. Tan solo los protagonistas del momento modifican una escena que podemos presenciar en la actualidad.



Salida de la procesión del Encuentro

En cambio, en el comienzo de la procesión del Encuentro si que vemos cambios significativos con la actualidad, y no solo por la lámpara que ilumina las naves de la iglesia.



La procesión se inició a las 20 horas y discurriría por la calle Manifestación, Alfonso, Coso, Paseo Independencia, Requeté Aragonés (hoy cinco de Marzo), Gómez Ulla a la Iglesia de Santiago, en cuyo interior se realizaría el acto del Encuentro con la cofradía de Jesús Camino del Calvario . Esta cofradía inició su procesión en la iglesia de San Gil a las 20 horas para recorrer Don Jaime, plaza España, Independencia, Requeté Aragonés (Cinco de Marzo), Gómez de Ulla y así acceder a la iglesia de Santiago. Según la crónica de El Noticiero del Jueves Santo, el acto estuvo “muy concurrido de fieles y resultó solemne y devoto”. El orador sagrado del Encuentro fue el R.P.D. Luis Heras.





Vemos al guión encabezar la procesión, portado por don José Hernando Redrado, custodiado por los faroles, procesionados por don Andrés Jiménez Nicolás y por don Vicente Castiella Santamaría. Tras ellos la cruz In Memorian (desde 1987 son dos), transportada por don Darío Soler Pina, escoltada por los flameros (desde 1987 hay dos más), portados por don Vicente Gracia Fernández y don José Gracia Fernández. Y ya no había más atributos. Por eso los que sobre todo vemos son filas de vela. Cada hermano tenía asignado su puesto, según lista publicada en el programa, la cual nos señala que a cada lado debían acudir 63 hermanos. Señalar que el estandarte fue diseñado también por don Regino Borobio y elaborado en la Casa Burillo de Valencia (a la vez que el manto) y que el resto de atributos fueron confeccionados también en Talleres Quintana , siendo los mismos que se procesionan en la actualidad, más los faroles de los Siete Dolores que no aparecerían hasta 1963.



Las normas les señalaban que debían mantener una separación de metro y medio con el de delante, que no debían realizar paradas o marchas voluntarias y siempre debían observar lo que hiciera la carroza o el estandarte. Les decía el programa que “la procesión formada debe de ser un rectángulo iniciado por el estandarte y faroles y cerrado por la presidencia”. Presidencia que, según la prensa local estaba conformada por el Director Espiritual don Santiago Castillo, por el Hermano Decano Don Calixto Martinez y por el Teniente de Alcalde don Quintín Moncholes. Todos acompañados por la Banda de Tambores y Cornetas de la Academia General Militar. Sería el último año que una banda acompañara a la Dolorosa, pues al año siguiente desfilaría por vez primera su sección de tambores, bajo la dirección de lo que posteriormente sería toda una institución en la Semana Santa zaragozana, don Eduardo Morata Rodriguez .



Y si hay algo que choca a lo largo de toda la película es ver como muchos de los cofrades esperan a salir a la calle para cubrirse con el tercerol.

CARTAS COFRADES XXIII: Martes Santo



Del mismo a los mismos.



El Domingo vamos de estreno, del Lunes le dije que es un día apacible, de ir de procesión con tranquilidad. Pues el Martes es un día especial. Tampoco se decirle porqué. Igual solo es por ponerle un calificativo colorido para que quede bien en la carta y seguir “vendiendo” Semana Santa en Zaragoza. Pero no; lo siento así. Sale la Piedad y el Descendimiento. La Verónica nos convoca a momentos muy íntimos en el noviciado de las Anas, y la Eucarístia a un viacrucis de luces y sonidos diferentes. Y de la Oración en el Huerto y de la Crucifixión solo puedo decir (y eso es mucho) que eran las únicas procesiones que de niño existían para mis padres un Martes Santo.



Las iglesias por la mañana siguen en pleno ajetreo. Hay que montar peanas en el Refugio, en el Perpetuo Socorro y en Jesús y Maestro. Y hay que montar pasos en el Colegio de los Jesuitas, en el Carmen y en el Portillo. Como lo estará haciendo con más calma en Santiago, San Pablo, San Felipe, San Juan de los Panetes o Altabás. San Cayetano sigue a su marcha. Ya no solo prepara procesiones, también las recibe para acicalarlas y ponerlas de nuevo en orden de salida.



Al Portillo te acercas con expectación. ¿Qué túnica vestirá hoy el Cristo?, ¿Cómo resultarán las novedades en el paso de la Virgen de la Confortación? El Cristo viste de blanco y oro y las novedades del paso apuntan bien, y a que todavía quedan muchos años de novedades. La Virgen perfectamente vestida, dicen que con arreglos de un vestidor sevillano y con antiguas joyas cedidas para la ocasión.

En el Refugio ya sabes lo que te espera. Gentío y expectación. Con las abuelas, las madres, mujeres, hermanas, hijas y novias de cofrades se llena la calle, como decía su Hermano Mayor en una entrevista, pero encima somos muchos más los amigos y devotos de la Piedad que nos acercamos al sobrio y emotivo acto de entronizar el Cristo del Refugio sobre la sencilla y veterana de las veteranas peana. Este año con Enós Navarro en el recuerdo.

A escasos metros tenemos la Parroquia del Carmen. La más original de las salidas procesionales nos la ofrece la Cofradía de Jesús abrazado a la Cruz. Y allí estamos para comprobarlo. Créetelo. Nos lo tomamos todos con tanta parsimonia que lo que unos años atrás no era posible si no tenías el “giratiempos” de Hermione Granger, ahora, con ganas y un poco de prisa puedes estar a las 20, 30 en el Refugio, a las 21,15 en el Portillo y a las 21,40 en el Carmen y llevarte una impresión de casi todo. Lástima que el Perpetuo Socorro pille fuera de estas coordenadas. Otros lo contarán. Al año que viene me apunto en primera fila, entre otras cosas porque es una cofradía que cada año te sorprende con una novedad, este año estrenan una nueva cruz de madera con remates de orfebrería, y ha plateado diferentes faroles que ya presenciaremos el Jueves.

Habrá otras, y más originales sin duda, pero si la más tópica de las fotos de ayer era el paso de Jesús camino del Calvario por el arco de San Ildefonso, la de hoy es la del transcurrir por el puente de Piedra de la Crucifixión. Otra carrera y llegas. Y a partir del puente, dejando a la Crucifixión en su acto del Pilar, este año menos frio porque acompañaba el tiempo, vamos hacia San Cayetano a esperar como se van acercando el resto de procesiones.

