viernes, 22 de octubre de 2010

Ese milagro llamado Redobles



Repito título que ya utilicé en otra ocasión, pero es que no está de más el volverlo a recordar.



Ayer fue presentado el tercer libro de la colección Redobles, una monografía dedicada al Cristo de la Cama de la Hermandad de la sangre de Cristo. Como no podía ser de otro modo, tuvo lugar en la Real Capilla de Santa Isabel, que registró una interesante media entrada (para las fechas en las que nos encontramos a mitad de camino entre Pascuas y Ramos) y que daba, con Nacho Navarro al órgano, para todo un artículo de sociedad al estilo de los de Adriana Oliveros en el Periódico o Ana Martínez en el Heraldo.



Curioso, pero es la primera monografía que se dedica en exclusiva a esta imagen, cuando “es el epicentro histórico de nuestra Semana Santa, figura central de la centenaria procesión del Santo Entierro” y protagonista de uno de los episodios más singulares y emotivos de los Sitios de Zaragoza.



El volumen aborda diversos estudios alrededor del Cristo, realizado, según se atreven a fechar por primera vez Arturo Ansón y Carlos Pardos, entre 1620 y 1625, en su trabajo sobre la misma. Elena Rodríguez diserta sobre la capilla del Santo Sepulcro, Sergio Navarro (alma mater) nos recrea el rescate en la guerra, Nuria Marín nos evoca a su salvadora, María Blánquez...... y así hasta un total de 8 trabajos en sus 105 coquetas páginas entre las que no podían faltar, no podía ser de otro modo, el apellido García-Belenguer.



Y ahora lo del milagro: que una asociación compuesta por dos personas, sin ningún apoyo detrás salvo el de los amigos patrocinadores, sean capaces, entre otros proyectos, de sacar una revista durante 13 años y una colección que de momento apunta a 6 títulos, y en una ciudad como Zaragoza, sólo se explica por el tesón, el romanticismo y el punto de sana “locuracordura” de Sergio Navarro y de Cesar Catalán.