miércoles, 30 de septiembre de 2009

Los capiteles encestados de Silos, Santillana y Loarre







Visitando el Monasterio de Silos este verano, somos aleccionados por el monocorde discurso del guía que nos va explicando, entre otras cosas, cada uno de los 64 capiteles de que consta el claustro bajo. De uno de ellos nos dice que solo hay tres iguales en el mundo, este y los que podemos encontrar en la Colegiata de Santillana del Mar y en el Castillo de Loarre. Casualmente los tres lugares se encuentran en las limitadas coordenadas en las que se mueve mi familia (como limitadas debían ser las coordenadas en las que se movía una persona, por muy artiusta que fuera en los siglos XII-XIII). Visitamos Santillana y encontramos el capitel, junto a un cartel que señala su singularidad compartida con Loarre (Huesca) y Silos (Burgos). Visitamos este pasado domingo el castillo de Loarre y supuso toda una diversión encotrar el susodicho capitel. Lo terminamos encontrado en la iglesia, pero en ningún sitio ponía que tiene otros dos hermanos y que por eso se puede catalogar de singular o especial. El castillo de Loarre tiene valor en si, lo mismo que el claustro de Silos o la Colegiata de Santillana del Mar. Pero eso no quita que, como hacen fuera, se destaque aquello que merece la pena destacar por ser único o especial.

lunes, 21 de septiembre de 2009

La Cena de Els Joglars


El viernes en el Teatro Principal ví la última de Els Joglars. La Cena. Me gustó. Es una crítica a la sociedad actual y a su vocación puritana en la que todos expresan su enorme bondad y solidaridad con el Tercer Mundo o el cambio climático, cuando la realidad es muy distinta.
Satiriza sobre cómo los políticos sólo hacen movimientos de escaparate y nunca tocan el fondo de la cuestión y sobre cómo el cambio climático se ha convertido en un asunto de fe.
La acción se inicia a través de la preparación de una cumbre internacional sobre cuestiones climáticas celebrada en un Parador Nacional, y en la que el Gobierno español se responsabiliza de la cena de clausura.
En dicho ágape -en el que aparecen personajes como una Ministra de Medio Ambiente, que guarda similitudes con la actual, se pretende deslumbrar a los mandatarios extranjeros ofreciendo un menú encomendado a un genio gastronómico, como demostración de alta cocina vanguardista respetuosa con la ecología y el medioambiente.
A través de este argumento se van introduciendo críticas a la impostura y la frivolidad con que las administraciones políticas tratan las cuestiones que tienen que ver con la naturaleza y el medioambiente; al fomento de los temas ecológicos y del cambio climático, promovidos en versión catastrofista, creando una nueva moda que inspira su tratamiento como forma contemporánea de religión; y a la disposición de la gente a seguir cualquier personaje como Al Gore que, según Boadella, "va por el mundo con su show y con mucho morro".
Cuando el director de la obra la presentó en rueda de prensa reveló que en la representación también aparecerán alusiones al reciente problema del agua y acusaciones de "irresponsabilidad" a los políticos y ciudadanos por haber convertido en una "religión" la preocupación por el cambio climático.
Boadella ejemplifica estas actitudes y el "negociazo" que rodea a las cuestiones medioambientales, recordando que actualmente "hay más de 400 instituciones dedicadas a que no se extinga el lince ibérico y, a pesar de ello, el lince se muere", por lo que planteó si no habría que reflexionar sobre si "a lo mejor, hay que dejar morir a este animal".
A su juicio, "el disparate de halla en el constante estímulo de una política de consumo compulsivo y al mismo tiempo los simulacros de lucha por un mundo sin contaminación".