La Piedad es la primera en entrar, sin prisa pero sin pausa, y con una manera de tocar la corneta inconfundible sello de la Piedad. Llega la Crucifixión pero para la Oración en el Huerto hay que esperar bastante más. Le ha costado dos horas desde el Portillo a la esquina de Alfonso donde ha sido acogido por una petalada. Muy bonita la marcha con la que entran en la plaza y despiden a sus imágenes. Así hacen más corta la espera al Descendimiento, la primera damnificada de la nueva era del tranvía. Fue la única que sufrió las obras el año pasado y la única que ha tenido que alterar su procesión de las Lágrimas este año. Ya veremos que nos ocurre a la totalidad a partir del año que viene. Con el tranvía antiguo se pudo convivir con 17 líneas en activo. Por fin llega, bien entrada la primera hora del Miércoles Santo, con su guión restaurado y esa enorme sección de tambores envidia sana de muchos, como queda justificado con la ejecución de una gran marcha final.



P.D.: Ya hemos salvado cuatro días de procesiones. El tiempo nos respeta, pero cuantas dudas empieza a generar el tiempo sobre todo de cara al Santo Entierro. Por cierto. Le cuelgo en mi blog dos nuevos cortes del documental de Coyne que corresponden al Miércoles Santo de 1957. Uno sobre la preparación de la Cama del Señor y el otro sobre la salida de la Dolorosa. Mañana se lo cuento.

martes, 19 de abril de 2011

CARTAS COFRADES XXII: Lunes Santo.




Estimado don Luis. El lunes Santo es un día muy apacible y tranquilo. Para alguien mayor y con su manera de entender el seguimiento de la procesión, con tranquilidad, con contenido y sin grandes alborozos es la noche más recomendable. Y hay con las energías casi intactas y los pies que no reclaman.



Habrá visto el documental de 1957 donde muestra el proceso de montaje de la Dolorosa de cara a la procesión. Eso es lo que hicieron ayer por la mañana muchas de las cofradías, que coinvertirían San Miguel, Santa Engracia, Santa Gema o San Cayetano entre otras en un trajín de trapos de limpieza, pilas, baterías y flores. Del documental poca diferencia de lo que se vive medio siglo después, salvo la presencia de personal femenino y juvenil. Así pasamos toda la mañana. Trabajando en Hermandad y convirtiendo San Cayetano en tu casa.



Pero volvamos a lo que a usted le gusta, las procesiones. ¿Por qué decía lo anterior?, porque quitando la procesión de la Exaltación por el barrio de Casablanca con su imagen titular alzada sobre una peana (ya no tenemos Vespa de juventud, le esperaremos el Jueves) y el viacrucis que se celebra en el barrio de San José, Siete Palabras, Nazareno y Camino del Calvario nos convocan a la proximidad. Entre pocas calles y en cortos espacios de tiempo puedes seguir las procesiones de tres grandes de nuestras cofradías, de las que llenan las fotografías de verde, de morado y de granate. Y de las de grandes convocatorias. Solo había que ver cómo estaban las inmediaciones de San Gil de San Miguel o de Santa Engracia y todos los recorridos posteriores, como la gente intentaba hacerse hueco en las estrechas calles de Reconquista o Heroísmo, acompañando al Nazareno, o como nos hubiera gustado colarnos de haber podido por Mendez Nuñez o Santa Cruz. Más fácil resultó sentirse rodeado en el Monumento a los Mártires de la Plaza España por la sección de tambores del Calvario desdoblada acompañando a cada uno de sus dos pasos en una trayectoria convergente, algo que solo pueden hacer 4 ó 5 cofradías.

Y es noche de viacrucis y de tres caídas. De estaciones, paradas, de reflexiones. También de importantes momentos como la predicación de las Tres Caídas en la imponente y aragonesa fachada de Santiago, con la presencia respetuosa de la Columna y tras el paso fotográfico del arco de San Ildefonso. O la Estación conjunta de la Esclavitud con las Siete Palabras en la Plaza de España. Hay quien lo ve como un Encuentro, como lo que entendemos como un Encuentro, y claro, les chirría un Cautivo y un Crucificado. Es más que eso, es más que el encuentro de dos imágenes. Es una reunión de cofrades, de fe en torno a una estación, al rezo de la oración, y como tal hay que verlo y sentirlo, como lo demostró la multitud allí congregada en una noche estupenda. Convocados además por alguien en común para ambas cofradías, pues el Consiliario de las Siete Palabras es el párroco de San Miguel.



Despedimos al Nazareno con en San Cayetano con un emotivo toque final al son de sus cornetas. A las Siete Palabras con una sobria y emocionante marcha final que desliza a su Cristo de la Quinta Palabra hacia el refugio de su Iglesia. Y que decir del final de Cristo con la Cruz a cuestas, 50 Semana Santas despedido al son de sus tambores.

lunes, 18 de abril de 2011

Hoy es Lunes Santo. Y se hace lo mismo que hace más de 50 años

Limpieza del manto y corona de la Virgen de los Dolores en Almacenes Gómez y Sancho. C/Manifestación.




En la película rodada por Manuel Coyne vemos al manto de la Dolorosa de la Hermandad de San Joaquín desplegado en los mostradores de los desaparecidos almacenes Gómez y Sancho, y sobre él al Mayordomo Primero Don Ignacio Moreno Bregante (el señor de bigote), con sus colaboradores, ejerciendo las funciones propias de su cargo

Este manto fue confeccionado por la Fábrica de Ornamentos de Iglesia Burillo, al igual que el estandarte que veremos en siguientes escenas, y estrenado en la Semana Santa de 1940 .

Al año de su estreno, y de cara a una nueva Semana Santa, el 12 de marzo de 1941, el Decano don Esteban Ducay escribe a Valencia, a don Luis Burillo, preocupado por como puede encontrarse el manto tras pasar un año enrollado.

Don Luis le responde el 18 de marzo diciendo que ni siquiera la plata del bordado se habrá empañado, pero que si esto sucediera "lo mejor que hay es frotar ligeramente el bordado con miga de pan caliente (pan blanco, desde luego) y luego cepillar con cepillo suave todo el manto, incluso el bordado. Como la plata es fina, quedará completamente nuevo, pero repetimos que creemos no habrá necesidad".

Al recibir esta misiva, el 20 de marzo es contestada por don Esteban Ducay, agradeciendo las instrucciones pues desgraciadamente tuvieron que ser puestas en práctica al descubrirse zonas amarillas en algunas partes del bordado del manto y en las letras del estandarte.

El señor Burillo le responde que "Para ello no tiene más que frotar suavemente con plan blanco impregnado en polvos de bicarbonato (......) luego se golpea por detrás la prenda para que suelte todo el polvillo que haya quedado entre el hilo del bordado y el pelo del terciopelo, y por último se cepilla con cepillo suave todo él"

A continuación podemos ver como se procede a la limpieza del aurea que portará la Virgen Dolorosa durante las procesiones. Esta corona, realizada por la firma de orfebrería de don Miguel Faci en 1946 en la actualidad se sigue guardando en el mismo maletín .

