martes, 29 de junio de 2010

¿Pero no había que reducir gastos?



Enfrente de casa, en pleno paseo de María Agustín, junto al Gobierno de Aragón, tengo el solar de la foto, que lleva vallado desde 2000 para que los vecinos no puedan aparcar.

La semana pasada entran tractores y operarios y dejan el solar con el aspecto de la segunda foto. Dejándolo como una patena, mejor dicho, como la pista central de Roland Garros. Y si nos ponen una pistas de tenis para el vecindario, llegue a pensar.

Pues no. El solar lo acondicionan para que sirva de aparcamiento a los invitados a la cena que la Diputación Provincial de Zaragoza (el solar es suyo) ofreció a todos los alcaldes de la provincia para conmemorar las celebraciones en honor a su patrona, Santa Isabel de Aragón ( que además no es hasta el 4 de julio). La cena se celebra en la Plaza de Toros, para la cual cubren la arena del albero con una moqueta color albero, y es servida por el Restaurante El Cachirulo, que no creo que sirviera sopa de ajos y salchichas Campofrio. Hubiera sido todo un detalle que la cena la hubieran hecho los del TOPI, servida por la Escuela de Miralbueno y a los postres el Centro Sociolaboral de las Fuentes, así descansaban los del Cachirulo (y repartían la buchaca) que ya sólo en el Espacio Ebro habían tenido 4 bodas ese sábado.

Podrán justificar que muchos alcaldes no cobran, y que se merecen un reconocimiento y que lo que yo he escrito es pura demagogia. Pues si, pero en esa cena por lo que he visto y por lo que me han contado, los gastos se podían haber reducido, como aconsejan desde las Agencias ante la crisis.

No me extraña que Zapatero pida a Marcelino Iglesias que continúe porque si sus sucesores se postulan entre Lambán (Presidente de la DPZ) y Eva Almunia (responsable máxima del desaguisado del Teatro Fleta, que eso si que ha sido un derroche de nuevos ricos que de tener el estupendo teatro-cine que teníamos, ahora no tenemos nada pero habiendo pagado millones y millones de euros), apañados vamos.


Pues ahora podían abrir el solar para uso vecinal, que cada día hay menos sitios para aparcar.