jueves, 17 de septiembre de 2009

Falta un año menos 15 días y ya lo hecho de menos


COMILLAS. LO TIENE TODO.
Antonio López, el primer marqués de Comillas, sabía muy bien lo que hacía cuando convenció al rey Alfonso XII, para que eligiera el puerto pesquero de Comillas (Cantabria) como lugar de veraneo de la corte, a finales del siglo XIX. Y es que en la lista de sus muchos atractivos estarían las playas kilométricas de arena blanca, como la de Oyambre o la misma playa de Comillas, a las que completaría la espectacular vista de los Picos de Europa a sus espaldas, verdes en verano, níveos en invierno. Tras el traslado de la corte a Comillas, ésta dejó de ser uno más de los pintorescos puertos pesqueros de España, para convertirse en un punto de referencia de arquitectos catalanes que eligieron el pueblo para mostrar sus obras modernistas. El verano inolvidable de 1881 fue el principio de otra era. Las típicas casas cántabras de piedra con balcones de madera se codearon con la vanguardia de la arquitectura: el palacio de Sobrellano y la Universidad Pontificia, obras de Joan Martorell, El Capricho, de Gaudí o el monumento al Marqués de Comillas y el cementerio, de Doménech y Montaner, coronado por la imponente escultura del Ángel Guardián que posa como un pájaro, obra de José Llimoner.
DE PLAYA Y TIENDAS. Hoy, Comillas es un lugar privilegiado para pasar un verano muy agradable, sin calor excesivo y sin apretujones. Por la mañana, te puedes bañar en el mar, saltar con las olas y coger ese moreno dorado tan típico del norte. Por las tardes, pasear por las tiendas del pueblo, desde las tiendas de corte marinero con sus impermeables de goma amarillos, hasta las más vanguardistas como Alma Zen (plaza de la Constitución). Aquí encontrarás muebles y piezas traídas de Oriente, la India y Marruecos de la mano de la estilista Mª Eugenia Fernández de Castro (ex nuera de la duquesa de Alba). Y después de ir de compras, disfruta del paisaje de exuberantes hortensias y de las excursiones que te ofrecen los alrededores: San Vicente de la Barquera, Santillana del Mar, Suances o el paraje de la Tina Mayor.
UN SENDERO PARA CICLISTAS. Desde la plaza de Joaquín del Piélago, junto al Ayuntamiento, parte un carril-bici que te llevará hasta la ría de la Rabia, en el punto donde cruza el puente que va hacia Oyambre. Es un paseo fácil y agradable para todos los públicos, grandes y pequeños; veteranos y noveles. Pasarás por debajo del palacio de Sobrellano y la Universidad Pontificia; luego vienen el barrio de Rubárcena y un paisaje plagado de prados hasta llegar a la ría. Son un total de 2,5 km y se tarda unos 45 minutos en completarlos.CÓMO LLEGAREn coche: desde el centro se coge la A-1 hasta Burgos. Desde Burgos la A-67 hasta Torrelavega. De Torrelavega a Cabezón de la Sal, y de aquí a Comillas.
DÓNDE DORMIR. Hotel Joseín. 942 72 02 25. Ambiente muy agradable a orillas de la playa de Comillas y con vistas espectaculares. En temporada alta, 100 € y en baja, 80 €, incluido el desayuno. El Pájaro Amarillo. Mira a la playa de Oyambre y a los Picos de Europa. Desde 65 €. 94272 09 17. Hotel Dunas de Oyambre. 942 72 24 00. En Trasvía, entre la playa de Oyambre y la de Comillas. Vistas panorámicas al mar y a la montaña. Mucha tranquilidad. Desde 50 €.
DÓNDE COMERE. Casino, en Treceño. 942 70 98 80. Croquetas de cabrales, carrilladas y chuletón. Precio medio de cena con chuletón: 25 €. Joseín, en Comillas. 942 72 02 25. Comida excelente y bien cocinada. Su especialidad es el arroz con almejas y es muy recomendable el pescado al horno. Precio medio: 25-30 €. Magnífico menú al mediodía por 18 €. Entra en el Bar Filipinas para comer de tapas. Sardinas y rabas no faltan. Prueba las almejas a la marinera. Desde 15 €.
COMPRAS. Productos típicos en Tinita (plaza Mayor) y Sabores Cántabros (Antonio López, 4).

martes, 15 de septiembre de 2009

Previsiones meteorológicas y vacaciones en septiembre


Si hubiera tenido que decidir lugar para disfrutar de vacaciones la 1ª quincena de septiembre, condicionado por las previsiones meteorológicas que mostraban todas las web consultadas, desde luego que no hubiera elegido el norte de España[1] como siempre hago.

Sin embargo ha sido todo lo contrario. Por lo menos en Comillas[2]. No nos hemos puesto el chubasquero en 15 días. Calor, sol y playa mañana y tarde. Esto confirma dos cosas.

La primera, que alegra ver que aún puedes levantarte por la mañana, mirar por la ventana y dejarte sorprender por el tiempo que hace, sin saber por antelación que dentro de tres días va a nevar en la calle Delicias entre las 13,30 horas y las 13,42 horas.

La segunda. “Totalmente confirmado”. La 1ª quincena de septiembre es la mejor de todo el verano para irse de vacaciones por mil motivos (del mismo modo que hay mil motivos para quedarse trabajando en agosto en Zaragoza). Siempre que puedas elegir claro. Porque entonces uno se acuerda de sus cuñados (y tengo muchos), casi todos profesores y maestros, que se quejan que ellos nunca pueden decidir cuando se van de vacaciones (pobres), y que encima tienen que empezar a trabajar el 1 de septiembre, cuando todavía no han comenzado las clases, sin saber donde dejar a sus hijos durante 1 semana.
Nunca llueve a gusto de todos (en Cantabria, en septiembre nada). Unos deseando que comiencen las clases, y otros que apuntamos a los hijos a que se incorporen el 14 (como los madrileños, los gallegos, los valencianos, los......) para poder seguir disfrutando de la mejor quincena del verano.
La foto corresponde al martes 8 de septiembre. Para ese día los pronósticos del tiempo decían: Durante la primera mitad del día cielos cubiertos con chubascos tormentosos tendiendo en la segunda mitad del día a cielos nubosos con lluvias débiles. Viento Variable . La temperatura Mínima prevista es de 11º C y la Máxima de 16º C.

[1] Lease Estado si es usted vasco, Sistema Administrativo si eres catalán o Península Ibérica si eres geógrafo.
[2] Ahora en la Comunidad Autonoma de Cantabria, antes provincia de Santander, salida al mar de Castilla la Vieja o simplemente Cornisa Cantábrica.