Limpieza y montaje de la carroza y acto de vestir a la Virgen y subida a la carroza.

Exceptuando algunos detalles, la patina del tiempo y la estética de los personajes, el desarrollo de estas secuencias perfectamente podrían haber sido filmadas en la actualidad. Tareas, gestos, posturas..... que se repiten año tras año en los días previos al Miércoles Santo en la nave derecha de San Cayetano: La manera de agarrar los faroles y las posturas adoptadas para colocarlos en su sitio, las resistencias que ofrece el embellecedor donde se asienta, las dificultades que presenta la subida de la imagen sobre la carroza y el modo como se hace, y los problemas que año tras año muestran la colocación del manto sobre la pollera o la corona , labor en la que vemos esforzarse a don Antonio Navarro Martínez, como treinta años después veríamos a su hijo en las mismas faenas,........y la mantilla, y las blondas que enmarcan la cara, ..... corregir el gesto de las manos o la colocación de los adornos y broches de la Virgen.



Y las ruedas de madera serían sustituidas por neumáticos en 1960.



Los faroles y demás atributos ya no se guardan en los cajones de madera que se aprecia en la secuencia. Estos cajones dejaron de usarse en 1992 . Por último decir que la mayor parte de los operarios que se ven trabajando en las faenas de montaje y limpieza junto al Mayordomo recibían una propina por esa labor. Entre ellos se reconoce a don Juan Aznar, el carpintero al que recurría esta y otras Hermandades para continuos trabajos. Desde 1982 esta labor la realizan cofrades voluntarios

CARTAS COFRADES XXI: Domingo de Ramos, el que no estrena……



Como me gusta el Domingo de Ramos. Será porque estrenamos Semana Santa, por lo que siempre tendremos manos en estos tiempos que no hay que esperar a fiesta tan señalada para estrenar algo.



Será porque sale la Entrada y vemos la procesión de las Palmas, la de la niñez de todos, la más alegre. Alguno dirá, hombre…. más alegre es la de la Humildad. Pues si…., pero en esta Cristo va prendido, y por la mañana entra triunfante en Jerusalén. Le envío una foto, no es muy buena, no tengo cámara para hacer buenas fotos, pero en ella el Ángel Custodio ofrece a Cristo nuestra ciudad para que sea bendecida. Ojala la bendición nos dure toda la semana y podamos disfrutar de un clima como el de hoy.

La Entrada se recrea. Sabe que no hay prisa. Para que llegar a las tres pudiendo hacerlo a las tres y media. Para que vamos a cumplir horarios si nadie nos encorre, y que la ciudad sale a vernos pasar con las palmas en la mano llenas de caramelos. Y sin lentas ni piquetes ni peanas. Pero a nuestro ritmo, al de sus carracas y al de las marchas de sus tambores, algunas de ellas de las mejores que podemos oír a lo largo de la semana. Y para terminar una marcha calandina final a un ritmo endiablado, aunque todos deberíamos recordar que la procesión no se acaba cuando termina la marcha, sino cuando se cierran las puertas. Si no hemos tenido prisa durante el recorrido, tampoco hay que tenerla por cortar la marcha final.



Un pequeño descanso y a disfrutar de la tarde, que en los últimos años se ha convertido en un pequeño anticipo de lo que nos espera el Jueves Santo. Hay que tirar de las guías de las asociaciones , la de Terceroles (muy chula la portada por cierto) y la de el Estudio de la Semana Santa para coordinar rutas y horarios.



Hay que coger sitio en la calle Palomar con tiempo si quieres tener buen sitio y no perder la salida de la Humildad. Con dos horas de antelación ya había personal. Tiempo suficiente para conocer el nuevo repostero que colocaron en una de las ventanas enrejadas del convento de clausura. Entrañable la estampa de las hermanas tras la celosía también esperando la procesión. Había más novedades en la comitiva, como la saya en blanco y oro de Jesús de la Humildad (que escondieron el día del retranqueo), al que acompañaba una nueva banda de cornetas y tambores contratada en Palencia. ¿Y la banda de CC y TT de Jesús de la Humildad?, preguntábamos los menos “enteraos”. Tras el palio, como no, la banda de Villanueva, que como marcha estrella de este año llevaban “Reina de Triana”, que repitieron y repitieron en los momentos más intensos de la tarde-noche. Me ha gustado que este año se lo hayan tomado con más calmas. Tienen gente y experiencia suficiente bajo el costal para no correr y permitir que los cofrades que nos toca acera esta noche podamos recorrer las calles sin perdernos nada, como los honores recíprocos con la Piedad en San Nicolás o la entrada en la Catedral y los que nos ofrecen el resto de cofradías ya en la calle.

Una pena que la Humillación haya pasado de refilón, sin entrar por la plaza de la Seo. Motivos habrá, sin duda, pero la estampa de la cofradía de San Felipe, abriéndose paso entre la multitud, rendir pleitesía mutua con la Humildad, para enfilar el viejo barrio de la Seo, en una noche que empezaba a apuntar apagando la luz, hubiera sido uno de los momentos de la tarde.

Pero a estas horas, los Nazarenos están en la calle. Hay que acompañar a la procesión con más historia en estos momentos tras la del Santo Entierro, que también van de estreno. Y es que señores, ya son “reales “, y por eso han añadido la corona a su escudo que podemos ver ya en el nuevo repostero y en el cetro del Hermano Mayor. Y Jesús sigue estrenando túnicas. Se pone guapo en la Magdalena y también en San Miguel.

Ahora nos da tiempo de correr hasta Santiago. Son las 21,30 y la Columna es la primera puntual de este día. Me gusta esta intima procesión, con esos farolillos alumbrando el camino a una sencilla parihuela que transporta su imagen fundacional desde lejanas tierras extramuros. Al entrar por la puerta del Carmen ya están en su territorio natural, a pesar de la frialdad de la avenida Cesaraugusto. San Pablo pilla cerca. Llegamos al final del Viacrucis del Silencio.

Ya son las diez. El Prendimiento tiene permiso para entrar en el Paseo. La intrusa Feria del Libro a ha cerrado y las furgonetas han evacuado la calzada. Los Escolapios pueden ya desplegar todo su potencial a lo ancho de Independencia. Posiblemente por última vez. Obras y tranvías no creo que se lo vuelvan a permitir. Y como es Domingo de Ramos, la Madre también va de estreno y el paso de la Dolorosa recupera su palio primigenio que la mayoría no hemos conocido. La de veces pues que he metido la pata al escribir que la Virgen de las Lágrimas introdujo una aproximación al invento sevillano en nuestra ciudad.

