jueves, 8 de octubre de 2009

DIARIO DE FIESTAS DEL PILAR PARA AMIGOS FORANOS (VI)



El tragachicos
Hablando de los cabezudos de repente me he acordado de una atracción que iba con ellos, que disfruté de crío y que también tiene un gran bagaje de historia detrás. El tragachicos.

Gargantúa fue una invención de Oroz de 1867. Una especie de cabezudo descomunal que se comía a los chicos. Volvió a aparecer en las fiestas de 1892, 1893 y 1894. En 1907 aparece otro tragantúa, y lo mismo hace en los años 60 y 70 que yo disfrute como tragachiocs o tío zambobo. No dejaba de ser mas que un tobogán dentro de una figura de cartón piedra vestido de baturro. Te subías a la boca y salías por el culo. Pero no hay porque asustarse, el gargantúa devolvía integros los alimentos.

En 1986 se volvió a recuperar de manera efímera.

Por pedir ¡Otro Tragachicos YA! O Gargantúa, así hacemos referencia al voraz personaje literario creado por el escritor francés Rabelais. y mostramos a quien corresponda lo cultos y lo que sabemos de cara a la Capitalidad Europea de 2016.