lunes, 17 de mayo de 2010

Ayer comulgó Stalin


Estuve ayer de Primeras Comuniones. Y entre los comulgantes, uno se llamaba Stalin ¿?, seguido de dos apellidos castellanos terminados en "ez". Ayyyyyyyyy si levantara la cabeza Jossif Vissariónovich Dzhugashvili, que así se llamaba el dictador soviético (Gori, Georgia, 1879 - Moscú, 1953) más conocido por su apodo "Stalin" y que significa "hombre de acero". Está visto que todo "vale"

1 comentario:

Anónimo dijo...

Estoy hasta los huevos de que se metan con el camarada Stalin.

Los ignorantes, los fascistas, y los propagandistas de la reacción os dirán que era un tipo que se adoraba así mismo, y un criminal de pura cepa.

¡Mentirosos de mierda!

Stalin vivía en un apartamento de tres habitaciones, predicando con el ejemplo; además odiaba ver su cara en cuadros, pero la gente lo amaba. Está más que demostrado que las acusaciones al camarada Stalin sobre crímenes de lesa humanidad son falsas, son pura propaganda capitalista y revisionista, si no, leed a escritores independientes y que tengan algo de credibilidad.

Quien le llame dictador es un ignorante que no sabe como funciona el sistema comunista, además, Stalin no podía tomar decisiones sin la aprobación del politburó y los soviets. Se tenía que votar cada enmienda sin excepción.

A ver si nos enteramos, la Unión Soviética debe su nombre a los soviets, y los soviets no eran ni más ni menos que consejos obreros, es decir, una asamblea de trabajadores tal como la conocemos, y trabajadores, todos. A eso le llamo yo democracia, y no a esta mierda en la que vivimos.

Además, creó la constitución de 1936 para que personas que no pertenecieran al Partido Comunista participaran de la dirección del estado, ¡Por cosas como estas fue asesinado por los parásitos revisionistas!

Junto al pueblo de URSS, el camarada Stalin convirtió a un estado que vivía en el feudalismo y la ignorancia en la nación más desarrollada y culta del mundo, hasta que llegó el revisionista traidor y anti-comunista de Kruschev y destruyó todo el legado del camarada Stalin, además de comenzar su famosa campaña de difamación.

Y por cierto, fueron él y el ejercito rojo quienes salvaron al mundo del nazismo. Mientras que los americanos, los franceses y los ingleses se peleaban con unos 700.000 hombres, los camaradas de la URSS se daban de hostias ellos solitos con 4.000.000 de nazis que estaban dispuestos a aniquilar al valeroso pueblo soviético, de hecho mataron a 27.000.000 de soviéticos, mientras que en toda la guerra murieron 400.000 yankis, es decir, por cada yanki muerto caían 60 soviéticos.

Es curioso que sea un héroe en todos los países que alguna vez fueron socialistas, ¿No?

Una cosa digo bien clara:

Quien acuse a Stalin de todos estos infundios es un fascista, aunque no lo sepa.