Volvemos a ver pasar a los Nazarenos, a la Humillación, para retornar y recorrer con tranquilidad pero con emoción las últimas chicotás de la Virgen del Dulce Nombre (con Saeta y de nuevo con Reina de Triana repetida dos veces). Himno Nacional y despedida un año más. Mientras retornas a casa los tambores aún siguen tocando. Mañana más.



P.D. Me hubiera encantado poder escribir algo de la Coronación y de la Llegada, pero las distancias aumentan con la edad y las obligaciones familiares.

domingo, 17 de abril de 2011

Procesión de la Entrada de Jesús en Jerusalén. Semana Santa de Zaragoza. Domingo de Ramos de 1957

Los siguientes 100 segundos rodados por Manuel Coyne el Domingo de Ramos de 1957 reflejan el discurrir de la Cofradía de la Entrada de Jesús en Jerusalén a su paso por la Plaza de España y el Coso. Esta procesión se había iniciado a las doce del mediodía en la Catedral de la Seo, una vez terminados los oficios y la bendición de las palmas (procesión alrededor de la plaza) por parte del Arzobispo don Casimiro Morcillo.




Y a la cabeza de la procesión, tras lo que intuimos que es la Sección de la Guardia Municipal de Caballería, el que fuera guión procesional hasta la Semana Santa de 2003 en la que se estrenó uno nuevo . Este que vemos en la película, (que varias generaciones conservamos en la retina), fue diseñado por los Hermanos Albareda y confeccionado por la Casa Aranda en 1940 .



Tras el estandarte nos sorprenderá la presencia de un nutrido grupo de niños y adultos que, sin vestir hábito alguno, participan de la procesión portando palmas y ramos de olivo, dando ambiente festivo y participativo al desfile más popular de los que se celebran en esta ciudad. No es más que la respuesta a los llamamientos que se hacían a la ciudadanía, como los que aparecían en la prensa local: "Se exhorta a las familias zaragozanas a enviar a sus hijos a acompañar el paso con las palmas, tomando parte en la procesión como es deseo del prelado"



A continuación veremos a la banda de cornetas y tambores de la Cruzada Eucarística con su traje de inspiración medieval. La Cruzada Eucarística era la sección infantil del

Apostolado de la Oración (erigida canónicamente en el Colegio del Salvador en 1890). En 1934 se funda en el Colegio la Cruzada, que formará la Banda de Cornetas y Tambores en 1945. Desde entonces se hicieron imprescindibles en todos los eventos del Colegio de los Jesuitas (recordemos que de 1879 a 1970 estuvo en lo que hoy es Plaza Paraiso-Paseo Constitución) y en diversas procesiones de la ciudad (Rosario de Cristal, el Carmen, Santo Entierro...) .



En la película los vemos el Domingo de Ramos, pero su primera participación en la Semana Santa fue acompañando en el Santo entierro de 1946 a la recién creada Cofradía de la Institución de la Sagrada Eucaristía.

(PRADAS IBAÑEZ, 2000).



Adoquines en vez de asfalto en la calzada y surcada por esas vías de tranvía que en el futuro volverán a estar .



Vemos llegar al Pueblo Hebreo y que, junto a la Samaritana, tenemos noticias de su existencia delante del paso de la Entrada desde 1860 (GARCÍA DE PASO, 1981).



Pero lo que más nos debe de llamar la atención de estas imágenes es que todos los hermanos portan el tradicional tercerol aragonés , pues así diseñaron este uniforme los hermanos Albareda en 1939. Tendríamos que esperar a 1964 para contemplar una imagen de un cofrade de la Entrada de Jesús en Jerusalén con capirote. ¿Los motivos?, pueden servir los mismos que dieran dos años antes, en 1962, la cofradía de la Sagrada Eucaristía: "En orden de contribuir más a la uniformidad de nuestro atuendo exterior al hábito de la mayor parte de las cofradías penitenciales" .



Las palmas de los cofrades(filas interminables como es habitual) escoltarán el paso de la popular "borrica". Sólo palmas y sólo hombres, ya que mujeres con hábito no aparecerán hasta 1969, como las matracas, y los tambores hasta 1965. Este paso también es obra de los Albareda, y salvo ligeras modificaciones y reformas en las últimas décadas, su estampa es la que todos conservamos en la memoria . Observando nos puede llamar la atención que el niño que corre delante de la burra porta una de esas palmas entrelazadas tan habituales entre la chiquillería, o que Jesús ciñe aura en vez de las potencias de plata actuales. Para esto habría que esperar a 1970.



Tras el paso, la presidencia, conformada por el consiliario de la Cofradía, don Vicente Tena, vicario general del Arzobispado, acompañado del concejal don Luis Ariño, del Hermano Mayor don José Laborda y del Hermano Mayor Honorario don Gabriel Oliva. Una banda de música acompaña al cierre de la comitiva.



Vemos irse la procesión por el Coso Alto, hacia la Audiencia para dirigirse a la Iglesia de Santiago, de donde partiría de nuevo la procesión a las ocho de la tarde para dirigirse en viacrucis a San Cayetano terminando con el canto de un miserere.

sábado, 16 de abril de 2011

CARTAS COFRADES XX: Sábado de Pasión




Podría ser el titular del MARCA de hoy pero no, es el nombre del día que nos marca el calendario litúrgico. Y el calendario cofrade lo que nos dice es que es el Día del Pregón.

Mañana de madrugones, hay que ir a por los pasos. San Cayetano los espera. Siempre Domingo en el recuerdo, silbato en ristre parando el tráfico en San Vicente de Paul. Y es que como dice Sergio Navarro, la pluma de la Semana Santa, “Hoy empieza todo”, aunque llevemos muchas días diciéndolo.

Mañana de almuerzos cofrades, en un bar hemos coincidido tres cuadrillas después de realizar las tareas pertinentes. La nuestra la verdad que no había hecho nada, pero este almuerzo es reminiscencia, resquicio del que había después de trasladar el paso, cosa que ahora no hacemos hasta el lunes. Pero las costumbres, las buenas costumbres no hay que perderlas. Eso sí, con las pilas cargadas luego había faena en San Cayetano, como la tenía la Entrada, el Descendimiento, las Siete Palabras y la Sangre de Cristo.



Y encima tenemos ya hasta nuestra sala de exposición cofrade, iniciativa de apellidos muy cofrades (pero que muy cofrades) de esta ciudad. Larga vida a San Cayetano 3. Esperemos que nos convoquéis muchas veces (aunque no haya vino y jamón como el jueves).



