miércoles, 21 de octubre de 2009

DIARIO DE FIESTAS DEL PILAR PARA AMIGOS FORANOS (VII)


Revisando antiguos programas (por cierto este año me han cambiado el formato del programa oficial y no me cabe donde guardaba la colección) ves que en lo esencial no se han inventado cosas nuevas, por lo menos en los actos principales, desde hace más de 100 años. Han podido cambiar horarios y costumbres, y también se han hecho más populares a partir de 1978, pero tanto actos como escenarios principales (al margen de Valdespartera para quien vaya por allá) siguen siendo los mismos: devoción a la Virgen, bandas de música por la calle, corridas de toros, verbenas, Rosario de Cristal, gigantes y cabezudos....... y sobre todo la gente en la calle (al final tengo que reconocerlo, a pesar de lo que dije en el Diario 1).En el Heraldo de Aragón del 13 de octubre de 1896 (hace 113 años) se podía leer:“A pesar de la gran afluencia de gentes y de que la fiesta se empalma entre las últimas horas de la noche y las primeras de la mañana, con tanta gente alegre y que trasnocha más de lo regular, ningún incidente desagradable se ha registrado hasta ahora”.Y en la Guía de Zaragoza de 1860, sobre las fiestas del Pilar se dice que “acuden millares de forasteros de Aragón, todo y de las provincias para saludar a la Excelsa Reina de los Ángeles. Entonces tienen lugar las antiguas corridas de toros y entonces presenta la ciudad un cuadro de animación, de bullicio y de entusiasmo undescriptible, en que se agrupa la gente en calles, plazas, paseos, teatros, cafés y demás sitios”. .... Vamos, que no nos hemos inventado nada.Pero si que es verdad que, las fiestas tal y como las conocemos hoy en día, con ese carácter popular sin marchamo de clases, se inicia en 1978, cuando se realizó una sentada en la Plaza del Pilar con una improvisada cena cuyo objetivo era revindicar unas fiestas para todos y no solo para los que eran invitados a las cenas de gala que se realizaban en la Lonja. La gente (no solo peñistas eh) a partir de ese año invade la calle y el fervor religioso deja paso a la diversión en el centro y en barrios de la ciudad. En los años 80 se promociona la cultura en forma de conciertos, exposiciones y actuaciones gratuitas por la calle.Como decía Mariano el otro día yo también recuerdo con la nostalgia de ya no tener 20 años, aquellos maravillosos tiempos con la Cubana, Els Comedianst ..... apareciendo por cualquier esquina de la calle. Las verbenas de la plaza Sas las recuerdo con agrado (top secret), con visita a la Casa de Burgos (piso que luego fue ocupado por la peña el Rebullo y hoy está vacio sobre el local de la Chocolatería Valor) para aplacar la sed de forma barata (un Kas 25 pesetas, un vino ni te cuento).