Y por la tarde el Pregón. Es curioso lo del pregón. Sin olor a incienso ni flores, sin imágenes que nos provoquen sentimientos cristianos, pero con mucho color y con todos los sonidos. Y muchas ganas de recorrer aceras, de reencontrarnos con gente, de saludar amigos. Y el caso es que es todos los años igual, que ya nos lo sabemos, a excepción de lo que vaya a contar el pregonero, hoy el profesor Armillas, que nos evocará hoy Semana Santa de hace 200 años en plena ocupación francesa. Y algo tiene el pregón cuando hay cofrades que son del pregón (o del piquete), es más, que echan más horas preparando este que preparando los desfiles de su cofradía. Yo conozco un cofrade que esta tarde habrá salido en el pregón el doble de veces que lo ha hecho en su actual cofradía. Algo tendrá el agua cuando la bendicen.



Y si quieres cambiar de registro porque este ya te lo sabes, siempre te queda el retranqueo de la Humildad en Santa Mónica.

viernes, 15 de abril de 2011

CARTAS COFRADES XIX: VIERNES DE DOLORES.


Querido don Luis.
Hoy si que podemos decir que se abren las puertas de Semana Santa. Se abrirán las puertas de San Cayetano y ya no se cerrara a los cofrades que tendrán ahí su casa hasta la Pascua de Resurrección. Es un día especial este Viernes de Dolores. Muchas secciones de instrumentos tendrán su último ensayo, los que participen mañana en el pregón habrán sacado su hábito del armario, tambores y cornetas lucirán ya sus galas, y para las cofradías con advocación Dolorosa sus actos tiene carácter de Fiesta Principal.

Yo como siempre le invito a la Eucaristía de la Dolorosa, un acto entrañable y muy emocionante para sus cofrades, especialmente para los de nuevo ingreso y para los que han perdido algún familiar. También para todos los demás porque siempre es un momento de recuerdos y evocaciones de semana santas pasadas y de los que ya no están entre nosotros. Además antes de la misa está el vía crucis de la Sangre de Cristo, y ya sabe lo que opino de él: “Semana Santa zaragozana en estado puro. Sin boatos ni artificios”.

Hablando de boato. Ya que no viene, y para que vea que nuestra Semana Santa lo tiene, y tiene solera y ya existía en blanco y negro antes de la difusión de la era digital y de las redes sociales, le mando un documental sobre la celebración del Viernes de Dolores de 1957. Le explico por encima lo que va a ver en esta película rodada por Manuel Coiné, comparándolo con lo que es en la actualidad. Espero no meterle un rollo. Si se lo estoy metiendo deje de leer y vea usted mismo las imágenes.

Los Hermanos eran convocados a las 8 horas 30 minutos de la mañana. Ahora es doce horas más tarde porque los cambios sociales ya no priman por la misa diaria ni por ir a trabajar tras recibir la comunión. El cambio de hora se produjo en 1982 y buscaba facilitar una mayor asistencia al acto.

El sacerdote que vemos oficiar era el M.I.Sr. don Santiago Castillo Hernández, director espiritual de la Hermandad entre 1948 y 1967. Y aunque no queda plasmado en la película señalar que tomaron parte de la fiesta la Capilla de Música del Maestro Salvat. Ahora la Hermandad tiene Coral propia, y la verdad es que lo hacen bastante bien. Durante los últimos lustros hemos contado con el Orfeón Aragonés, pero antes hemos llegado a disfrutar con corales tan prestigiosas en esta ciudad como Amici Musicae o la Polifónica Miguel Fleta.

Lo que si que vemos cambiado con el paso de los años es el gran altar en el que se coloca la imagen de la Virgen entre candelabros y flores, las barandillas del presbiterio, la existencia todavía de los púlpitos sobre la nave principal (se quitaron en 1966) y la realización de la litúrgica anterior al Concilio Vaticano II.

Por cierto, ese día la imagen de la Virgen estrenaba la corona de espinas de plata que porta en su mano derecha, diseñada por Calero y donada por la señorita García Sanz en el día que se cumplía un año del fallecimiento de su padre, el anterior Hermano Decano don Moisés García Lacruz

El acto termina con la consagración de los nuevos Hermanos y de aquellos que por diversas causas no la hubieran recibido. Y vemos como se les impone las medallas bendecidas a todos ...., varones todos pues aún las mujeres no podían vestir el hábito. Los Hermanos, de rodillas, de cara al altar, el Director Espiritual entre el Presidente de la Hermandad don Rafael Gómez Arroyo y el Secretario, don Mario Guindín Sanjuán, vueltos de cara a los fieles, escuchan las palabras del sacerdote:

“ ¿Prometéis de todo corazón, llevar una vida cristiana guardando las Leyes de Dios y de la Iglesia, para venerar los sufrimientos de Jesús en su Pasión y Muerte y los Dolores de su Santísima Madre, Hija de San Joaquín, cuando los padeció al pie de la Cruz, y estáis animados a perseverar en su servicio hasta la muerte?”

Los Hermanos contestan en alta voz:

“Con la gracia de Dios, lo prometemos”.

El director Espiritual, dice:

“Y yo, en nombre del Señor, recibo vuestros votos y los presento a la Virgen Santísima y al gloriosos San Joaquín, como señal de vuestra fe, y a la vez prenda y garantía de su amorosa protección”..

Los Hermanos se pondrían de pie para entonar la Salve popular y retirarse a la Sala Capitular.

Luego viene el Reparto de limosnas y entrega de carnets en la Sala Capitular.
Vemos como se entregan siete limosnas de mil pesetas cada una a siete madres necesitadas, representando los siete Dolores de la Virgen, presentadas por las Conferencias de San Vicente de Paul. Esta labor corresponde por Reglamento a la figura del Limosnero, en ese momento don Julián Marca Compans. Desde 1989 los fondos que la Hermandad destina para obras sociales recaen en instituciones dedicadas a tal efecto.

A continuación vemos como los hermanos de nuevo ingreso reciben su carnet correspondiente, de nuevo de manos del Secretario don Mario Guindín. A su lado y a modo de friso vemos a gran parte de la Junta Directiva, cuyo Hermano Decano en esos momentos era don Calixto Martínez Vergara.En el Programa que convocaba al acto una nota decía lo siguiente:

“Será muy de estimar por los Hermanos que hayan de recoger sus carnets y, más especialmente por las pobres socorridas, verse asistidos en este acto por el mayor número de cofrades, por lo que se ruega a todos con el mayor encarecimiento no dejen de presenciarlo, contribuyendo con el calor de su asistencia a la brillantez de acto tan emotivo”.

Ah, y lo poco que se ve de la Sala Capitular de la Hermandad de la Sangre de Cristo lo encontramos exactamente igual que en la actualidad (excepto las plaquitas de los difuntos que han aumentado, por razones naturales)

martes, 12 de abril de 2011

CARTAS COFRADES XVIII:Conversaciones con......Cofrades


Queridos amigos, ya voy a carta por día, pero es que esto ya no para, todos los días tenemos algo que contarnos. La Dolorosa ha sido la protagonista de los periódicos y el sonido de los ensayos y las reuniones de juntas programando los últimos detalles recorren toda la ciudad. Y en medio de todo eso se ha vuelto a presentar un nuevo libro de una nueva colección de una ya veterana editorial.

No es una colección cualquiera. No es un libro cualquiera. Ya estamos que lo rompemos. Nuestra biblioteca no solo recoge libros de cincuentenarios, programas de exposiciones o colecciones de fotografías. Los editores ya se atreven con libros dedicados a cofrades de a pie. Pero claro, es que tampoco son unos editores cualquiera. Son los chicos de Redobles que inauguran la Colección "Conversaciones". Siempre valientes y rompedores. Ellos mismo lo proclaman así:"La última locura de los chicos de Redobles. Un intento de dejar fijada la memoria de la memoria, las anécdotas y vivencias de cofrades y gentes ligadas a la Semana Santa de Zaragoza mediante charlas que, por su extensión merecen un título propio"

Y para su primer número ha elegido a Javier Casas, toda una institución en las Siete Palabras de las últimas décadas. Hijo, hermano, marido y padre de cofrades. Me ha gustado su sinceridad en la presentación y el amor manifiesto por lo que es la Seman Santa de Zaragoza, que sólo debe aspirar a ser la Semana Santa de Zaragoza. Un viejo compañero de las aceras cofrades, pero también de la ruta 3 que nos llevaba hace 30 años a estudiar el BUP a la Universidad Laboral, y que junto a mi hermano Charli se ponían a tocar el tambor en medio del autobús camino de Malpica.

Ojala solo sea la primera de muchas conversaciones con cofrades con memoria para que quede en negro sobre blanco todas aquellas cosas que nunca figurarían en los libros de historia.

Pero como no somos desmemoriados podemos decir que ya tenemos dos libros en nuestra biblioteca donde el cofrade es el protagonista, como anteriormente lo fue la obra de Juan de Padura "Domingo Figueras. Ese hombre" (título que nos recuerda a un documental de Sainz de Heredia, pero que le pega al único cofrade con placa en el callejero de Zaragoza), nº 1 de otra colección de la Asociación para el Estudio de la Semana Santa de 2006.

lunes, 11 de abril de 2011

CARTAS COFRADES XVII: Tiempos de exaltación


Actos de exaltación han recorrido estos días la geografía aragonesa: Campo de Belchite, los pueblos de la Unión, Ejea, Calatayud, Tarazona, Albalate….. que culminarán con el tradicional concurso de Hijar en la mañana del Domingo de Ramos. Que buenos recuerdos de joven traen muchas de esas localidades. Anticipos de Semana Santa, sin deber de considerarlas como propias de la misma, representan para algunas cofradías y cuadrillas un momento muy importante de convivencia, de relacionarse con otros grupos y de manifestar virtuosismo y capacidad de crear nuevos ritmos, alguno de los cuales se trasladarán a la procesión. Es como las pasarelas de moda. Lo que llevan las maniquís luego no se ve en la calle pero es lo que marca tendencias, o eso nos dicen. Y es también una manera de decir “que estamos aquí”, “que hacemos esto”, “que podéis informar en los periódicos o sacarnos en la tele”, “que queremos que divulguéis nuestras costumbres”.
Este fin de semana se han celebrado los de Zaragoza. El sábado el infantil y el domingo el de los mayores con modalidad de concurso. Una fiesta cofrade, anticipo de Semana Santa que el sábado tuvo la guinda de convocarnos a las puertas de San Cayetano para acompañar a la Piedad en su 75 aniversario. Todo sonaba y olía ya a Semana Santa. Pero volvamos a las exaltaciones. Los dos han encontrado sus espacios más cómodos para el público y la organización (enhorabuena a los nazarenos por lo bien que la desarrollaron) en los pabellones del Siglo XXI y del Príncipe Felipe. Uno echa de menos las estampas y la escenografía que generaba el Monumento a los Caídos, con sus escaleras, tribunas, el espacio para los estandartes, para las heráldicas del Silencio y a la sombra de la luz que nos ampara, pero hay que reconocer que los pabellones son más cómodos para el público, que también puede hacer pasillos y tomarse un vermut desconectando por momentos del rum rum de los tambores sin salir del ambiente cofrade.

Solo es opinión personal, y tampoco tengo la solución, pero creo que el infantil se hace demasiado largo para los niños participantes una vez que han tocado y tienen que estar en las gradas esperando a que termine el acto. Por lo menos es lo que me tocó sufrir a mi, donde la mayor parte de los niños eran menores de 10 años y resultó difícil mantenerlos quietos 2 horas en las sillas del pabellón. Llegue a escuchar a varios ¿Cuándo se acaba esto? o “es un rollo”. Vamos…. , que podemos estar tirándonos piedras sobre nuestros intereses. Ya lo he dicho alguna vez, creo que los prolegómenos se hacen demasiado protocolarios, pero si los estandartes y los piquetes tienen que desfilar no digo nada. A lo mejor un aliciente sería que al final, en vez de designar tres representantes para tocar Zaragoza (selección que año tras año me causa quebraderos de cabeza porque todos quieren salir) podrían salir todos los que quisieran (que serían casi todos), llenar la pista de chavales entremezclados de todas las cofradías tocando “Zaragoza” o lo que les viniera en gana para terminar con una rompida de hora. Ese aliciente a los que han tocado de los primeros les mantendría con ganas de esperar el final.
Enhorabuena a la cuadrilla de la Dolorosa ganadora del domingo, resultado de muchos años de esfuerzo y dedicación y de estar ahí, lo que tiene mucho merito pues se codean con enormes secciones de tambores que en la calle la doblan en número (Columna, Descendimiento, Prendimiento, Piedad, Calvario…….), renovándose en gran parte de sus componentes año tras año sin rebajar la calidad desde 1992.

domingo, 10 de abril de 2011

Autoría de fotos y piratas del Facebook



Acabo de entender a mis conocidos fotógrafos, con el celo que ponen con la autoría de sus fotos y lo que se enfadan cauando las utilizan sin nombrarles.

Ricardo Gracia Ballarín me hizo un buen regalo ayer, el libro "Zaragoza desde su orilla. Cultura popular en el viejo Arrabal", que como prologa otra vieja conocida, Lola Ranera, "permite dar aconocer el encanto y la magia del barrio del Arrabal, sus valores y sabores, lo que indudablemente contribuuirá a descubrir..... " nuestro viejo barrio.

Otro concejal, José Manuel Alonso, nos presenta a los autores, Vicente Chueca y Nereida Muñoz del Instituto Aragonés de Antropología, que según el concejal de IU han realizado un concienzudo y riguroso trabajo de investigación. No lo dudo, de hecho el libro me ha encantado, pero espero que el pie de foto de la página 150 sea la excepción que confirma la regla.

Es que me ha entrado hasta la risa al verla (es la anexa y la tengo en casa). Pone en el pie de foto: Alumnos del Colegio Cándido Domingo. Fotografía AA.VV. Tio Jorge.

La cuestión es que esa foto es de uno mis albumnes de fotos ( de los materiales, de los de todoa la vida). Es mía porque la pagaron mis padres. Yo la escaneé y la colgué en mi perfil de facebook. Podía ser propiedad de cualquiera de los que aparece en la foto (de Polo, de Palacín, de Modrego, de Matute, de Meavilla, de Aribau, de Marco...... el niño al que toca Doña Cande soy yo, y la foto es de 1971), incluso del Colegio, pues durante años una copia estuvo colgada en el pasillo de dirección. Pero no, es la mía como lo demuestra el escorchón de la parte superior provocado al quitar el celo que lo sujetaba a un marco. Que piratas.

Dicho esto, me hace ilusión que este ahí. Siempre podré decir a mis nietos, esta foto es esta. Y en todo caso, la autoría de la instantanea correspondería a Gámez, el fotografo edl arrabal, el que fotografió a todo comulgante de Altabás, a todo alumno del Colegio. Negocio historico de la calle Sobrabe.

viernes, 8 de abril de 2011

CARTAS COFRADES XVI: Día de premios y galardones


Ayer fue día de premios y galardones, de comidas y de cenas. Estaba invitado a todos los actos, pero uno antes que cofrade es obrero y padre de familia (numerosa). Otra vez será.

Una vez leí (todas las madrugadas comienza así Macarena Berlín su "Hablar por hablar") "no acepte usted nunca condecoraciones que no vengan impresas al dorso de un cheque. Solo benefician al que las concede" (Carlos Ruiz Zafón en "El juego del Ángel").

En los últimos años han comenzado a proliferar los premios en nuestro ámbiente. Hay hasta premios limón. Y si que es verdad que cumplen en parte lo de la cita anterior, pero si nosotros mismos no intentamos hacer que hablen de nosotros mismos (o nos subvencionen), nadie "hablara de nosotras cuando hayamos muerto"´.

Me hubiera gustado asistir a la comida del Sanedrín. Me caen bien. Son amigos, de mi generación, con los que hemos andando muchos caminos y recorridas muchas aceras (de joven algún que otro bar) y tenemos una visión parecida sobre la "sustancia" de nuestra Semana Santa. Otra vez será. Merecido el reconocimiento a Juan Antonio Gracia por sus artículos en el Heraldo y por lo que se por mi padre de la labor que acometió en la parroquia de Altabás.

Y logicamente me hubiera gustado asistir al acto de mi ásociación, la del Estudio de la Semana Santa, la decana en estas lides (al cesar lo que es del cesar). Siempre es un acto agradable aderezado de buena música y con la presencia de muchos amigos y conocidos. Merecido el Galardón Tercerol a la Corporación Aragonesa de Radio y Televisión, pues el despliegue que disponen para difundir la Seman Santa Aragonesa por televisión no solo es de aplaudir sino que era necesario. Es que de otra forma ¿para que queremos televisión aragonesa?, ¿para ver un Inter-Bayern?.

miércoles, 6 de abril de 2011

CARTAS COFRADES XV: El chiste del tranvía


Cuando empecé a salir en procesión aún había tranvías. Decidieron que no eran modernos y los quitaron. Ahora son modernos (sostenibles es la palabra correcta, junto a la de movilidad, logistica, accesibilidad, ecológicos, pacíficos...... uffff cuando se ponen a pensar como justificar proyectos no faltan palabras bonitas), pues se vuelven a poner.

Entonces había un chiste que no se si se podrá contar con la nueva vía. Decía aquello de que un cofrade que iba descalzo metió un dedo en el carril del tranvía y tuvo que acabar en cocheras para poder sacarlo. Antes los chistes eran así de simples. Seguramente el cofrade sería Jaimito o Juanito.

Ya funciona la primera media línea del nuevo tranvía. Solo hay media y ya afecta al recorrido de una procesión, la del Martes del Descendimiento. Las gestiones efectuadas para intentar cortar la circulación del tranvía durante el paso de la procesión por Fernando el Católico y Gran Vía por donde tradicionalmente lo hacen, no han fructificado.

¿Qué pasará dentro de unos años cuando esté toda la línea en funcionamiento recorriendo Paseo Independencia, Plaza de España, Coso y Cesaraugusto?. Imagino que esto será una de las preocupaciones de Junta Coordinadora, de la mayor parte de las cofradías que se van a ver afectadas y por supuesto de los organizadores de la secular procesión del Santo Entierro, y que ya tendrán negociaciones avanzadas (ahora en tiempo preelectoral todo será que no hay problema).

Al año que viene toda esta zona estará levantada por obras. Ante esto no puedes mas que resignarte y buscar soluciones alternativas como ha sucedido por obras en otros momentos. Pero cuando la línea este en funcionamiento ¿Qué va a pasar?. Un tramo de una procesión de una sola cofradía de media línea no se ha permitido cortar por un breve espacio de tiempo. Cuando este la línea en funcionamiento supone cortarla prácticamente durante el Jueves y el Viernes Santo. ¿Se podrá?. Antes se podía, con más líneas. Pero eran otros tiempos...... y se hacían chistes muy malos.

martes, 5 de abril de 2011

Crónicas Romanas: Preámbulo. Tosca y el Fleta.




Dentro de un mes. Justo un mes estaré en Roma. Mi hermana estuvo hábil y consiguió convencer a mi madre para “que mejor sitio para visitar iglesias que Roma”. Y allí nos vamos todos. 14. Curioso. Yo que no voy a casi ningún sitio que se salga de la triada Navaleno-Gistaín-Comillas y vuelta a empezar, va a ser la tercera vez que vaya a Roma.

Desde Cesaraugusta es fácil ponerse en ambiente. Y mi biblioteca está llena de libros para ambientarme e ilustrarme. No sé cual coger. Uno que se titula Roma (sin más), o las Memorias de Adriano, o Yo Claudio, o el Primer Hombre de Roma y los que le siguieron o Africanus y los que le siguieron……. Y encima estos días la ciudad aún me lo pone más fácil. Está la exposición organizada por la Caixa “Romanorum Vita”, que recrea la vida en las ciudades romanas y que te deja con el gusto de que hubiera podido ser más ambiciosa, aún siendo muy interesante y estando muy bien. Tiene gracia que la carpa se levante sobre el solar donde el ayuntamiento permitió el mayor expolio y destrucción sin estudiar de la historia arqueológica de la ciudad.
Dentro de un par de semanas veremos también a la guardia romana desfilando en el Santo Entierro. Se que siempre digo lo mismo. A mí me gustaba la anterior guardia romana, la de la reforma de 1912, con sus cascos y pecho de lata al más puro estilo Axterix y no los recreados históricamente hace unos pocos años.

Pero el remate lo tuve ayer. Fui al Principal. Tosca me traslada un mes antes a Roma, a la Iglesia de San Andrea del Valle, al Palacio Farnese, al Castillo del Santo Angel, con alguna de la más hermosas arias de la historia de la ópera (recóndita armonía, mia celosa, et lucevan le estelle….). No soy entendido en ópera, de hecho esta es la única que conozco a fondo. Pero el espectáculo de ayer fue impresionante, y creo que la Opera 2001 hizo una gran actuación. Imagino que leeré las críticas y la pondrán de floja, de pobre y de escasa fuerza musical (es lo que tiene el Principal, no caben más, a pesar de haber 40 músicos y más de 30 actores al final del primer acto sobre el escenario). Es más, cuando desde pequeño llevas oyendo el doble álbum de vinilo de la National Philharmonic Orchestra, con Pavarotti como Cavaradossi, puedes estar condicionado despreciando a otros interpretes. Es como tragarte todos los partidos del Barça y luego ir a la Romareda a ver un Zaragoza-Mallorca. Pues no….. el tenor de ayer no lo hizo nada mal.

Volviendo a casa paso por las ruinas del Teatro Fleta. Ese que Eva Almunia, si, la que se presenta de candidata al Gobierno de Aragón, iba a convertir en el gran teatro de la Opera para la Expo. Del mejor cine y teatro de la ciudad hemos pasado a un saco sin fondo en cuanto a gasto, que tienen que volver a levantar pero que está ahora parado. Si esperan mil años más siempre lo pueden meter como atracción turística al estilo del Coliseum. (Para los bacaladeros decir que el Coliseum es el gran circo de Roma, no la discoteca de Almudevar por donde pasan gran parte de los clientes de mi trabajo). ¿Tan difícil era hacer las catas antes de desmontar el teatro entero?.

domingo, 3 de abril de 2011

CARTAS COFRADES XIV: Obra Social.



Hoy han vuelto a sonar bombos y tambores en el Jardín de Invierno. El motivo era distinto a aquellas desangeladas exaltaciones de 1989, 1990 y 1991, esta última tan tan desangelada que se suspendió por la lluvia, aunque a mí me pilló en la VI Exaltación Nacional del Tambor, que ese año se celebraban en Alcora.
Hoy nos convocaba la Hermandad de San Joaquín a un día de convivencia/ensayo/jornada benéfica. La idea era pasar un día todos juntos, y colaborar con El Refugio, dando a conocer su recurso de La Gota de Leche, aportar botes de leche infantil en polvo y recaudar fondos por medio de los tickets de la comida. Además de llamar la atención de los paseantes por medio del ensayo de la sección de tambores, también ha actuado la Coral San Joaquín, la Orquesta laudística de Zuera y la cuadrilla infantil de la Dolorosa.

Nuestras cofradías tienen obras sociales u otras actividades que vienen a expresar el compromiso de estas, como institución de iglesia, con los desfavorecidos. El potencial humano es el primer aval que pueden ofrecer, bien generando proyectos dentro de las cofradías o pudiendo derivar a todo que quiera a alguno de los que funcionan en la ciudad.

Hace tiempo que se superó el carácter de beneficencia o caridad que se limitaba a repartir limosnas (yo he conocido el reparto a 7 viudas con la cuestación del Viernes de Dolores). El ejemplo más claro nos lo ofrece el artículo que, con el título “La Piedad es Caridad”, podemos leer en la Revista de la Junta Coordinadora que ya tenemos en casa. La Piedad ha sido capaz de dar el salto de una secretaría de caridad a una fundación civil con una serie de proyectos entre manos de los que los cofrades de la Piedad pueden sentirse orgullosos. De hecho, las instalaciones de Valdefierro donde la Piedad ha abierto la Casa de Acogida para mujeres en riesgo de exclusión social, las tenía “fichadas” una ONG de prestigio social en Zaragoza que no pudo abrir con un recurso destinado para adolescentes en situación de riesgo por problemas de presupuesto. La Piedad sin embargo ha sido capaz.

sábado, 2 de abril de 2011

CARTAS COFRADES XIII: Abrimos nuestros sentidos



Se lo dije don Luis, yo se lo dije. Tenía que haber venido por Zaragoza en estos días de Cuaresma y en una noche como la de hoy sus sentidos y emociones se habrían abierto a una evocación de la ya próxima Semana Santa.

San Cayetano hasta la bandera. Menos mal que los cofrades somos más tranquilos que los invitados a la boda de Lolita, porque no cabía un alfiler. Demasiados vips, ¿quién no es vips en Semana Santa?, demasiados bancos ocupados antes de que se abrieran las puertas de la iglesia a la fila de espectadores y amigos que llegaban hasta las Murallas. Es lo que supone tener éxito. Si en tiempos se decía “Ixo Rai a la Romareda” ahora “el Dominum al Principe Felipe”. Pero no sería lo mismo. San Cayetano es nuestra “domus”.
Puesta en escena de sentimientos y emociones. Contenedor de combinaciones que la procesión no nos permite y sí esta perfomance evocadora, que combina la matraca con el tambor, el órgano y las cornetas. Usted se lo ha perdido. Ya no lo volveremos a ver. O sí, quién sabe, pero ya no será lo mismo. Solo se hace una vez.
Pero no solo de licencias que en la calle no se suelen permitir vive el Dominum Nostrum. Este año además nos han trasladado al viejo Arrabal al son de las matracas, de las campanas de madera que decía Manolo López Calvera, “madera….. sólo madera” que nos ha recitado Pedro Elipe con texto de Carlos Pardos. Y con el Stabat Mater al acto del Encuentro del Miércoles Santo. Pero lo que se ha perdido…………. ayyyy lo que se ha perdido. Si cerraba los ojos podía haberse situado en la calle Sepulcro, en pleno Boterón pasadas las 2 de la madrugada del Sábado Santo. Olor a incienso, “el Pipo” concluyendo una saeta en este caso a los pies de la Piedad, y entre la salva de aplausos el redoble de los tambores de la Piedad y la Marcha Real de sus cornetas. Un buen conocedor de nuestra Semana Santa sabe lo que es eso. Y los creadores del argumento del Dominum también, por eso no podían haber encontrado mejor colofón al homenaje que nos han servido por el 75 aniversario de la fundación de la Cofradía de Nuestra Señora de la Piedad.

Enhorabuena chavales. Un año más nos habéis hecho sentir. Y esto no ha hecho más que empezar.